Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Osasuna

Aitor Fernández y el VAR echan una mano a Osasuna

El portero sujetó al equipo y el videoarbitraje anuló un penalti señalado en el 77

Ampliar Aitor Fernández durante una acción ante el Celta
Aitor Fernández durante una acción ante el Celtaefe
Actualizado el 06/11/2022 a las 09:49
Cada uno hizo su trabajo. Aitor Fernández repitió titularidad por segunda jornada consecutiva y mantuvo en pie a Osasuna en el tramo final del partido cuando el Celta buscaba el empate. Desde la sala VOR también se firmó una impecable labor al anular un penalti señalado por el colegiado Figueroa Vázquez al interpretar que David García tenía el brazo en posición antinatural. El portero vasco y el videoarbitraje echaron una mano al cuadro rojillo.
PARADAS QUE VALEN PUNTOS
La portería de Osasuna había sido una incógnita esta semana por la lesión de Sergio Herrera y la amigdalitis de Aitor Fernández. No hubo contratiempos de última hora y el meta saltó desde el inicio.
La primera opción de peligro tuvo lugar en el ecuador del primer acto tras una falta botada por Óscar, que el meta se la encuentra y la envía a córner. Instantes después no puede hacer nada ante el golazo de Iago Aspas. El balón entra por toda la escuadra.
Sin embargo, la figura de Aitor Fernández crece de forma exponencial en los últimos minutos del partido. El meta evita un peligroso disparo de tijera de Aspas y se luce ante el espigado Paciencia. El portugués, a uno del 90, puso a prueba los reflejos del vasco, que despejo un fuerte remate a pesar de que el balón cambió de trayectoria al golpear en David García. Una intervención de gran mérito, de las que valen puntos, que recordó al mejor Aitor de su época en el Levante. La réplica llegó instantes después con los mismos protagonistas y mismo desenlace.
NO HAY PENALTI
Si el meta ayudó desde la portería, González González echó una mano desde la sala VOR. El árbitro principal, Figueroa Vázquez, ya había demostrado un criterio desigual a la hora de sacar tarjetas. Osasuna acabó con cinco amarillas y cuatro de ellas fueron ciertamente justificables. Sin embargo, el error grave del árbitro se produjo en el 77. En una jugada rápida, Iago Aspas y David García luchaban por la posesión. Dentro del área, el balón golpeó en la cadera del central y rebotó en el brazo derecho del navarro. El trencilla andaluz no dudó en señalar penalti. El de Ibero no se lo podía creer. Los rojillos rodearon al colegiado. Por momentos, parecía que Aspas -con el balón entre las manos- iba a lanzar el penalti. Entonces llegó el aviso desde la sala VOR y mandó a su compañero a revisar la acción al considerar que se trataba de un error claro y manifiesta. El brazo de David García no estaba en una posición antinatural. Es cierto que no estaba pegado al cuerpo, pero la postura estaba en correlación al movimiento realizado. El árbitro principal apenas se acercó al monitor y anuló el penalti. Un acierto en toda regla en una complicada acción que, esta vez sí, pone en valor el videoarbitraje.
De hecho el propio Iago Aspas asumió tras el partido que no había sido penalti y confesó las palabras con Figueroa Vázquez. “Me comentó el árbitro que tenía la mano bastante baja, que le había dado pero que la tenía muy baja y que no era para penalti”, reconoció el capitán del Celta.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Gracias por elegir Diario de Navarra

Parece que en el navegador.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, para poder seguir disfrutando del mejor contenido y asegurar que la página funciona correctamente.

Si quieres ver reducido el impacto de la publicidad puedes suscribirte a la edición digital con acceso a todas las ventajas exclusivas de los suscriptores.

Suscríbete ahora