Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
FRANCIA-ESPAÑA | 19 HORAS (TVE)

Francia-España, final anticipada del Mundial

  • Los galos repiten el mismo equipo que se coronó campeón europeo, salvo Abaló y Honrubia

La selección se entrenó este jueves

La selección se entrenó este jueves

EFE
0
30/01/2015 a las 06:00
Etiquetas
  • COLPISA. VALLADOLID
El oro está en la semifinal que disputarán Francia y España este viernes (19.00 h.). Por historial, por trayectoria y por juego. Cualquiera de estas dos selecciones que consiga el pase para la gran final será el favoritísimo para colgarse la presea dorada el domingo en Catar.

En el historial Francia no tiene parangón en el balonmano mundial. Ha dominado este deporte en la última década con dos títulos olímpicos, dos mundiales y tres campeonatos de Europa. En este sentido España tan 'sólo' lleva en los últimos diez años en su palmarés un bronce olímpico, dos estrellas mundiales y una plata y un bronce en los Europeos.

La trayectoria de los galos en este Mundial ha sido, como casi siempre en las grandes citas internacionales, de menos a más. Comienzos dubitativos, con apuros en algunos encuentros, para mejorar minuto a minuto y llegar a las eliminatorias con el equipo a pleno rendimiento y golear sin problemas a Argentina en octavos y a Eslovenia en cuartos.

España igualmente comenzó con muchas dudas, sin intensidad, durante la primera fase para poco a poco conseguir compactar el equipo y sacar lo mejor en los últimos encuentros frente a Túnez y especialmente en el ajustadísimo triunfo ante Dinamarca.

Por juego, Francia ha conseguido formar un equipo siempre muy fuerte defensivamente, con el excepcional Omeyer en la portería, rapidísimos y hábiles extremos y dos líderes como son Nikola Karabatic y Narcisse, que siempre encuentran apoyos en sus laterales Accambray o Barachet, o bien en la fortaleza de Sorhaindo en el pivote. Y es que uno de los méritos del conjunto galo es la facilidad para recomponer el equipo tras cualquier varapalo. Así , tras el Mundial en España en el que acabaron en un sexto puesto, Onestá decidió hacer una pequeña limpia, con siete nuevas caras, aunque manteniendo el bloque principal . Y ahí están los resultados: oro al año pasado en Dinamarca. Y evidentemente, el técnico galo repite con los mismos hombres salvo los extremos Abaló, por lesión, y Honrubia, y reaparecen en su lugar Barachet, que no estuvo en el Europeo danés por lesión, y el joven Mahe. No cabe duda de que la ausencia de Luc Abaló le resta potencial en ataque, sobre todo en las inferioridades, en las que el extremo se convertía en un estilete por su velocidad y lanzamiento, pero la selección francesa ha demostrado una solvencia extraordinaria y una gran capacidad de regeneración.

Por líneas, Omeyer es imprescindible en la portería. Al veterano guardameta, 38 años, siempre se le espera. Da igual que no haya sido capaz de ver un balón en 50 minutos. Llegado el momento de la verdad, siempre aparece. En la defensa Nikola Karabatic es el nuevo líder tras la retirada de Didier Dinart. El jugador del Barcelona es el alma mater del equipo galo. Ataca, defiende, anota, anima, juega... lo hace todo y casi todo bien. Junto a él está su hermano Luka, más fuerte pero bastante menos táctico y con más lagunas defensivas. El pivote Anic y los laterales Accambray y Barachet suelen completar la línea defensiva. En el ataque, Nikola Karabatic lleva el mando y suele ser el que comienza cada jugada, compartiendo línea con una gran variedad de compañeros. Narcisse puede hacerle el relevo a Karabatic, con Barachet y Accambray como laterales y Sorhaindo como pivote ofensivo. En los extremos, Porte y el veterano Guigou o el joven Mahe alternan posiciones y son los principales goleadores del equipo, mientras Guillaume Joli se ha convertido en el superespecialista de los penaltis (22 de 25 lanzamientos).

Sin lugar a dudas es un equipo temible, pero ciertamente España mantiene un nivel similar e incluso en ocasiones superior al conjunto galo.


Moral frente a desgaste


Así, ambos equipos han efectuado en sus siete partidos disputados el mismo número de lanzamientos a portería (322), de los que España anotó 215 mientras los galos se quedaron en 208. El perfil de los goleadores es muy parecido en ambos equipos. Los extremos Guigou (28), Porte (22) y Joli (27), el pivote Sorhaindo (24) y Nikola Karabatic (25) tendrían su espejo en España con los extremos Valero Rivera (39), Víctor Tomás (22) y Ugalde (17), el pivote Aguinagalde (20) y Cañellas (27).

En la portería, Gonzalo Pérez de Vargas (39%) y Sierra (34%) colocan a España por delante de Omeyer (36%) y Dumoulin (31%).

En la mayoría de las estadísticas la igualdad entre ambos equipos es tan evidente que el partido de este viernes se presume muy similar al que España ganó el miércoles ante Dinamarca. Una vez más, las situaciones especiales, la gestión de las superioridades e inferioridades será clave para conseguir el pase a la gran final. Y por supuesto, el criterio arbitral.

España llega a esta semifinal con un cansancio y desgaste superior por su eliminatoria tan dura frente a los daneses, pero también con la moral por las nubes por acabar de una vez con el gafe de los últimas jugadas de partido. Hay que recordar que en los Juegos Oímpicos de Londres 2012, los franceses se colgaron el oro gracias a un gol de Accambray prácticamente en el último instante de partido que dejó a España fuera de las medallas. Y más recientemente, en el pasado Campeonato de Europa, la selección gala la eliminó en semifinales por 30-27, en un partido que España dominó durante muchos minutos.

A la tercera va la vencida y los hispanos parecen ahora más sólidos. Manolo Cadenas ha dotado al equipo de mayores recursos, tanto defensivos como ofensivos, con el fin de superar cualquier incontingencia que se presente durante los 60 minutos. Galos e hispanos se conocen a la perfección. Aparte de los enfrentamientos internacionales a nivel de selección muchos de ellos comparten liga, club y competiciones continentales. España es consciente de que para ganar a Francia no se puede permitir prácticamente ningún fallo y sobre todo mantener la intensidad y el ritmo de juego constante a lo largo de todo el partido. Sesenta minutos del mejor balonmano del mundo, pero sólo puede quedar uno.
Etiquetas
Selección DN+



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra