Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

El análisis

Año nuevo, misma inercia negativa

Osasuna sigue en caída y acumula 10 partidos seguidos sin ganar

Ampliar Osasuna - Athletic.
Rifirrafe entre Iñigo Martínez y Chimy Ávila que terminó con la merecida expulsión del argentino. Yeray y Kike García son testigosJ.P Urdíroz / J.A. Goñi
Publicado el 04/01/2022 a las 06:00
Osasuna atraviesa un mal momento. Lo demuestran los números y las sensaciones. Para ejemplo, el partido de este lunes. Inicio perfecto con el gol de Kike García y después una caída inexplicable para sucumbir de forma clara ante un Athletic muy superior. De la alegría se pasó a la desesperación absoluta. Otro borrón en casa.
¿Que le faltaba gol al equipo de Marcelino? Pues tres goles en Pamplona. Osasuna está de que no, dio alas al adversario y encadena el décimo partido consecutivo sin ganar en el cierre de la primera vuelta. Año nuevo, pero misma tendencia negativa.
EL MÁS GOLEADO EN CASA
La apuesta de tres centrales y dos puntas tampoco funcionó en El Sadar. Desdibujado y con fallos groseros atrás, el rival se encontró con una alfombra roja para destrozar el entramado defensivo rojillo. Sin seguridad ni mordiente arriba, el contexto era desolador. La fiesta de Oihan Sancet y la pesadilla de El Sadar, que se enfrió de la mano de Osasuna.
La última mala racha de resultados tiene otra de vuelta de tuerca mayor con el expediente en casa. 8 puntos cosechados de 30 posibles. Solo una victoria. Nadie ha encajado tantos goles en su estadio (16). El caballo de batalla como local persigue a los rojillos desde que comenzó el campeonato. No encuentra la fórmula del éxito pese a adelantarse. 15 minutos duró la felicidad arrancada de cuajo de El Sadar esta temporada.
CRISIS DE IDENTIDAD
Aquel Osasuna que ganaba en Villarreal el 17 de octubre está a años luz del actual. El último triunfo le dejó con 17 puntos. Ha sumado cinco en diez jornadas desde entonces en una clara deriva de resultados y juego.
Osasuna cerró este lunes la primera vuelta con una contundente derrota. Mira al descenso con un colchón de seis puntos, distancia que se ha ido reduciendo en los últimos dos meses y medio. El equipo ha vivido plácidamente con la buena renta obtenida en el arranque liguero, pero la tendencia le deja con la necesidad de reaccionar. Un paso que debe dar volviendo a sus raíces, su esencia, la que ha perdido en este tramo del calendario.
GIRONA Y CÁDIZ PARA REACCIONAR
En la crisis rojilla aparecen cinco empates y cinco derrotas, las dos últimas seguidas, olvidando los brotes verdes que se vieron contra el Barcelona (2-2). Y en esta tesitura de turbulencias comienza Osasuna un mes de enero exigente para dar comienzo a la segunda vuelta. La cita copera en Girona y el Cádiz, de nuevo en El Sadar, se antojan como posible bálsamo para volver al camino correcto.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE