x
Activar Notificaciones

Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
Osasuna
EL FOROFILLO

Dichosa semanita de la Faba

Al final nos vamos a empachar de tanta realeza

El Forofillo resume a su manera el partido Osasuna-Real Sociedad.

El Forofillo resume a su manera los partidos de Osasuna.

02/02/2020 a las 20:57
A+ A-

Demasiado castigo para los nuestros en el estadio de la porcelana, el alabastro o la Cerámica, que es el caso. La goleada se me antoja excesiva en el segundo de los tres encuentros consecutivos que jugamos contra la realeza, y es que el Villarreal nos metió un 3-1 engañoso ya que si Arnaiz o Torres atinan, con la misma estamos más contentos que un chico (o chica) nombrad@ Rey de la Faba. Y es que la tradición al final se nos va a atragantar, ya veréis...

Dicen los libros de historia que la ceremonia del Rey de la Faba se remonta a la Edad Media, instaurada por los Teobaldos en nuestra Navarra querida, y consiste en que el día de Reyes, Epifanía también nombrado, el monarca de turno invita a roscón a los niños menos pudientes y a aquél que le toca el haba no se convierte en el tonto de la misma, sino que se transmuta en rey por un día. Y ese niño, estos partidos, le ha tocado ser a nuestro Osasuna.

"Real, real, real". Es lo que se dice cuando la personilla agraciada es nombrada monarca, al tiempo que sus vasallos la alzan sobre un escudo para escenificar el poder que se le ha sido otorgado. Aunque dudo mucho que el reyezuelo o la reinilla de turno haya salido tras los dos primeros reales con seis goles en contra y dos a favor. "Real, real, real", dicen...

Fue contra la Real Sociedad, el primer real de la Faba, contra los que perdimos. Adiós a la copa, adiós, encima del Rey, casualidades de la vida. Pero como la mancha de una mora con otra se quita, viajábamos a reinos que otrora fueron morunos para tratar de resarcirnos con el segundo Real, de pronombre Villa, para ver si podíamos puntuar en una plaza harta difícil y cuya reconquista costó sudores y sangre.

Para ello, el bueno de Jagoba tentaba al moro Calleja con un once donde se olvidaba de la peregrina idea de jugar con tres centrales y dos carrileros profundos para retomar el 4-2-3-1 que tanto bien le había ido en conquistas anteriores. Eso sí, moviendo a sus generales y dejando en las filas a la zaga impoulta de los ya sabidos, con dupla novedosa de Moncayola e Íñigo Pérez, de nombre reconquistador y ante la baja de Brasanac, con la segunda línea de ataque formada por Torres, Rubén y Rober para dejar de ariete con el que asaltar la fortaleza amarilla a Marc Cardona. Y vive Dios que casi le sale la afrenta...

Porque la primera parte nos dejó un encuentro serio, ordenado, con momentos de buen fútbol por parte de los rojillos pese a que en el minuto dos ya tuviéramos al sarraceno de Estupiñán con una amarilla. Anda que les cuesta a los pitolaris condicionar a la zaga navarra en un partido. El caso es que Cardona a punto estuvo de liarla con un despeje corto de Asenjo, pero se fue su intentona lejana por un pelo. Y Rubén García lo intentaba también con una falta lejana, en esa alternancia de dominios que se cedían amarillos y rojos sobre el campo de batalla.

Cuando el reloj derramaba sus últimos granos de arena del primer tiempo, una pérdida en saque de banda en ataque de los nuestros propició un pase por el medio para la carrera de Alcácer y el 1-0, anulado por el asistente lento de turno y refrendado por el VAR ya que el atacante, procedente de tierras teutonas, había partido desde la línea fronteriza del centro del campo. Demasiado castigo para las huestes forales, máxime cuando había sido un mercenario contratado por el vil metal quien castigaba el buen hacer de los nuestros...

La reanudación dejó con una oportunidad de Aridane, cabeceando fuera una falta lejana, en lo que fue el ensayo del empate del propio canario. Vino el sarraceno también a nuestro ejército para amoldar de un potente testarazo el cuero a la escuadra, tras envío milimétrico de una catapulta llamada Roberto Torres de fabricación en Arre. Y Osasuna se empezó a creer que el segundo "real" de la Faba podría darnos frutos. Pero qué cruel pueden ser los hados...

Porque los de amarillo estaban dispuestos a vender cara la derrota, ni siquiera el empate. De su castillo no hay punto que se escape si no es con merecimiento, y Peña se encargó de despeñar nuestras ilusiones entrando como cuchillo caliente en trozo de mantequilla por la izquierda, tumbando a un animoso Nacho Vidal y cruzando ante un bosque de piernas con camisetas rojillas que ni el de Sherwood de Robin Hood.

Y la puntilla la puso Alcácer, otra vez ganando la espalda sin fuera de juego, pese a que esa rodilla podía haberlo delatado en su incursión cuan espía hacia las filas de Sergio Herrera. Aridán trató de frenarlo con la espada de hoja curva, pero la sangre ya corría por el río y el penalti lo confirmaba Cazorla, alejando fantasmas de pérdida para los amarillos y espantando de un manotazo las esperanzas rojillas...

Debutaron Enric Gallego y Arnaiz, de un plumazo ambos dos. Y el segundo tuvo dos ocasiones para haber recortado el luminoso, un mano a mano que mató con un potente zurdazo pero Asenjo se hizo largo como don Rodrigo en la Reconquista y evitó el gol, acción que repitió ante Torres minutos después. Los rojillos murieron peleando, con un castigo quizás excesivo en un encuentro que, a priori, no nos iba a hacer sumar y en el que tuvieron sus oportunidades.

Real (Sociedad). Villa-Real. Y ahora, Real Madrid. "Real, real, real". Los dos primeros se han saldado con 3-1. Quien se piense que el próximo va a ser 1-3 se equivoca. Ahí están los números. Los de Zidane juegan Copa del Rey entre semana, los de Jagoba tienen tiempo para lamerse las heridas, restañarlas y recuperarse. Osasuna va a ser el Rey de la Faba el próximo partido. Vamos a cerrar la tradición de la Faba. "Real, real, real". Si los dos primeros han terminado 3-1, ¿por qué no repetir el resultado en el tercer partido? Aunque suene irreal...

¡Hasta la muerte, Forofillo hasta la muerte!


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra