Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Osasuna

Javi Martínez: El futuro abogado que dejó Ólvega con 13 años

El canterano rojillo, en el arco de acceso a uno de los campos de entrenamiento
El canterano rojillo, en el arco de acceso a uno de los campos de entrenamientoJESUS CASO
Publicado el 01/10/2021 a las 09:46
Llegó siendo niño a Osasuna.
Con 13 años. Empecé tarde a jugar a fútbol para lo que se suele ser habitual. Era edad alevín. Jugué dos años en mi pueblo (Ólvega, Soria). De repente, estaba en la órbita de una serie de equipos de Primera División que me habían visto jugar. Osasuna puso interés. Me dijeron que era muy pequeño para venir a la residencia en Pamplona y que me quedase dos años en el Tudelano. Así estaba más controlado por los ojeadores de la cantera. Seguía en la órbita de otros equipos y llegó el momento en que decidí venir a Osasuna. Probé suerte. Desde cadete B hasta ahora he pasado por todas las categorías. Estoy muy contento por ello.
¿Le costaba esfuerzo el desplazamiento desde Ólvega?
Vine a la residencia de Larrabide. Era el año del descenso del primer equipo (2013-2014). Fue el cambio de la residencia de Amigó al Larrabide, con todo lo que supuso y esos ajustes económicos en el club que hubo. Todo lo que vivimos. Era muy joven, pero también eso se notaba.
¿Conocía algo de Osasuna?
Realmente, tenía pocas referencias. Veías la tele algunos partidos, sobre todo cuando venía el Madrid y era un infierno para ellos. O partidos en los que se salvaban en la última jornada. No era alguien que les siguiese cada fin de semana, pero hay un partido que se me quedó grabado. El día de la permanencia contra el Sevilla con el golazo de Patxi Puñal.
Ahora ya es un rojillo de pleno sentimiento. ¿Cuándo le paran por la calle en Ólvega qué les cuenta del club?
Ahora en mi pueblo yo te diría que hay muchos chicos que visten la camiseta de Osasuna. Es un vínculo que se ha creado. El fútbol en Soria está un poco en precario por el descenso del Numancia. Que tengan esa conexión y puedan disfrutar con Osasuna es algo bonito para Soria entera.
¿Suele ir por allí?
Siempre que puedo. Un día libre o dos. Tengo allí a mi familia y a mis amigos. Es mi vida. Intento ir las más veces posibles.
¿Se siente más reconocido?
En el pueblo, todo el mundo me dice que me ve y que está conmigo. Me apoyan mucho. En Soria capital también noto que me van conociendo más. Están orgullosos de que haya un jugador en Primera División.
Ólvega, lugar de paso por carretera para muchos navarros cuando se desplazan a Madrid.
Sí. Allí hay mucha industria. Vino de la mano de Emiliano Revilla a finales del siglo pasado y comienzos de éste. Es una vida de pueblo normal, aunque hay ambiente por el crecimiento de la industria.
Tiene 3.600 habitantes. Está junto al Moncayo. ¿Hay afición al fútbol?
No hay liga en Soria hasta alevines. De hecho el equipo de mi pueblo juega en la liga aragonesa y jugamos contra pueblos como Tarazona, Borja, Tauste y demás. Estamos federados en Aragón.
¿Le supuso alguna dificultad a la familia con 13 años para venir a Pamplona?
No, ninguna. Echo la vista atrás y no veo que haya entrañado ninguna dificultad para mí la adaptación. Los valores que transmite tanto Osasuna como la gente de aquí son muy parecidos a los que se inculcan en Soria. El carácter o percepción de la gente es muy parecido. No fue nada difícil.
¿Siguió estudiando?
Y sigo. Este año termino Derecho si Dios quiere. Estudio en la Universidad Isabel I de Burgos, que ofrece los servicios de modalidad online. Es lo mejor que se adapta a mis características por el tema de entrenamientos y trabajo. Así me puedo organizar bien.
¿Por qué le atrae el Derecho?
Por tradición familiar. Es a lo que me gustaría dedicarme. Que el fútbol me sirva para algo y pueda derivar en el Derecho Deportivo.
Los estudios nunca los dejó.
Yo siempre he tenido claro que para mí el fútbol... Ya sabemos todo lo que representa el fútbol a nivel económico o de contactos. Tenía claro que el fútbol debía ser una vía para tener luego una vida mejor. Con 35 años o más, si tengo suerte para retirarme más tarde, intentaré dedicarme al mundo del fútbol desde un plano diferente. Entonces, quiero asociar esto que estoy haciendo ahora con lo que quiero hacer después, que es el Derecho Deportivo.
¿Le han repetido muchas veces que tenga los pies en el suelo y que el futbolista vive en ocasiones en una burbuja?
Sí, cada uno tiene sus preferencias. Es lo que hemos comentado antes del carácter. Soy una persona calmada y prudente para todo.
Tiene claro su futuro profesional, pero antes le queda por delante una carrera futbolista. ¿Cuál es su sueño?
Si me preguntas ahora, te digo que sí. Quiero estar en Osasuna muchos años más y disfrutarlos. Está cerca de mi casa y es la que considero mi segunda casa. Luego, seguir vinculado a la ciudad pudiendo ir los fines de semana a mi pueblo, cuando me dedique a otra cosa.
¿Ha sido de ídolos?
Nunca he tenido. Me he fijado en mucha gente, pero gente cercana a mí. Por ejemplo, yo cuando llegué me fijaba mucho en Antonio Otegui, que era amigo y vivía conmigo. Él estaba aquí etiquetado como la joya de la cantera. Luego, llegas al primer equipo a intentas ver lo qué hacen Oier, Roberto Torres... Después llegó Iñigo... Es intentar coger lo mejor de lo que tienes cerca. No proyectarse en alguien más allá, como un futbolista que tengas en la tele. Quizá no sea lo más real y lo que mejor se puede coger.
Sí, efectivamente. En general, siempre me he fijado en los valores de Osasuna, que me han calado bastante hondo. Estoy agradecido. Siempre habrá un hueco en mi corazón para Osasuna.
volver arriba

Activar Notificaciones