Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Osasuna

Budimir: “El club ya sabe mi opinión, aquí soy feliz”

Su nombre está en boca del osasunismo. 11 goles en Liga hablan por sí solos. Osasuna puede comprarlo por 8 millones antes del 30 de junio. El sábado despide la temporada antes de jugar la Eurocopa. El croata habla del presente y el futuro

Budimir: “El club ya sabe mi opinión, aquí soy feliz”
Budimir: “El club ya sabe mi opinión, aquí soy feliz”
    Actualizado el 20/05/2021 a las 06:00
    Ante Budimir puede vivir este sábado su último partido con Osasuna. O no. Él lo prepara minuciosamente como si de una final se tratara. Así es el croata, que cumplirá 30 años en julio. Detallista y disciplinado en el trabajo. También en sus expresiones. En su singular castellano mide cada palabra. “¿Cómo se dice?”, pregunta para afinar al máximo. Hay tiempo para los silencios y las bromas. Más de media hora de entrevista con el jugador del momento y una pregunta que brota en el osasunismo: ¿Seguirá en Pamplona? Es feliz junto a su mujer, madre y su hijo, nacido en Navarra. Ese sentimiento se lo ha transmitido a los dirigentes y Osasuna estudia su fichaje. Una operación sin precedentes. Hasta el 30 de junio el club puede ejecutar la opción de compra de 8 millones acordada con el Mallorca. ¿Qué piensa Budimir?

