Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Mundial de Rusia 2018

Tostao, el 'Pelé blanco' que se aferró al periodismo, estará en el Mundial

El elegido mejor jugador del Mundial de México'70 se retiró a los 26 años por una lesión de retina y en los últimos lustros brilla como comentarista

Tostao, en el centro de la fila inferior, con la mítica selección brasileña de México'70.
Tostao, en el centro de la fila inferior, con la mítica selección brasileña de México'70.
  • Efe
Actualizada 28/05/2018 a las 12:34

El brasileño Tostao, nacido como Eduardo Gonçalves de Andrade y conocido también como 'el Pelé blanco', es uno de los comentaristas deportivos más respetados de Brasil. Con 71 años cumplidos el 25 de enero, el arquitecto de la más elogiada selección de fútbol de todos los tiempos, la de de Brasil campeona del Mundial de México'70, se ha convertido en una referencia para colegas entrenadores, exfutbolistas e hinchas por su afinada pluma y sus certeras opiniones.

Quienes le vieron jugar, coinciden en que fue un zurdo versátil al que le daba lo mismo desempeñar el rol de centrocampista, el de alero o el delantero centro. Todo lo hacía bien. Hábil, ligero pero de potente pegada, precisión quirúrgica para filtrar pases. Su técnica para dominar el balón abrió una suerte de Capítulo de Excepciones a ciertas leyes de la física. Y por todo esto sus mismos compatriotas un día decidieron llamar 'Pelé blanco' al que ya conocían como 'Tostao'.

Irónico pensar que por una lesión en el ojo tuvo que colgar las botas con tan sólo 26 años el hombre que tenía una privilegiada visión del juego que más apasiona a los brasileños. Las cosas trascendentales en su vida ocurrieron rápido pero dejaron huellas imborrables. Debutó a los 17 años en Cruzeiro. Conquistó cuatro títulos seguidos de la Liga de Minas Gerais entre 1966 y 1969.

Por ser delgado y bajito, le apodaron Tostao, que era como en la década de los años 50 se denominaba en Brasil a la moneda más pequeña y de menor valor. Hasta hoy, estar pasando por una situación económica precaria se resume con la expresión popular que podría traducirse: "No tengo ni un 'tostao'". Pero el Tostao del fútbol era invaluable. Tenía 19 años cuando fue convocado para el Mundial de 1966. En un partido anotó un gol.

El 24 de septiembre de 1969, Tostao recibió un balonazo en el rostro que le provocó desprendimiento de retina. Aquella tarde, el Cruzeiro visitaba al Corinthians en el Pacaembú. Fue una jugada normal en la que el defensa Ditao soltó un balonazo que involuntariamente impactó en el ojo izquierdo. A comienzos de octubre fue operado en Houston por el doctor brasileño Roberto Abdalla Moura, quien lo autorizó para volver a los entrenamientos en abril de 1970, dos meses antes del Mundial.

Mario Jorge 'Lobo' Zagallo lo convocó e hizo lo impensable: acomodó en su formación titular a cinco jugadores que en sus equipos portaban el dorsal 10: Pelé en Santos, Tostao en Cruzeiro, Jairzinho en Botafogo, Gerson en Sao Paulo y Roberto Rivelino en Corinthians. En ese revolucionario dibujo táctico, Tostao portaba el número 9 y era el escudero de Pelé en la línea delantera. El resto de la historia en México es conocida. La medalla de campeón de Tostao quedó en poder del doctor Moura.

En 1971, con 24 años, fue nombrado Mejor Jugador de América. En 1972 cambió al Cruzeiro por el Vasco da Gama en lo que fue la transacción más cara de la época.

Diez meses después, en 1973, la pesadilla volvió. Una inflamación en el mismo ojo le hizo regresar a Houston. Pasó por cinco cirugías, pero no hubo milagro. De haber seguido jugando corría el riesgo "de perder totalmente la visión del ojo izquierdo", sentenció Moura.

Tostao, 'el Pelé blanco', marcó el último gol de su carrera el 10 de febrero de 1973. El día 27, tras un amistoso con Argentinos Juniors, anunció su retirada. Ya había estremecido las redes de los rivales 300 veces, 36 de ellas en 65 partidos con la Canarinha.

Tras colgar las botas, Eduardo Gonçalves de Andrade hizo la carrera de Medicina, que ejerció por pocos años y combinó con la enseñanza de Semiología en la Facultad de Ciencias Médicas de Belo Horizonte. Hasta que el periodismo lo flechó.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE