Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

La resaca rojilla

Moi Gómez encendió la luz

Moi Gómez ha dejado su posición inicial de banda y ha partido desde el centro

Ampliar Lucas Torró, Moi Gómez, Unai García, Moncayola y Juan Cruz, en primer término ayer en Tajonar. Al fondo, Kike Barja
Lucas Torró, Moi Gómez, Unai García, Moncayola y Juan Cruz, en primer término ayer en Tajonar. Al fondo, Kike BarjaJ.P. URDÍROZ
Publicado el 25/10/2022 a las 06:00
Ha sido una de las soluciones que ha encontrado Jagoba Arrasate para revitalizar el plan ofensivo de Osasuna en los dos últimos partidos, donde se ha recuperado esa mejor versión con la pelota. Desde una mayor pausa y posesión. El técnico anunciaba cambios para frenar la dinámica y los hizo. En casi todas las posiciones en forma de nombres, pero también de enfoque. Y ha habido un movimiento que ha sembrado de fútbol la puesta en escena.
Moi Gómez ha dejado su posición inicial de banda y ha partido desde el centro, por delante de Lucas Torró. Antes, aparecía indetectable en esa zona para crear superioridades. Pero en los dos últimos compromisos ha sido una especie de ‘8’ que ha hecho carburar a Osasuna. El choque en Villarreal fue un punto de inflexión. Moi ha recogido el guante lanzado por Jagoba a la perfección. Venía Osasuna de dos encuentros grises donde tampoco había lucido ni el ex del Villarreal ni nadie. Una especie de termómetro.
El de Rojales ha sido fundamental en esa creatividad que había faltado desde la inciación. El cerebro. Cambios de orientación, conducciones, pases verticales. En resumen, luz.
Contra el Espanyol formó pareja de ‘baile’ con Aimar y en Girona con Moncayola en el 4-1-4-1. Funcionó. De hecho, los dos canteranos también firmaron dos buenas actuaciones, quizá, por ese caldo de cultivo propicio en el que se movieron. Torró, otro futbolista clave para sujetar la estructura. Otra propuesta, otra vuelta de tuerca a ese clásico triángulo Torró-Moncayola-Darko de despliegue sobresaliente -que en determinadas situaciones será necesario- pero en ocasiones falto de creación. Ahí es donde el cuerpo técnico ha metido el bisturí este curso. Principalmente, Moi Gómez y Aimar Oroz habían sido piedras angulares de este tránsito y, especialmente, ese nuevo papel del ‘16’ rojillo en las dos últimas citas ha iluminado el camino.
Los datos refuerzan su importancia. Tras su brillante aportación ante el Espanyol, sus números destacaron en Montilivi. 91% de acierto en el pase y tres oportunidades creadas, el que más. De sus botas nació el golazo de Barja. Teniendo en cuenta los partidos fuera, Moi Gómez es el segundo jugador de LaLiga que más pases clave hace (2,4) por detrás de Vinicius (2,5). Es quinto en el global (casa y fuera) de esta estadística que mide las asistencias que acaban en remate. ¿Seguirá con este nuevo rol?

Cuatro puntos de nueve y cambio de imagen

Osasuna liquidó la semana de tres partidos, de lunes a domingo, cosechando cuatro puntos de nueve posibles. Un buen botín, y más después de la decepcionante imagen en el Ciutat de Valencia. La exigente agenda empezó con ese tropiezo 2-0 ante el Villarreal. Preocupaba la imagen, que ya había sido pobre contra el Valencia en casa (1-2). La reacción ante el Espanyol fue notoria. Victoria y ese Osasuna alegre del inicio liguero. El punto en Girona deja en sensación agridulce porque el equipo se puso por delante y tuvo ocasiones para ganar, pero también se pudo escapar el empate al final. Los rojillos suman 17 puntos en 11 jornadas a las puertas del parón por el Mundial. Por delante, citas contra el Valladolid, Celta y Barcelona para seguir en la parte alta.

Despiste a balón parado

El gol de Kike Barja y el momentáneo control del partido en Girona se echó por tierra con un mazazo justo antes del descanso. Osasuna no defendió bien la acción a balón parado en un momento clave. Era la primera ocasión de los locales y acabó dentro de la portería. Algo similar sucedió ante el Espanyol con un remate de Cabrera que no entró y que pudo poner el partido cuesta arriba. El gol psicológico cambió la inercia del choque en la segunda mitad cuando los rojillos lo tenían de cara. Osasuna debe minimizar esos errores que le han penalizado últimamente porque ha demostrado buen volumen ofensivo.

Kike Barja aprovecha su oportunidad

El empate de Girona tuvo un claro nombre propio: Kike Barja. El caterano llevaba seis partidos sin participar y en el último había jugado un minuto (en Almería). El extremo de Noáin ha perdido protagonismo pese a que empezó la temporada de titular contra el Sevilla. Una temporada difícil. Sin duda, aprovechó su oportunidad para demostrar que Jagoba Arrasate puede contar con él. Entró al campo por la lesión tempranera de Abde y marcó un auténtico golazo para poner en ventaja a Osasuna. Se reivindicó a lo grande. A Barja se le abre una ventana de oportunidad estas dos semanas por la previsible ausencia del marroquí.

Vuelve David García, pero se cae Abde

David García volverá a estar disponible el domingo tras cumplir sanción. Ya faltó contra el Valencia por la roja en Madrid y en Girona por acumulación de amarillas. Regresa uno de los jugadores indiscutibles de este Osasuna. Sin embargo, no todo son buenas noticias porque seguramente Arrasate perderá a Abde, quien vivía su momento más dulce. Sufrió una lesión muscular el domingo y está pendiente de las pruebas médicas para saber el alcance de la lesión. El marroquí estaba deslumbrando con su desequilibrio. Si se confirma el percance, no volvería a jugar hasta después del parón por el Mundial.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Gracias por elegir Diario de Navarra

Parece que en el navegador.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, para poder seguir disfrutando del mejor contenido y asegurar que la página funciona correctamente.

Si quieres ver reducido el impacto de la publicidad puedes suscribirte a la edición digital con acceso a todas las ventajas exclusivas de los suscriptores.

Suscríbete ahora