Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Ciclismo

Ibai Azurmendi, el desafío de volver a competir seis meses después del covid

Miles de deportistas han pasado el covid, la mayor parte de forma leve. A otros, como Ibai Azurmendi, les castigó de forma implacable

Ampliar El maillot con los dos dorsales 18 que el navarro Ibai Azurmendi llevó el domingo en Valencia
El maillot con los dos dorsales 18 que el navarro Ibai Azurmendi llevó el domingo en ValenciaCedida
Actualizado el 26/01/2022 a las 08:59
El pasado agosto el leitzarra Ibai Azurmendi, ciclista profesional del Euskaltel-Euskadi, estaba disputando la Vuelta a Portugal. Había corrido el prólogo y tres etapas y veía que el cuerpo iba cada vez a menos, a menos... muscularmente no respondía, tenía que forzar hasta el límite solo para tratar de acabar las etapas. Uno de los días llegó mareado a meta. Aquello era inexplicable. El 8 de agosto, camino de Guarda, dejó la carrera destrozado, con fuertes punzadas en el pecho y anímicamente tocado. No lo sabía, pero tenía covid.
“No tenía ni idea de que podía ser covid, porque no tenía síntomas. Me acuerdo perfectamente que llegué llorando al hotel y nada más entrar en la habitación tenía la llamada del director, Jorge Azanza; de Jesús Ezkurdia, el mánager, y de Mikel Landa, el presidente del equipo, todos me tranquilizaron desde el primer minuto, me transmitieron que tenía el apoyo del equipo, iban a estar conmigo en todo”, explica Azurmendi.
A su vuelta de Portugal el leitzarra fue ingresado en el Hospital de Navarra durante dos días. Había corrido en tierras lusas con covid asintomático, y había puesto su cuerpo al límite en tres etapas simplemente para llegar a meta. Todo aquello se tradujo en una importante inflamación del miocardio, con valores médicos que apuntaban a un riesgo real para su salud y una infección importante. El corredor estuvo diez días confinado en su casa. Y durante los dos siguientes meses tuvo que acudir a Pamplona para seguir un exhaustivo seguimiento médico, del estado de sus pulmones y su corazón con placas, ecografías y resonancias.
Ibai Azurmendi, el ciclista navarro del Euskaltel
Ibai Azurmendi, el ciclista navarro del EuskaltelEduardo Buxens
DOS MESES DE PARÓN
Tres semanas después de pasar el confinamiento y seguir todos los protocolos médicos, Ibai trató de volver a los entrenamientos. Tuvo que desistir, su organismo estaba literalmente arrasado. Habló con su equipo, el Euskaltel-Euskadi, y decidieron parar cualquier actividad hasta que estuviera totalmente recuperado. Azurmendi estuvo sin hacer absolutamente nada desde agosto hasta prácticamente comienzos de septiembre.
“Lo que peor llevaba era la incertidumbre. Hubo momentos en los que veía todo muy negro, porque cabía la posibilidad de que tuviera que dejar el ciclismo, que es lo que más me apasiona y que tanto me había costado”, comenta el ciclista navarro de la formación naranja.
PARTIR DE -100
No fue hasta finales de septiembre, comienzos de octubre cuando Azurmendi comenzó a reconstruirse físicamente como deportista. Su director deportivo y preparador, Jorge Azanza, trató un plan de reconstrucción progresivo en el que el principio en el que descansaba todo era la tranquilidad.
No es que partiera desde cero, sino que partía desde -100. El covid y el parón me habían hecho perder muchísima masa muscular. También notaba que de caja iba muy justo, bastante peor que antes”, explicaba el leitzarra. “Pero el equipo me ha dado muchísima tranquilidad y se lo agradezco”.
Ibai Azurmendi ha hecho un enorme trabajo de base física y de entrenamiento en bicicleta. Ha ido buscando sensaciones poco a poco, sin prisa, siguiendo el curso natural de recuperación. En el primer stage que ha hecho el equipo de pretemporada las sensaciones fueron muy buenas. Lo mismo que en la carrera del domingo, en la que terminó en el puesto 36º.
Al margen de todos los sufrimientos derivados del virus y la enfermedad, el covid ha dejado un aprendizaje positivo en Azurmendi, le ha cambiado la vida, la forma de ver las cosas. “El trabajo de volver no me ha costado nada, disfruto de todo lo que hago, de cada oportunidad. Y miro a la temporada con ilusión, estoy en los valores de antes, veo que sigo progresando”, concluye.

Llorar encima la bici y la gran ayuda del psicólogo

Recuerda Ibai Azurmendi que tres semanas después de haber pasado el Covid se subió a la bicicleta e intentó subir a Uitzi, puerto que tiene al lado de casa, en Leitza. No pudo. “Era como si me quemara muy fuerte el pecho, como si no tuviera fuerzas para nada”, recuerda.
El corredor del Euskaltel-Euskadi se dio la vuelta y volvió a su casa llorando de pura impotencia. Había tocado fondo. Estaba aparentemente curado del virus, pero el destrozo que había dejado en su cuerpo y en su ánimo era de dimensiones brutales.
“Notaba que me mataba la incertidumbre, el no saber qué iba a ser de mí y que, quizá tuviera que dejar el ciclismo”, rememora.
Así que, con la ayuda de su equipo y de su familia, se puso en manos de un psicólogo deportivo, Luis Astráin, que le ha ayudado a ver las cosas de otra manera, a reconstruirse como deportista. Acude una vez cada dos semanas, aproximadamente, y de cada sesión saca nuevos aprendizajes.
“Di el paso porque necesitaba ayuda, y Luis me ha enseñado mucho y me enseña a gestionar estas situaciones difíciles y a tener la actitud de intentar solucionarlas”, comenta Azurmendi. “Antes me metía mucha autopresión en el entrenamiento, en las carreras... Sufría. Ahora veo las cosas de otra manera. Pongo todo lo que está de mi parte por hacer las cosas bien, y me tomo cada entrenamiento y cada carrera como un regalo, como una oportunidad que quiero disfrutar, como un sueño que puedo hacer realidad”.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE