Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Baloncesto

Las estrellas de la selección: creadores de sueños

Los jugadores dan un recital de cercanía tras su tercer entrenamiento en el Navarra Arena

Ampliar A: Jesús Caso
F: 23.08.2022
P: 
L: Pamplona
T: Baloncesto Salida del entrenamiento de la Selección Española. Navarra Arena.
La afición esperaba a los jugadores de la selección a su salida del Navarra ArenaJesus Caso
Publicado el 24/08/2022 a las 06:00
Adam Sandler, uno de los actores más cotizados de Hollywood, comparte con él protagonismo en la película 'Garra', en la que también aparece medio firmamento de la NBA, de ahora y de siempre. En este largometraje de temática baloncestítica y de superación, Juancho Hernangómez es un chico de pasado problemático que es descubierto en Mallorca por un cazatalentos de la liga estadounidense. Reservado, serio, de pocas palabras. Lo suyo es hacerse grande en la pista. Su papel, para el que impuso en un casting con muchos otros jugadores, entre ellos su hermano Willy, ha significado su debut como actor, con un antagonista como el rival que trata de amargarle la vida, que no es otro que Anthony Edwards, de los Minnesota Timbelwolves. El ala-pívot de los Toronto Raptors, su sexto equipo en la NBA, es una estrella en toda su amplitud y una popularidad universal. Pues la afición presente ayer en los accesos al Navarra Arena pudo comprobar que los mejores jugadores españoles de baloncesto, incluido Juancho, son tan accesibles que sorprende.
Ninguna de las personas que pidió autógrafos o fotografías a los miembros de La Familia se llevó un no por respuesta, un salir con los cascos puestos y pasar de largo, un desprecio. Aunque salían agotados de entrenar, posaban con una sonrisa y se subían al autocar uno a uno, menos los Hernangómez, que se marcharon en el Volvo de Willy, junto a Sebas Saiz y Xabi López-Aróstegui.
"ESPERO OÍROS ANIMAR"
El caso de Willy es aún más llamativo. Desborda espontaneidad y facilidad de trato con la gente, especialmente con los más jóvenes. Se detiene a hablar con cada niño o niña: “¿Vais a ir al partido? Espero oíros animar desde abajo ¿eh? ¿Cuál es mi dorsal, te acuerdas? Es el 14, que no se te olvide... ¡Qué rotulador más chulo! ¿Una foto? Las que hagan falta. ¡Cómo no! Encantado, gracias a vosotros”... Y así todo el rato. Sebas Saiz le llamó porque le esperaba para entrar en el coche, y Willy, en vez de dejar de atender a los aficionados, sacó el mando desde el bolsillo y se lo abrió desde la distancia para seguir repartiendo sonrisas. La manera más eficaz de enganchar a la gente al baloncesto, de los más jóvenes sueñen con ser como ellos algún día y deque se vayan con una alegría a casa.
A: Jesús Caso
F: 23.08.2022
P: 
L: Pamplona
T: Baloncesto Salida del entrenamiento de la Selección Española. Navarra Arena.
Willy Hernangómez escribe su autógrafo a una niña a la que le recordó que su dorsal es el 14Jesus Caso
"ME TIEMBLAN LAS PIERNAS"
No fue solo Willy. Sergio Llull también fue jaleado y atendió con amabilidad a la afición navarra. Más serio se vio a otro de los emblemas de la selección, Rudy Fernández, que arrastra problemas físicos, pero que también se paró con todo el mundo.
Dos pequeñas fans aguardaban la salida de los jugadores desde mucho antes de que todos terminasen el entrenamiento. “¡Me tiemblan las piernas!”, le decía una a la otra, ambas carpeta en mano. No se podían creer que en pocos minutos iban a tener las firmas de todos sus ídolos. Los progenitores que acompañaron a los más pequeños también aprovecharon la ocasión para hacerse fotos y quedaron fascinados con el encanto de la mayoría de miembros de la selección.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE