Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Osasuna

Javi Martínez: “Mi proyección ha sido más calmada, como mi personalidad”

Autor del gol del último triunfo, el joven canterano asegura que ha iniciado el proceso de consolidación

Javi Martínez, este pasado miércoles en las instalaciones de Tajonar
Javi Martínez, este pasado miércoles en las instalaciones de Tajonar JESUS CASO
Actualizado el 01/10/2021 a las 09:47
Es la primera entrevista presencial que concede un jugador de Osasuna en pandemia. Ha terminado el entrenamiento del miércoles, el de mayor carga de la semana. Sale por la puerta del edificio de Tajonar con esa sonrisa que siempre le acompaña. Es Javi Martínez, un producto de la cantera de esas instalaciones que ha madurado hasta llegar a ser lo que es. Un futbolista que cuenta para Arrasate y que viene de marcar el gol del triunfo en Mallorca. Es momento para las fotos y para la charla cara a cara con el periodista, con la normalidad habitual de antes de marzo de 2020, cuando este centrocampista soriano todavía no había roto el cascarón. Reconoce que por su personalidad no le gustan los focos y, dentro de su sencillez y la frescura de la juventud, demuestra una madurez mental para la edad que tiene, 21 años. Sabe expresarse con la misma fluidez con la que se mueve en el campo. Con el balón y con ese despliegue físico del que se ha dotado para hacerse un hueco en Primera.
¿Cómo han sido los días después de ese gol?
Está siendo una semana de muchos estímulos. Fue un triunfo que se dio con un gol mío casi en el último minuto. A mí me gusta pasar más desapercibido. Está siendo más movida de lo que me gustaría, pero al final es algo por lo que hay que pasar. Estoy dispuesto a ello. No me gusta ser el centro de atención. Quizá pueda ser por timidez o carácter. Cada uno es como es.
¿Qué recuerda del gol?
La jugada empieza en banda derecha y acaba con un balón rechazado en el área. La pone Manu fantásticamente. Tengo suerte de que conecto bien la pelota. A partir de ahí es todo euforia y felicidad. Estamos acostumbrados a hacer estas remontadas desde la temporada del ascenso.
¿Qué significado tiene?
El año pasado me estrené contra el Valencia. Aquello era el culmen a un proceso de formación. No se me olvidará. Mucho tiempo de espera para llegar a la élite. En este caso, el gol llega en el inicio de otro proceso, el de la consolidación. Creo que es algo importante en mi carrera. Espero que sea un impasse para dar un salto más.
¿Se ve con un rol diferente? Ya no es el recién llegado.
Sí, porque ahora me siento uno más, me siento más partícipe. En todos los sentidos, dentro y fuera del campo. Soy uno más de la plantilla. Esto sirve para ganar confianza y soltarse.
Nada que ver cuando abrió la puerta del vestuario hace años.
La primera vez que entrené con el primer equipo fue con Enrique Martín. Imagínate si ha llovido desde entonces (ríe). Luego, con Diego Martínez empecé a tener un poco más de continuidad en determinados entrenamientos y ya con Jagoba he podido madurar. Ha sido un proceso bastante largo pero al final está dando sus frutos.
Hay canteranos que se quedan por el camino; otros debutan y no se consolidan; otros llegan rápido y se asientan; y otros que poco a poco van madurando sin hacer ruido hasta estar preparados. Usted pertenece a estos últimos.
Es verdad. Creo que va en relación con mi personalidad. La proyección ha sido más calmada. En un principio parecía que podía ser algo más rápido y más directo. Pero no soy de esas personas que llegan y tiran la puerta abajo. Yo soy más de pedir permiso e ir entrando poco a poco. Así se ha visto y estoy orgulloso de haberlo hecho de esta forma.
¿Cuándo se produce ese punto de inflexión?
No creo que haya habido un momento exacto. Yo soy un chico que se dedica a sumar y ya está. No soy un jugador que venga y un día esté muy bien y otro muy mal. Intento poner poco a poco lo que puedo. En un primer momento, eran épocas de poner la cara y recibir algún tortazo y ahora es, como me está pasando ahora, de sonreír.
Debutó en Córdoba en el epílogo de Segunda, pero la temporada pasada fue la de su eclosión. Titular en Anoeta.
Ahí fue cuando el míster contó conmigo de verdad , no en partidos sin jugarnos nada. Eran partidos importantes. Eso lo valoro.
Arrasate explicó sobre usted: “Todo el mundo pensaba que era un mediapunta, un jugador de último pase. Y ahí veíamos que no iba a ser un importante. Junto con la dirección deportiva entendimos que tenía que retrasar la posición. Ahora es mucho más completo, de ida y vuelta y con capacidad para repetir esfuerzos a alta intensidad. Con balón siempre ha tenido nivel”.
Sí, voy cumpliendo años y la cabeza tiene que ir viendo qué cosas me van a favorecer más para poder participar más. Puede ser que antes tuviera un perfil más de jugador de recibir al pie. Eso no creo que lo haya perdido. Pero sí que ahora atesoro otras características que me han hecho llegar hasta aquí.
Eso se llama evolución.
Al principio quizá aparecía menos de mediapunta y solo tenía buenos momentos con balón. Ahora he ganado en el trabajo y en el carácter defensivo. Viendo que mi carrera no evolucionaba, tuve que darle un giro a mi fútbol. Ha habido un cambio físico. He ganado músculo pero sin engordar. Ha sido un cambio gradual. Con trabajo y constancia.
Los datos físicos revelan que es uno de los que más kilómetros hace. Tiene motor para competir en Primera.
Me considero más experimentado, a pesar de mi juventud. Soy capaz de hacer muchos kilómetros a alta intensidad, de ayudar como pasó el domingo de jugar en el extremo y de hacer mil ayudas al lateral. Si juego por dentro, intento llegar de área a área todas las veces posibles.
¿Qué le dicen los compañeros?
Se alegran mucho por mí y así me lo transmiten. Llevo muchos años con ellos y están viendo que estoy recogiendo los frutos que llevo sembrando estos años atrás.
¿Siente por parte de la afición esa satisfacción de ver que un canterano se ha ganado un puesto en la plantilla?
Sí, se nota que la gente hace por que podamos estar aquí. Yo me siento orgulloso. Me alegro de haber tenido gente al lado que me ha asesorado bien. En esos momentos de más inmadurez cuando eres joven, eres más impaciente. Mis padres han sabido educarme.
¿Y ahora qué?
No me quiero conformar. Voy a trabajar por tener más minutos.
volver arriba

Activar Notificaciones