    Parece que es el momento idílico de Ante Budimir. ¿Cómo lo está viviendo?
    El fútbol no solo es una carrera de 100 metros, es un trayecto largo. He tenido una temporada muy especial este año. Me incorporo al final del mercado. Además, con el covid, se vio condicionada la preparación. He trabajado para entender la dinámica del equipo y la idea del míster. Todo se ha ido poniendo en el sitio correcto.
    Llegó contagiado. El inicio tuvo ese sobresalto.
    Sí, lo viví en primera persona. Superé las dificultades y tuve paciencia para aguantar.
    La primera vuelta fue difícil.
    Además coincidieron los resultados de ida (primera vuelta) con todo lo que pasé yo. Llegué de aquella manera, tarde y con el covid. Mis compañeros y yo atravesamos momentos de dificultad. Hago la comparación del antes y el ahora y veo que esa no era la imagen real de Osasuna. Pienso que la cara del equipo es esta, no la de la primera vuelta. Ese fue mi primer paso. Dificultades mías y del equipo. Pero tuvimos paciencia, trabajamos y este es el fruto. Prácticamente nos salvamos en abril. Jugamos partidos importantes pero, como dice el míster, sin esa mochila que pesa.
    ¿Qué es lo que más le ha llamado la atención del club
    Pienso que la persistencia, la insistencia. Esta característica me gusta mucho en las personas. Pienso que yo la tengo. Osasuna la tiene. El club y el míster. En la racha mala lo demostramos. En momentos de dificultad fuimos persistentes. Creímos en la idea del entrenador. Continuamos trabajando. Y al final hemos sacado los resultados. Solo se mira de domingo a domingo. Alguno puede decir: “Sergio Herrera está en buena forma y ayuda y Budimir marca goles”. Sí, eso el domingo se ve. Pero esa persistencia del trabajo diario es fundamental. Me gusta mucho eso. El club lo lleva dentro.
    11 goles en Liga, uno cada 145 minutos. ¿Qué le dicen estas cifras?
    (Silencio). Es verdad esto. Esa es la estadística. Sabía que venía tarde, he jugado menos partidos. Tienes que hacer cosas en menos tiempo. Es así. Estoy trabajando para ser lo más brillante posible dentro del área. También el juego del equipo me ha ayudado a marcar goles.
    Todos los goles menos uno han sido al primer toque y siete de cabeza, es el máximo anotador en esta faceta.
    Sí, es muy interesante. Pero no me gusta hablar ahora, lo digo de verdad, porque no me gusta hacer el balance porque tenemos un partido pendiente. Entiendo que en las próximas semanas mi cabeza estará en otro mundo que será Croacia. Hago la suma ahora y recuerdo que el año pasado hice de 13 solo 3 de cabeza. Porque jugábamos de otro modo. Muchos goles fueron tras controlar. Me gustan los goles pero también me adapto. Ahora tengo muchos más centros y tengo que rematar rápido. Pienso a un toque. Tengo esa capacidad de adaptación. Pero me gustaría hablar de todo esto después de jugar contra la Real Sociedad.
    Relativiza la importancia de sus registros. ¿Es especialmente inconformista?
    No me vuelvo loco con los números. Soy ambicioso en el tema del trabajo. En el proceso. No solo en los goles. Te quedas con las cifras, está claro. Pero me centro en el trabajo de la semana o en el que hago después del entrenamiento. Ahí sí que soy ambicioso y me gusta.
    La imagen de la celebración con sus manos atrás, a la altura de la cabeza, ya es recurrente. ¿Por qué festeja así los goles?
    Fue mi primer partido en Italia (en el Crotone). Venía de un año complicado en Alemania (St. Pauli). Perdimos 4-0 el primer partido y en el segundo jugábamos en casa. Entré en el segundo tiempo. Empatamos en el minuto 80 y marqué el gol de la victoria en el descuento. Estábamos a los pies de la grada. Fue una emoción muy grande. Además el Crotone es un club de Calabaria, la zona más pobre de Italia. Tiene mucha historia, han pasado grandes dificultades. Conseguimos ascender (temporada 2015-16 con 19 goles de Budimir). No sé cómo se me ocurrió pero hice el gesto dirigido a los aficionados. A veces me viene esa imagen automáticamente.
    Del Crotone a Mallorca y apareció Osasuna en su camino.
    Las palabras que me dijeron antes de venir a Osasuna fueron importantes. Estoy contento de estos siete meses aquí.
    No está en la grada, ¿pero nota el cariño de la afición?
    Me encuentro osasunistas por la calle y me dan su apoyo. Pero todo esto no se puede comparar con un estadio lleno. Lo tengo todo aquí. Goles, victorias, la permanencia, compañeros... Todo bien. Pero este año no he tenido a la afición para celebrarlo con ellos. Me va a marcar para siempre.
    En principio volverán la temporada que viene a El Sadar. ¿Podrá quitarse esa espina de haber jugado sin la afición?
    Depende de muchas cosas. De la pandemia, por ejemplo. Esperemos que sí. El futuro será mejor.
    ¿Su futuro está en Osasuna?
    No tengo una bola mágica (ríe). Pero vamos a ver qué va a pasar con todo.
    ¿Le gustaría seguir?
    Sí, yo he dado mi opinión a personas importantes del club. Ellos lo saben. Juego al fútbol contento, llego a casa contento. Son cosas para mí muy importantes.
    El club está analizando comprarle. ¿Usted ha dado el visto bueno?
    Yo tuve una charla en febrero con los directores. Ellos me han dicho palabras muy fuertes. Y eso que no estaba en mi mejor momento. Noto este apoyo. Eso es muy importante.
    ¿Si la decisión solo dependiera de usted continuaría en Osasuna?
    Sí, pero no quiero meter ninguna presión. Personas importantes ya saben mi opinión, aquí soy feliz. Son hipótesis, no todo depende de mí. No me quiero romper la cabeza. Solo pienso en el día a día, en que estoy bien, compito y juego. A ver cómo evoluciona todo.
    ¿Se siente valorado por el club?
    Claro. Yo aprecio mucho eso. Tengo un primo en Croacia que tiene difícil encontrar un equipo en Tercera. Es importante que un club de Primera quiera contar contigo y hacer un esfuerzo. Lo valoro muchísimo.
    ¿Qué supone para usted el ascenso del Mallorca?
    Me alegro por los compañeros y el club. Han conseguido un resultado importante. Siento alegría por ellos. Son un gran grupo.
    Tiene la Eurocopa en el horizonte. ¿Le motiva?
    Es obvio que está cerca y que estoy en la lista. Tenemos un partido el sábado muy bueno contra la Real, y voy a jugar al máximo, pero tengo la cabeza fuera de Croacia y la Eurocopa. De verdad. Sé que dentro de poco va a empezar. Y va a ser mi primera vez. Seguro que va a ser una cosa buena e importante.
    Si dice que no piensa en la cita europea como para especular con la temporada que viene...
    La temporada que viene para mí está a años luz.
    ¿Qué le diría al aficionado de Osasuna que está pendiente de si sigue o no de rojillo?
    Siento mucho lo de este año por no haber estado directamente con ellos. No hemos tenido su presencia y apoyo. Esto es algo que me va a faltar siga o no siga. Este año ya no se puede vivir otra vez. Ese gol contra el Eibar en el minuto 90 no se puede repetir. Esto sí que me va a faltar. Pero noto que la afición apoya mucho al equipo y a mí. Ahora hay que tener el foco en el presente y algo en el futuro. A ver si podemos seguir juntos. Veremos qué pasa.
    Una vida familiar entre el fútbol y la economía
     
    Su origen está en Zenica, donde nació, pero usted es de Ozimica.
    Sí, en Zenica estaba el hospital más cercano a mi pueblo. Está a unos 50 kilómetros. Soy de Ozimica, es un pueblito pequeño (en Bosnia). Para nacer tienes que coger el coche y si no da tiempo sucede en el camino (ríe).
    ¿Suele ir?
    Tengo allí a mis abuelas y voy siempre que puedo.
    Tuvo una infancia complicada. Perdió a su padre en un accidente y tuvieron que marcharse de allí por la guerra.
    Sí, la verdad que fue difícil por la guerra y el fallecimiento de mi padre. Lo más seguro era moverse a Zagreb. Yo tenía seis meses. Toda la vida la pasamos allí. Es muy buen sitio para vivir.
    ¿Cómo es su vida en Pamplona?
    Pues como El Sadar, lo veo bonito pero está vacío. Veo la ciudad pero con el covid no he podido disfrutar como quería. Muchas cosas estaban cerradas. Pero me gusta los paseos que he dado con mi mujer, hijo y mi madre. Me gustan las zonas verdes. Se está bien. También hay sol. Me habían dicho que llovía, pero también se ve la luz muchas horas. Me ha gustado mucho, pero hay limitaciones que se deben respetar.
    ¿Qué le dicen por la calle?
    Veo a la gente muy respetuosa. No digo fría, pero sí te respetan mucho. Me siento bien.
    Aparte del fútbol dedica su tiempo a estudiar la carrera de Economía. ¿Qué tal le va?
    Me falta poco y mucho. Son siete exámenes, pero el problema es que no tengo mucho tiempo. Necesito margen, más que un estudiante normal. Podrían hacerse en tres meses, pero yo no puedo. Me queda un poco de trabajo. Pronto tendré mi diploma.
    ¿En qué curso está?
    Estoy en el cuarto año. Así obtienes el primer grado y en el quinto haces el máster. Al completar los siete exámenes tendré el grado por la Universidad de Zagreb.
    ¿De dónde viene su pasión por la economía?
    Por culpa de mis hermanas. Tengo dos hermanas que tienen un año más que yo. Han ido un año antes a hacer esta carrera. Y pensé que yo podía y encima me iban a ayudar. Así hemos estado. También me interesaba y quiero aprender cosas nuevas. Por eso me animé.
    ¿Cómo hace los exámenes?
    Normalmente son presenciales y se me complica el tema. Pero ahora por la pandemia han cambiado las reglas y se hace online. Yo tenía la excusa de no ir en septiembre y octubre por mi salida a Osasuna. No estaba concentrado. Luego en febrero tuve días de exámenes pero justo estaba habituándome a Pamplona. No los hice. Mi hijo tenía dos meses. No me concentraba. Pero ahora he hecho uno el mes anterior.
    ¿Ha aprobado?
    Sí, sí. Y en dos semanas tengo otro. Si lo apruebo supero la asignatura. Luego en junio y julio hay otros exámenes. No sé, estaré en la Eurocopa. Puede ser que no los haga. Primero quiero acabar bien la asignatura y luego veremos. Si va bien la Eurocopa igual tengo más ganas de estudiar, nunca se sabe.
    Su frase de “soy contento” o “somos contentos” se usa entre los aficionados cariñosamente.
    No sé cuántas veces lo he dicho mal. Es que he estado muy poco con un profesor de castellano. Estuve un par de meses. No tengo tiempo. Debo elegir entre la universidad o el castellano. Mejor me centro en la universidad. Con el idioma voy poco a poco. Sé que no es gramaticalmente correcto. Cuando acabe los estudios seguro que lo voy a intentar mejorar.
    “El gol se paga”

    Braulio Vázquez ensalzó las cualidades de Ante Budimir y pidió valorar su precio con perspectiva. “Lo que no podemos hacer es valorar lo nuestro como si no hubiera nada más en el mundo. Pensamos que los nuestros son los mejores y que los demás son un poco tontos, con todos mis respetos”, dijo de forma tajante. El club asume que deberá pagar los 8 millones de la opción de compra. “No existe esa negociación de comprar el 50%. Vamos a ser serios, es el delantero centro de la selección croata y lleva 11 goles. Si hacemos valoraciones altas con los nuestros también debemos ser justos y respetar a los demás”, incidió el gallego.
    “Budimir pertenece a otro club, está haciendo una campaña extraordinaria, lo conseguimos traer el último día. Somos contentos, como dice él, de tenerlo con nosotros. Pero hay que respetar a los demás. Igual que cuando nos llaman por futbolistas nuestros”, comentó.
    “El verde marca el rendimiento. Son futbolistas diferenciales y el gol se paga. Hay jugadores en Primera que valen más del doble. Se haga o no, el valor de mercado no lo marca Braulio Vázquez sino el verde. Tenemos un delantero increíble, las cosas como son”, reflexionó el director deportivo.
    volver arriba

    Activar Notificaciones