Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Fútbol

Todos los detalles cuentan

El discurso de Juan Cruz, destacado ayer, desvela la salud de un vestuario comprometido: “Somos una familia. Para mí un gol de Manu Sánchez en el 94 es la mayor alegría que puedo tener”, afirmó

Juan Cruz, en segundo plano, está atento al cabezazo de Tachi ante la mirada de Barbero y Javi López
Juan Cruz, en segundo plano, está atento al cabezazo de Tachi ante la mirada de Barbero y Javi LópezJ.P. URDIROZ
  • f.c/b.b.sPamplona
Publicado el 09/10/2021 a las 06:00
La veraniega mañana sirvió para ver en acción a los jugadores menos habituales y comprobar que el fútbol es mucho más que 90 minutos una vez a la semana. Por eso, Jagoba Arrasate recordó hace tiempo que la pandemia de coronavirus había roto ese clima cercano que se vive en Tajonar cada día. Los futbolistas no solo acuden a entrenar, sino que pasan horas y horas juntos. Todo esto se está recuperando de nuevo y es algo diferencial en clubes como Osasuna. Todos suman y el colectivo está por encima de nombres propios. Cada uno ocupa un rol en el vestuario y es igual de importante el titular como el futbolista que no ha debutado en competición oficial.
En este papel secundario se encuentra Juan Cruz, uno de los protagonistas del amistoso. El madrileño ocupó el novedoso puesto de defensa central y dejó el lateral zurdo a su compañero Cote. “Es una posición que ya había jugado. Estoy cómodo y me gusta, no tengo problema. El míster habló conmigo y me dijo que me podía poner ahí. Yo estaré de lateral, de central o donde me necesiten. Voy a darlo todo y lo demostraré en el campo”, se sinceró.
Cruz ni siquiera participó en la rotación que hizo Arrasate en Mallorca, donde dio oportunidad a la unidad B, pero el rojillo se ha ganado el cariño de la afición demostrando su compromiso con el equipo. Sin ir más lejos, el defensor corrió por toda la banda de El Sadar para abrazar a Manu Sánchez en el 1-0 al Rayo Vallecano. Una celebración icónica que no pasó en vano para el osasunismo, a pesar de que ambos compiten por el mismo puesto. “Lo dije cuando llegué y este año lo reafirmo. Somos una familia, ya lo sabéis. Remamos en la misma dirección. Un gol en el 94 de Manu es la mayor alegría que puedo tener”, comentó.
Grau trata de frenar la arrancada de Manu GarcíA
Grau trata de frenar la arrancada de Manu GarcíAJ.P. URDIROZ
APLAUSOS EN LA GRADA 
Todo ello lo supo reconocer la afición osasunista que se dejó ver en las gradas de Tajonar. Unos 300 aficionados que terminaron satisfechos con la versión del equipo. La grada celebró con efusividad el gol del Chimy Ávila, aplaudió las acciones del argentino, pero también valoró el trabajo de futbolistas como Javier Ontiveros o el propio Juan Cruz. “No tengo más que dar las gracias. No he tenido la oportunidad de debutar este año en competición oficial. Sin embargo viene la gente a un amistoso y se nota que están, no solo conmigo, sino con todos. Eso nos da fuerza y alegría”, afirmó sonriente el madrileño de 29 años.
Más allá de la victoria en el marcador y en la moral de los teóricos suplentes, el amistoso ante el Alavés no hizo más dejar claro que Arrasate ya ha conseguido en Osasuna una propuesta reconocible. El trabajo de las tres temporadas anteriores y la paciencia de los rectores del club da sus frutos con un equipo que parece asentado en la elite del fútbol español. El vestuario también se siente motivado y cree en el estilo. “Estamos contentos porque, juegue quien juege, se ve la idea. Trabajamos duro para ponérselo complicado al míster, pero él es quien decide y tiene las ideas claras. Siempre pone el once que crea más conveniente para ganar ese partido. El resto seguimos trabajando y el premio llegará”.
El discurso de Juan Cruz fue felicitado por el osasunismo en las redes sociales. Un futbolista que encara su segunda temporada en Pamplona tras dejar Elche a cambio de 3 millones de euros. En su primera experiencia en la elite disputó 26 partidos con casi 2.000 minutos de juego, pero no acabó por asentarse en el equipo. Su futuro se complicó con las llegadas de Cote y Manu Sánchez, pero el defensor aguarda su oportunidad.
volver arriba

Activar Notificaciones