Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Entrevista
Mutilvera

Aitor Ekiza: “Cuando las cosas van mal hay que seguir peleando”

Después de la pandemia y de sufrir dos lesiones musculares, Aitor Equiza cumplió el domingo su sueño de debutar con el primer equipo de la U.D. Mutilvera

Aitor Ekiza posa con la camiseta de su club.
Aitor Ekiza posa con la camiseta de su club.
Josu Ochoa
  • Guillermo Echeverría
Actualizada 12/05/2021 a las 07:39

El esfuerzo y la dedicación en el día a día te ayuda a cumplir tus metas. Eso es lo que piensa Aitor Ekiza Hervas (Pamplona, 2001). Al joven guardamenta de la Mutilvera le tocó vivir el lado oscuro del fútbol. Dos roturas musculares en plena progresión deportiva y la aparición de la pandemia, le privaron de disputar gran parte de la temporada pasada. Sin embargo, él no se rindió. Siguió trabajando en silencio. El pasado 9 de mayo debutó ante el Barakaldo en la categoría de bronce del fútbol español, con tan solo 20 años.

Viene de debutar en Segunda División B el pasado fin de semana. ¿Qué siente?
Fue un partido muy especial para mí, es todo un sueño. Tenía muchas ganas de debutar y ahora que lo he hecho, estoy muy orgulloso. Es cierto que empecé un poco nervioso, pero con el paso de los minutos cogí más confianza y seguridad y acabé realizando un buen partido.

¿Se enteró durante la semana de su titularidad?
La verdad es que no. No fue hasta el mismo día del partido cuando supe que iba a jugar. Como en todos los encuentros, estuvimos un rato charlando entre todos sobre el césped. Una vez que entramos al vestuario me fijé en la alineación, impresa en una hoja pegada a la pared. El primero de los nombres era el mío. Por fin llegaba mi oportunidad.

¿Qué le dijo Álvaro Mugueta, su compañero de posición?
Fue una pena que no estuviese en el partido y no me pudo aconsejar nada antes del debut. Pero sí que me felicitó después del encuentro. Me hizo mucha ilusión. Siempre se agradece que la persona con la que compites día a día por un puesto se acuerde de ti. Al fin y al cabo somos compañeros y tenemos buena relación.

¿Y su entrenador, Andoni Alonso?
Me dijo que estuviese tranquilo y jugase como sé hacerlo realmente. Me recomendó que me lo tomase como un entrenamiento más y tuviese confianza en mí mismo. Todo el apoyo que me ha dado durante esta temporada me ha ayudado mucho y me sirvió para tranquilizarme antes de saltar al campo.

En la segunda parte del partido, realizó varias intervenciones de mucho mérito. ¿Cómo lo recuerda?
Estuvo muy bien. Conforme iba haciendo una gran acción, mi confianza y mi motivación iban en aumento. En el momento en el que ves que te salen las cosas, coges más tranquilidad y eso te hace ir con más atrevimiento a todas las jugadas. Muchas veces, los jugadores dependemos de la confianza y en mi caso, que no he jugado en toda la temporada, es fundamental.

Imagino que después del partido todo serían elogios.
Sí. Tanto el míster como los compañeros me dieron la enhorabuena por el partido que había hecho. Saben el trabajo que hay detrás en cada entrenamiento y estaban muy contentos por ver que me habían salido las cosas. También recibí muchos mensajes de mi familia y mis amigos. Me alegra que se acuerden de mí.

¿Cómo afrontó el equipo la segunda fase teniendo que pelear por no perder la categoría?
En esta segunda parte de la temporada he visto muy unido al grupo. Teníamos ganas de dar la vuelta a esa situación a la que nos habíamos visto abocados. Y lo hemos logrado con creces. Hemos estado muy sólidos atrás, encajando pocos goles y aprovechando nuestras ocasiones.

¿De dónde sale su afición de ser portero?
Yo creo que viene un poco a la fuerza. De pequeño era muy bajito y no me gustaba correr. Por eso imagino que no me gustaba ser jugador y opté por la portería. Con los años, mi pasión por jugar en esa posición aumentó y por ello sigo siendo guardameta. Creo que fue una buena decisión.

¿Cuál es su mayor cualidad bajo los palos?
Nunca me ha gustado definirme, prefiero que me describan los demás. Pero si tuviese que quedarme con algo te diría los reflejos.

¿Y aquello que más tenga que pulir?
Todo. Soy muy joven y aún puedo desarrollar y mejorar muchos aspectos del juego.

¿Ha jugado siempre en la Mutilvera?
No. Comencé en el Txantrea, pero en categoría infantil me vine aquí. En mi segundo año de juvenil estuve en División de Honor en el San Juan y el año pasado volví y jugué la misma categoría con la Mutilvera.

¿Empezó a destacar desde pequeño?
No siempre he sido titular en mis equipos. En los primeros años solíamos alternar entre los porteros de la plantilla. Disputábamos prácticamente los mismos minutos cada uno. Pero en el fútbol también influyen otros factores. El año pasado, por ejemplo, no tuve una buena temporada debido a las lesiones.

¿Qué le pasó?
Tuve dos roturas musculares, una en el abductor y otra en el cuádriceps. Estuve yendo a fisioterapia y realicé trabajo específico que me programó el club. Cuando me recuperé y empecé a coger ritmo de competición volví a la titularidad. Justo llegó la covid y tuvimos que parar.

¿Cree que ser portero es una de las posiciones más díficiles de gestionar?
Sí. Tenemos mucha responsabilidad y en estas categorías, lo normal es que juegue solo un portero. Este año yo he tenido que estar toda la temporada en el banquillo. En esos momentos no hay que desmotivarse. Todo lo contrario. Cuando las cosas van mal hay que seguir trabajando con muchas más ganas. De esta manera, si llega una oportunidad, estarás mucho más preparado.

¿La gente que le rodea es importante para llevar esa situación?
Desde luego. No son momentos fáciles y se necesita que tu círculo más cercano te apoye y te de consejos para seguir firme en tu camino. Siempre viene bien tener una visión desde fuera que te sirva de guía en las peores épocas.

¿Hace algo además del fútbol?
Este año he empezado el grado de Trabajo Social en la UPNA. Además, entreno al equipo Benjamín de la Mutilvera y a los porteros de categoría Infantil.

¿Le resulta difícil compaginar todo?
A veces cuesta, pero en general lo llevo bien. Las mañanas las tengo ocupadas con la universidad y por las tardes tengo los entrenamientos. En total, entrenamos cuatro días más el partido del fin de semana. Ser técnico también me quita algo de tiempo, pero si te organizas, hay momentos para todo.

¿Su círculo más cercano le dice que los estudios son lo primero?
Me aconsejan que haga un poco de todo. Hacer deporte siempre viene bien, pero nunca debes dejar de lado los estudios. En el día de mañana no sabes lo que te puede pasar. Es algo que no puedes controlar y por eso trabajo con ilusión y me esfuerzo cada día para seguir mejorando y estar preparado para lo que tenga que venir. Quién sabe si algún día acabo dedicándome al fútbol profesionalmente.

¿Le veremos la temporada que viene en la Mutilvera?
Ojalá, es lo que me gustaría, pero no puedo confirmar nada de momento. Desde el club aún no me han comunicado lo que sucederá el año que viene.

¿Cree que merece otra oportunidad ante el Alavés B?
Yo creo que sí. Lo que sucedió el domingo es fruto de mi trabajo durante toda la temporada. Soy consciente de que debo seguir esforzándome. Siempre digo lo mismo, lo que venga, bienvenido sea.

Etiquetas

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE