Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

OSASUNA 0-3 GRANADA

0-3 en contra... y El Sadar da una lección de orgullo

La afición de Osasuna se ha volcado en animar a su equipo a falta de cinco minutos lejos de reproches o pitos tras un partido aciago ante el Granada

0-3 en contra... y El Sadar da una lección de orgullo
0-3 en contra... y El Sadar da una lección de orgullo
La afición de Osasuna se ha volcado en animar a su equipo a falta de cinco minutos lejos de reproches o pitos tras un partido aciago ante el Granada.
Gorka Fiuza
alt
0-3 en contra... y El Sadar da una lección de orgullo
Actualizada 24/02/2020 a las 08:52

Osasuna iba perdiendo 0-3 ante el Granada. Era el minuto 85. Ya no había nada que hacer. Los rojillos, en un partido nefasto, se mostraban imprecisos y sin apenas generar peligro. Lo que en otro estadio se hubiese convertido en una pitada monumental, en El Sadar ha supuesto el momento que más ha animado a la afición.

No es la primera vez que ocurre. Con marcadores adversos, la afición de Pamplona es cuando más arropa a los suyos, quizá porque es cuando más lo necesitan. Ya después del 0-3 del Granada se ha escuchado el cántico que ensalza la figura de Jagoba Arrasate. En el peor instante, después del gol de Foulquier, ha sido una especie de ánimo orgulloso hacia un estilo que ha cautivado al aficionado.

El Sadar no ha recibido argumentos del equipo para rugir y creer en la remontada. Ni por asomo. Esta vez ha sido al revés. La afición ha pedido a los suyos que se levantaran de la lona. El encuentro agonizaba y algunos seguidores se marchaban antes de tiempo. A falta de cinco minutos y con Osasuna goleado, la grada se ha volcado con el equipo. Algo que ha continuado con el pitido final.

Los jugadores se han quedado en el centro del campo. ¿Para aguantar una pitada o recibir reproches? No. El público ha levantado los brazos y ha entonado el habitual "Somos un equipo" que tantas veces ha sido la banda sonora de la victoria en El Sadar. Esta vez, tras el peor partido de Osasuna que se recuerda en casa en los dos últimos años, ha servido como analgésico para paliar los daños del resultado.

Te puede interesar

Te puede interesar


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE