Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
BALONMANO

Idauze Zaratiegi, la joven veterana del Lagunak

Una década en Lagunak hacen de Idauze Zaratiegi una de las jugadoras con más trayectoria en el club. Sin embargo, es también una de las más jóvenes en el cuadro navarro con menos edad media de la categoría: 19

Idauze Zaratiegi, jugadora navarra del Lagunak, yer por la mañana en Barañáin. Debutó en División de Honor Plata con apenas 16 años.

Idauze Zaratiegi, jugadora navarra del Lagunak, yer por la mañana en Barañáin. Debutó en División de Honor Plata con apenas 16 años.

31/10/2018 a las 06:00
A+ A-

De jugadora joven tiene sólo la edad, 18 años. Porque la inexperiencia o la inseguridad con la que suelen lidiar las más pequeñas no van con ella. Idauze Zaratiegi baja la media de edad del Lagunak, que es precisamente el equipo navarro más joven en División de Honor Plata. Sin embargo, ya tiene asumida la categoría como propia. Esta es la primera temporada que tiene ficha en exclusiva de Plata, ya que la campaña pasada compaginaba los choques de la segunda división femenina con los de juvenil. Debutó en partido oficial en Plata con 16 años. Pero además, es una de las más veteranas en Lagunak, ya que este año cumple la década en el club de Barañáin. En definitiva, de pequeña sólo lleva la fecha de nacimiento.

Además, Zaratiegi vive con normalidad lo de bajar la media de edad. “Ser de las más pequeñas me da seguridad. Con las mayores siempre he tenido muy buen trato, nos quieren un montón y nos tratan súper bien. Me siento súper cómoda. Es más, como los últimos años ya subía a veces con el equipo de Plata, el salto de juveniles a esta categoría no lo he notado”.

Su comodidad la ha demostrado con su versatilidad y en la responsabilidad que ha adquirido en el equipo. Durante sus diez años de trayectoria, siempre había ocupado la posición de central. Sin embargo, las necesidades del conjunto de Barañáin han hecho que este curso sea reconvertida a extremo izquierdo. Un cambio grande, pero dice ya sentirse adaptada. De hecho, en los seis partidos que el Lagunak ha disputado, Zaratiegi ha anotado siete goles.

Cada uno de ellos son valiosos en una categoría “intensa e inesperada”, según define la jugadora. “En juvenil juegas siempre contra los mismos, más o menos te puedes esperar qué puede pasar. Pero aquí puede pasar cualquier cosa, y es más divertido por ello. Te obliga a estar más concentrada”, explica.

UNA PLATA DESCUIDADA

En los choques en los que realmente puede ocurrir cualquier cosa es en los derbis navarros, que a lo largo de la temporada enfrentan a Lagunak, Beti Onak y Loyola. “Los vivo con muchos nervios y muchas ganas. Es muy guay porque, en mi caso, me ha tocado jugar ya con y contra entrenadoras que he tenido. Eso es lo más. En la primera jornada, por ejemplo, nos enfrentamos a Loyola (ganó Lagunak) y ahí estaba una de mis entrenadoras”, cuenta Zaratiegi.

Entre la igualdad en los derbis y en la categoría en sí, la extremo del Lagunak todavía no se aventura a poner una meta a su equipo. “Creo que lo vamos a pasar mal, pero tenemos capacidad como para mantenernos en la categoría. Pero esto va partido a partido porque no se sabe lo que puede pasar. De momento, hemos ganado tres y hemos perdido otros tres. Se nota cuando hemos entrenado y bien cuando no hemos hecho bien el trabajo. No podemos tener esos altibajos”, sostiene.

Sin embargo, es complicado cambiar esta dinámica. A pesar de militar en la segunda categoría nacional, el Lagunak es un equipo semi-profesional. Es decir, lucha por sobrevivir: las jugadoras juegan “por amor al arte” -según define Zaratiegi-, los viajes se realizan bajo mínimos… Equipos como el Logroño, en el que las jugadoras sí que perciben un salario, son excepciones en Plata. “No vivimos de esto y, aunque el balonmano sea nuestra vida, no puede ser nuestra prioridad. Si falta gente en los entrenamientos, se nota: el ritmo baja, el entrenamiento cambia… Está claro que esa situación es un problema tanto de la sociedad como del balonmano en sí. De la sociedad, porque somos mujeres y jugamos un deporte que no es fútbol. Y eso ya nos resta. Pero también es un problema del balonmano porque no debería de permitirse que como vamos a jugar igual porque nos gusta, no tengamos que ganar dinero. Debería de cuidarse más esta categoría”, sentencia.

En ese sentido, Zaratiegi y sus compañeras acaban luchando cada fin de semana por su pasión por este deporte y por el futuro. “Nosotras intentamos conseguir la permanencia para, así, mantener lo que nos gusta y que las que vienen por detrás puedan disfrutar de esto también”, expresa. Porque incluso una de las pequeñas del equipo de pequeñas, ya asume la “responsabilidad”, según define, del futuro de las que están aún por venir.

Selección DN+

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra