Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Osasuna

La gratitud de Aridane

El central repasa sus vivencias rojillas ensalzando el papel de los García, “una pareja increíble” y de Arrasate

Ampliar Aridane intenta evitar que el balón salga por la línea en un entrenamiento de la semana pasada
Aridane intenta evitar que el balón salga por la línea en un entrenamiento de la semana pasadaJ.P. Urdíroz
Publicado el 28/11/2022 a las 06:00
Es su sexto año en Osasuna. Y puede que sea el último, puesto que termina contrato en junio. Pero pase lo que pase a Aridane le queda el grato recuerdo de su estancia como rojillo y la ilusión suficiente para demostrar de aquí a final de curso que puede ser merecedor de más minutos. En una charla mantenida con un estudio de arquitectura llamado +Arte en Elda (Alicante), lugar donde fue futbolista en Tercera, el central de Fuerteventura ofrece su faceta más cercana para expresar su gratitud. Una prueba de su deportividad son las palabras a David y Unai García, su competencia, y a Jagoba Arrasate, que en estas 14 jornadas no ha contado mucho con él.
La cercanía del míster. “Jagoba es de allí y cayó bien desde el principio. Ahí están sus estadísticas. Creo que Osasuna tiene entrenador para rato”, indica el canario. “Es una persona humilde. El viernes, si jugamos el domingo, solemos ir a tomar algo a un bar de confianza y él está allí con su cuadrilla como uno más. Esos pequeños detalles al final hacen grupo. Ahí están los resultados. El segundo año estábamos abajo y no conseguíamos ganar. Él no cambió nada. Seguíamos haciendo barbacoas, comidas y cenas. Esa fuerza fue la que nos sacó adelante”.
Los navarros. A Aridane se le pregunta por los García, titulares en este inicio. “Son muy buenos amigos. Se entienden muy bien. Hacen una pareja increíble. Personalmente me llevo súper bien con ellos. Con David García, con Unai, con Roberto Torres, con Oier, que no está y sigo manteniendo contacto. Son gente buena y gente sin maldad. Eso es lo importante. Que cuando no estés, se acuerden de ti”. “Cuando llegué -añade sobre su aterrizaje en 2017- conecté con Miguel de las Cuevas, de Alicante, que llevaba tiempo. Conocí a los navarros y me adapté muy bien”.
Su futuro. Su contrato finaliza a final de temporada. Es consciente de su situación. “Mi intención es seguir, terminar mi ciclo aquí y ya después Dios dirá. Siempre estaré agradecido a Osasuna. Ha sido el sitio donde más años y más cómodo he estado. Tanto yo como mi familia. He sido feliz a todos los niveles: personal y deportivo. Ahora cumplo en junio y a ver si cuentan conmigo. Ya sabes cómo es esto del mercado”.
Ofertas rechazadas. En enero pasado, el Valencia quiso su fichaje. En verano, fue el Olympiacos quien mostró interés. “Mi primera opción siempre ha sido Osasuna. He tenido conversaciones con el míster y siempre me ha dicho que confía en mí y que no le gustaría que saliera. Cuando el capitán del barco te dice eso, se te quita todo y sigues en el barco. Es el que te ha dado la confianza y todo para rendir. Estoy agradecido de que me haya dado la oportunidad”.
Sus años y sus lesiones. Aridane tiene 33 años y jugará “hasta que el cuerpo diga basta”. “Estoy en la mejor época. Mi estado de ánimo es el de un niño pequeño. Lo daré todo hasta que no pueda más y me aparte”, asegura el central, que el año pasado vivió un calvario de problemas físicos. “Lo pasé mal, no me encontraban el alcance de la lesión exacto. Cuando no juegas es difícil. No eres tan partícipe. Tienes que cuidar más la alimentación, cuidarte mucho más. Son piedras en el camino y hay que superar. Ya no he tenido problemas”.
Elogios al Chimy. Al majorero le cuestionan por el delantero que más difícil le ha resultado marcar. No duda: el Chimy Ávila. “En el primer año en Osasuna nos enfrentamos al Huesca. Tuvo mala suerte por las lesiones de rodilla, pero si no se llega a lesionar ahora mismo no estaríamos hablando de él en Pamplona. Es fuerte, salta, mete el cuerpo, tiene mucha calidad. Para los centrales lo peor de parar son los desmarques. El Chimy es muy potente y muy rápido. Es una pasada. Es un placer tenerlo en el equipo porque jugadores como ese hay pocos”. También habló de la faceta humana del argentino: “Es muy querido en Pamplona. Se acerca a la gente, a los niños con necesidades. Tiene gestos. Él siempre está ahí. Es un fuera de serie”.
La muerte de su madre. Justo antes de comenzar la temporada, Aridane sufrió el drama del fallecimiento de su madre. “Son circunstancias de la vida que tienes que superar. Poco a poco, tienes que ir trabajando para que el míster vuelva a confiar. Y si no juegas, al menos que tenga dudas de si ponerte o no. Estoy preparado siempre. Cuando no tienes minutos de competición, se nota un poco. Estoy entrenando bien y aprovechando las oportunidades”.
Sin egos. El de Osasuna “es un vestuario humilde donde no hay egos. Así se consiguen los objetivos”. Su evolución fue en ascenso conforme creció el equipo. “Cuando subimos a Primera, había dudas porque era mi debut en Primera y en pretemporada había cometido algunos fallos. Sabía que podía rendir. Me he sentido cómodo con el grupo y con el cuerpo técnico, que me dio la oportunidad. Lo he cumplido con rendimiento”.
Era delantero. Aridane desvela que hasta los 15 años jugaba como delantero y que su ídolo era Tierry Henry (“era una máquina”). “Luego me fijaba en defensas fuertes como John Terry o Rio Ferdinand”. También en Sergio Ramos, que en su opinión debería haber ido al Mundial.
El calor de El Sadar. El estadio que más le ha impactado ha sido el Bernabéu. “Pisas el césped y es como si una ola gigante te cae encima. ¿Y afición? La mejor es la de Osasuna. Nieve, llueva o lo que sea los tíos están animando hasta el final. Son un jugador más. Se vive muy intenso el fútbol”.
No es muy futbolero. Aridane es de un pueblo llamado Gran Tarajal, del municipio de Tuineje (Fuerteventura). Allí disfruta de pleno cuando se escapa, en compañía de sus familiares y amigos de la infancia. Es el único jugador de Primera de la isla canaria. En Pamplona, le gusta pasear y cuando pega el frío se refugia en los centros comerciales con los niños. Declara que no es muy futbolero para seguir el Mundial al detalle. “Me gusta desconectar. Todo el día fútbol no es bueno. A la familia hay que dedicarle tiempo. Si no, te ponen las maletas en la calle”, termina con una sonrisa.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Gracias por elegir Diario de Navarra

Parece que en el navegador.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, para poder seguir disfrutando del mejor contenido y asegurar que la página funciona correctamente.

Si quieres ver reducido el impacto de la publicidad puedes suscribirte a la edición digital con acceso a todas las ventajas exclusivas de los suscriptores.

Suscríbete ahora