Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Ciclismo

El duro adiós de Mikel Nieve

El leitzarra se retiró de Lombardía con la clavícula rota por una caída

Ampliar mikel nieve
Mikel Nieve, en el suelo, tras la caídaTV
Actualizado el 08/10/2022 a las 22:11
Mikel Nieve no se merecía cerrar 15 años de brillante ciclismo de esa manera. Pero si hay algún deporte caprichoso es éste. El leitzarra acudía al Giro de Lombardía con la ilusión de hacer un buen papel con el que poner el broche a su carrera deportiva y rendir un último servicio a su actual equipo, el Caja Rural-RGA. Sin embargo, la mala suerte se cruzó en su camino. El navarro sufrió una aparatoso percance en un descenso a 156 kilómetros de la meta después de no poder esquivar la caída de Lorenzo Fortunato (Eolo) y fracturarse la clavícula izquierda. Nieve fue trasladado a un centro hospitalario, donde se le diagnosticó la fractura, y regresará casa en las próximas horas para iniciar su recuperación.
Estaba ilusionado Mikel Nieve con hacer una buena despedida del campo profesional en Lombardía. Pero la mala fortuna se cruzó en su camino. A la altura del kilómetro 100, una vez rebasada la localidad de Oida, un corredor del Bora lanzó uno de sus bidones, con tan mala suerte de que el ciclista italiano Lorenzo Fortunato, del Eolo, no pudo esquivarlo y se fue al suelo en la parte izquierda de la calzada. Mikel Nieve, que venía justo detrás, no pudo hacer nada por evitarlo y también se fue al suelo. El navarro se quedó tendido boca arriba en la calzada, con visibles gestos de dolor en la clavícula izquierda. Fue evacuado a un hospital cercano, donde se le diagnosticó una fractura de clavícula izquierda.
“ES ASÍ Y HAY QUE ACEPTARLO”
El ciclista del Caja Rural-RGA salió del hospital con el brazo inmovilizado y numerosas magulladuras. Este domingo viajará de vuelta a casa, donde se le examinará de nuevo para ver si es necesaria una operación, o si basta con una inmovilización. Nieve se lo tomó con resignación.
“Llegaba con ganas de hacerlo bien, Lombardía es una carrera que me gusta, pero un bidón se cruzó en la carretera y nada pudimos hacer para esquivarlo. Es obvio que me hubiese gustado terminar de otra manera pero el ciclismo es así y toca aceptarlo. A pesar de los golpes y la clavícula rota estoy bien. Ahora toca mirar para adelante, mi etapa como ciclista concluye aquí y me voy satisfecho y orgulloso de todo lo vivido”, comentó el ciclista navarro al término de su última carrera como profesional.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Gracias por elegir Diario de Navarra

Parece que en el navegador.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, para poder seguir disfrutando del mejor contenido y asegurar que la página funciona correctamente.

Si quieres ver reducido el impacto de la publicidad puedes suscribirte a la edición digital con acceso a todas las ventajas exclusivas de los suscriptores.

Suscríbete ahora