Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Osasuna 1-2 Valencia

Derrota en el caos y sin paliativos de un Osasuna desconocido

Merecido correctivo del Valencia en una noche para olvidar

Ampliar Rubén Peña
Rubén Peña fue expulsado en el tiempo de prolongación y tuvieron que frenarle para evitar males mayoresBUXENS/URDÍROZ
Actualizado el 08/10/2022 a las 13:56
Porque vestían de rojo y eran animados por la entregada grada de El Sadar, siempre encima de sus jugadores sea cual sea el resultado. Por todo lo demás, no se reconoció a un Osasuna sin norte en la brújula que encajó un castigo sin paliativos de los que duelen. Fue la noche en la que no hubo rastro de esas sensaciones tan positivas que habían marcado este inicio de temporada. El Valencia fue sencillamente superior. En intensidad, en bloque, en carácter, en velocidad y en fútbol. En todo. Blandos atrás, rotos en el centro del campo y sin fútbol en ataque con el juego directo solo como arma a impulsos. No salió nada ni hubo remedio para cambiar la dirección del viento. El empuje ambiental y el orgullo del equipo de no rendirse no resultó suficiente. Pasó de todo. La mayoría, noticias negativas. Unai García y Rubén Peña vieron la roja directa y Darko acortó distancias cuando ya no quedaba tiempo. El Chimy Ávila falló un penalti con el 0-2, también Cavani, dentro de un contexto sin control en el que se manejaron siempre mejor los de Gattuso. Una derrota que invita a la reflexión y que baja de la nube a un Osasuna descosido que le pegaron ayer en la cara por segunda vez consecutiva en su estadio.
El Valencia llevó el partido a su terreno en el primer tiempo. Osasuna había electrificado su salida al campo con una ocasión en el minuto 7 de Kike García, que recibió de Abde gracias a un taconazo espléndido. La acción venía de un pelotazo en largo de Sergio Herrera y acabó en segundos en el área contraria. El disparo del manchego salió de la bota demasiado cruzado. Brotaron los problemas. Entre algunas pérdidas de balón evitables y la presión mal calculada, el equipo de Gattuso fue tomando el tempo que buscaba en El Sadar. El Valencia había conseguido su objetivo de desarmar el ataque que puso en el verde Jagoba, donde apareció Aimar Oroz como novedad respecto al Bernabéu. Kike bajó balones de espaldas y sacó su espíritu guerrero. Antes de la media hora, conectaría su segundo lanzamiento de la noche, en este caso en peor posición para sorprender a un seguro Mamardashvili. El servicio profundo se lo había brindado un Aimar que lubricaba los ataques en medio del atasco. A Osasuna le costaba llegar al área en condiciones. Moi Gómez estaba desaparecido en combate. Estuvo divorciado del balón. Abde entró bien al partido, pero siempre vigilado de cercado. Fue objeto de tres faltas en los primeros 12 minutos. Era un Valencia de pierna dura, como lo era su enérgico entrenador en su época de corto. Arrasate mandó que se cambiaran de banda como solución, igualmente improductiva.
INFERIORES SIN REMEDIO
El paso adelante que había dado este intenso Valencia sacó los colores a un Osasuna sin centro del campo. Un envío en largo desde una llamativa laguna medular rojilla saltó la espalda de Unai García y Samuel Lino falló el mano a mano con Herrera. Se anuló la jugada por fuera de juego, que no lo era. No fue más que el preludio de lo que llegaba a continuación.
A Cavani se le había visto en modo centrocampista hasta entonces, bajando a recibir para dar apoyos a sus compañeros. En este caso, se había levantado del área tras dolerse de un choque con Aridane para recular de nuevo en busca de lo que fuera. Osasuna midió fatal la presión. Unai García, fuera de su sitio, no pudo contener la jugada y el Valencia montó el zafarrancho con el uruguayo como conductor de la transición en una autopista hacia el gol. Su pase final fue de una calidad extrema, para anular a Aridane donde más daño hace y dejar en bandeja el remate a su compañero. Allí apareció Justin Kluivert, el hijo de Patrick, que celebró su primera titularidad con un toque sutil por encima de Herrera que acabó en el fondo de la portería.
Siguió el Valencia más cómodo manejando el partido sin que Osasuna diera muestras de recuperación. Jagoba detectó los problemas para arreglarlos en la charla del descanso. Sacó del campo a Aridane, un mar de dudas hasta entonces, y a Nacho Vidal, lejos del nivel que había ofrecido en el Bernabéu con Vinicius. Saltaron dos laterales de corte ofensivo como Rubén Peña y Manu Sánchez y Juan Cruz, el mejor atrás, pasó a acompañar a Unai en el eje.
No esperó mucho más el técnico rojillo a introducir el tercer cambio. El Valencia había salido con la misma inercia. Pero nada más que el Chimy reemplazara a Moi Gómez en busca de un giro contra la incomodidad, el Valencia anotó el segundo. Ocurrió después de que Unai García tuviera una enorme reacción defensiva ante Cavani cuando el uruguayo iba a marcar. Llegó el 0-2. Hizo daño. Fue en una acción a balón parado en la que nadie fue capaz de despejar en zona de máximo riesgo. Entre rebotes y rebotes, Diakhaby tuvo la fortuna de recibir para tocar el último y anotar libre.
DOS PENALTIS FALLADOS
A Osasuna no le salía nada. Ni siquiera cuando se le presentó de inmediato una ocasión inmejorable para meterse en el partido. Guillamón, con amarilla, dio una patada flagrante a Kike García en el área y Ortiz Arias señaló el punto fatídico. No la roja. El Chimy cogió el balón, pero lo mandó a unas cuantas filas arriba a Graderío Sur. Se había esfumado un momento para haber cambiado todo. El Valencia siguió firme. Estirándose en sus ataques dentro de un partido roto frente a un Osasuna que iba a más corazonadas y sin continuidad. El 0-3 lo tuvo Lino en su cabeza en un franco remate que malogró al recibir de Kluivert de la derecha.
A este partido extraño, le faltaban más sobresaltos. Unai García fue expulsado en el minuto 69 por un penalti clarísimo a Lino, que le ganó en velocidad con solvencia. Cavani se empeñó en no cerrar el partido. Su lanzamiento se estrelló en el larguero. Quedaban esperanzas para buscar la heroica en inferioridad numérica. Torró pasó a la defensa para arreglar el agujero de la retaguardia. El Valencia seguía con espíritu ofensivo. Cavani dispuso de otra llegada. Osasuna estaba perdido. Corría sin control dentro de su desesperación. Lino había desarbolado a Nacho Vidal primero y ahora lo estaba haciendo con Rubén Peña. El brasileño volvió a tener el 0-3 en otra salida veloz bien llevada.
Lucas Torró no acertó de cabeza a poca distancia de la portería cuando el partido encaraba la recta de llegada. No era el día. El músculo ambiental dio fuerza para que nadie bajara los brazos. Volvió a tenerla Osasuna. A Juan Cruz se le esfumó una ocasión clarísima con un testarazo frontal. Los de Arrasate querían morir de pie y tanto que lo hicieron dentro de un final tan agitado como el partido en sí.
Darko acortó distancias a falta de dos minutos con un remate a la media vuelta tras una falta lateral y Rubén Peña fue expulsado por una patada a Hugo Duro cuando el valencianista estaba en el suelo. Osasuna acabó con nueve jugadores y desesperado en un partido para olvidar.

OSASUNA: Sergio Herrera; Nacho Vidal (Rubén Peña, m.46) Aridane (Manu Sánchez, m. 46), Unai García, Juan Cruz; Torró, Moncayola; Abde (Darko, m. 72), Aimar Oroz (Rubén García, m. 63), Moi Gómez (Chimy Ávila, m.53); y Kike García.
VALENCIA: Mamardashvili; Thierry, Cömert, Diakhaby (Paulista, m.86), Gayá; Ilaix (Lato, m. 75), Guillamón (Musah, m. 60), Almeida; Kluivert (Foulquier, m. 75), Cavani (Hugo Duro, m. 75) y Lino.
GOLES: 0-1 (m.27): Kluivert. 0-2 (m. 53): Diakhaby. 1-2 (m.93): Darko.
ÁRBITRO: Ortiz Arias (Comité madrileño). Expulsó a Unai García con roja directa en el 69 y a Rubén Peña en el 95. Diakhaby vio la segunda amarilla en el 90 cuando se encontraba en el banquillo. Amarilla a Torró, Darko y Herrera por Osasuna. A Guillamón, Ilaix, Musah, Cömert y Diakhaby por parte ché.
INCIDENCIAS: El Sadar, ante 20.260 espectadores.

Las claves

Kike tiene las dos primeras llegadas
Osasuna salió con la quinta velocidad al partido. Kike García disfrutó de una ocasión a los pocos minutos. Salió fuera su disparo tras un taconazo de Abde. Después, agarró un pase de Aimar en otra llegada. Tampoco pudo convertir.
El Valencia toma el mando y no lo suelta
Los de Gattuso fueron un equipo de hierro, con fútbol en sus botas y veloces en las transiciones con Lino y Kluivert. Guillamón se adueñó del centro del campo marcando los tiempos. Osasuna estaba apagado y presionaba mal. Moi Gómez no entró en acción y eso lo notó el equipo.
Kluivert marca y no se levanta cabeza
Un buen Valencia se fue con ventaja al descanso. Se aprovechó de una conducción rápida de Cavani para el gol del extremo, que ganó la espalda a Aridane. La segunda parte no pudo empezar peor. Tras una jugada de múltiples rebotes, Diakhaby logró llevar la pelota a la red. Era el 0-2.
El Chimy y Cavani fallan de los 11 metros
Osasuna pudo recortar la desventaja. El Chimy mandó alto un lanzamiento de penalti que cometió Guillamón sobre Kike (m.57). Misma suerte corrió Cavani, que tiró al larguero (m.70) en una acción en la que fue expulsado Unai.
Ocasiones en medio de la locura
Era complicado levantar un 0-2 y en inferioridad. El Valencia disfrutó de más oportunidades claras, sobre todo con las llegadas de Lino. Osasuna atacaba con corazón más que con un plan. Torró y Juan Cruz, ambos de cabeza, rozaron el gol.
Sin rendirse y con el apoyo de la grada
Los rojillos tiraron de casta para apretar al final. La grada nunca permite bajar los brazos. Darko marcó el 1-2 pero era muy tarde. Para redondear el caos, Rubén Peña fue expulsado.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Gracias por elegir Diario de Navarra

Parece que en el navegador.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, para poder seguir disfrutando del mejor contenido y asegurar que la página funciona correctamente.

Si quieres ver reducido el impacto de la publicidad puedes suscribirte a la edición digital con acceso a todas las ventajas exclusivas de los suscriptores.

Suscríbete ahora