Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Ciclismo

El sueño indestructible de Sergio Rodríguez

En 2019 terminó con Murias y desde entonces trabaja para volver a profesionales

Sergio Rodríguez quiere seguir siendo ciclista profeisonal, y espera conseguir buenas noticias en breve.
Sergio Rodríguez quiere seguir siendo ciclista profeisonal, y espera conseguir buenas noticias en breve.
1.013 horas de entrenamiento.
1.013 horas de entrenamiento.
Actualizada 09/02/2021 a las 06:00

El 13 de octubre de 2019 Sergio Rodríguez Reche (Pamplona, 1992) se puso por última vez el dorsal con los imperdibles en el maillot. Fue en la París-Tours, la clásica con la que se cierra el calendario francés. Fue también la carrera final del equipo Murias, que bajó la persiana al término de esa temporada. Luego vinieron meses de gestiones y llamadas a la espera de un equipo que no apareció. Sin representante, Sergio Rodríguez es casi un verso libre contra el sistema. Él quiere seguir siendo ciclista profesional, es su sueño. Y en estos 16 meses, pandemia incluida, no ha cejado en el intento. El suyo es un sueño indestructible.

“Toda esta situación ha tenido una cosa buena, y es que he aprendido a vivir con la incertidumbre”, explica Sergio Rodríguez. La incertidumbre es una mala compañera de viaje para cualquiera, más para los ciclistas que viven y se entrenan para y por un objetivo muy concreto. Si se cuenta con el respaldo de un equipo, la incertidumbre se lleva mejor. Si se afronta en soledad, hay que tener muy buena cabeza y una voluntad de hierro para seguir persiguiendo un sueño, que nadie sabe si se va a cumplir.

SERGIO CONTRA SERGIO

Además de ser ciclista profesional, Sergio Rodríguez es licenciado en IVEF. Él lleva la preparación física de otros ciclistas, y en esta situación decidió que él mismo iba a prepararse a él mismo. El Sergio ciclista frente al Sergio preparador.

Aunque no tenía equipo pero sí varias gestiones abiertas, en noviembre de 2019 comenzó su pretemporada como si todo fuera normal. Pero entre finales de febrero y marzo se cruzó por medio una pandemia, de la que no hemos salido.

“En mi último año estuve lesionado unos meses, no pude dar mi nivel, y no me gustaba la idea de terminar así. Yo quería seguir, empecé a prepararme y apareció la pandemia”, explica Rodríguez. “Al final el covid ha sido una oportunidad, porque yo no voy a competir, pero en los equipo Pro Continentales tampoco iba a competir nadie, 10-15 días de carrera en un año no es competir”.

Así que se puso al lío. Primero durante el confinamiento trabajó en rodillo, en el trastero de casa. “Psicológicamente me ayudaba”. Todas las semanas tenían un día de fuerza, otro de intensidad específica y un día de descanso. Luego pudo salir en bici con los horarios de todo el mundo en las primeras fases y por el municipio. Desde mayo ya pudo entrenarse con normalidad.

“Mi primer objetivo fue preparar unos test que hice a finales de junio, hice un perfil de potencia de un minuto, cinco y veinte que lo colgué en redes sociales para ver si algún equipo se fijaba”, explica. “Y no me llegó nada”.

Sergio no obtuvo respuesta positiva de los equipos españoles a los que llamó a su puerta (todos los navarros incluidos). Así que siguió trabajando con el Training Peaks -una aplicación de entrenamiento- y Asier Etxeberria -un amateur del Laboral Kutxa- como compañía. Su cabeza se puso en 2021. Se marcó hacer entre 1.500 y 2000 kilómetros al mes, con una sesión de fondo, otra de intensidad a la semana y otra de fuerza. Sus datos están ahí, con 347 días de entrenamiento, más de 26.500 kilómetros de trabajo... 16 meses en los que el sueño de ser ciclista ha sido inquebrantable, sí. Pero que también ha atravesado sus momentos de gran crisis.

“Mentalmente esto es duro, hay muchos días que te dan ganas de mandar todo a tomar por saco y decir, hasta aquí he llegado. No es fácil mantener la concentración y la motivación para seguir, te preguntas si todo esto vale la pena. Pero al final vuelves, porque ves que hay una opción”, explica. “Tengo otras salidas profesionales, pero ya que he llegado hasta aquí , voy a seguir”.

Si mañana Sergio recibiera una llamada para ponerse un dorsal -aquí o por qué no en un equipo extranjero- en un mes estaría listo para hacerlo en plena forma.

Preparador del Txantrea de fútbol sala

 

La primera pasión vital de Sergio Rodríguez es el ciclismo; la segunda, el fútbol sala. Por su condición de licenciado en IVEF, el pamplonés ha comenzado a trabajar con el segundo equipo del Txantrea de fútbol sala femenino como preparador físico. “Es un reto también, porque es un deporte que me apasiona, y es adaptar los conocimientos que tengo a un deporte colectivo en vez de individual y muy diferente”, argumenta el ciclista.

Te puede interesar

Te puede interesar

Etiquetas

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE