Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Baloncesto

Jordi Juste: "Lo de este año me hace seguir creyendo. Tengo ganas"

El técnico catalán seguirá al mando del ENERparking Basket Navarra otra temporada más. Aquí se siente en casa y tiene confianza e ilusión por competir por cuarto año consecutivo en la que ya considera su ciudad

Ampliar Jordi Juste en Arrosadía, el pabellón donde competirá, por cuarto año consecutivo, con el ENERparking Basket Navarra
Jordi Juste en Arrosadía, el pabellón donde competirá, por cuarto año consecutivo, con el ENERparking Basket NavarraEduardo Buxens
Publicado el 02/07/2022 a las 06:00
Por su esfuerzo, compromiso y los resultados, Jordi Juste volverá a dirigir al primer equipo del Basket Navarra Club. Será su cuarto año en Pamplona y el catalán está feliz e ilusionado por lo que cree que le espera.
Un año más en Pamplona.
Sí. Me quedo porque quieren que lo haga, porque siempre he estado a gusto en Basket Navarra, creo que caí de pie en febrero de 2020, y me quedo porque creo que estas dos temporadas hemos hecho un gran trabajo. Somos consientes de las limitaciones, pero intentamos hacer las cosas muy bien, los resultados están ahí, no lo son todo, pero es una forma de acompañar el trabajo y delucirlo. Estoy muy a gusto, siempre lo he estado. Seguiremos trabajando.
¿Qué sintió al saber que el Basket Navarra Club quería contar con usted para otra temporada?
Estoy feliz. Creo que es un proceso y al principio, cuando las cosas no iban bien, tenía dudas de si podría terminar mi trabajo, pasa en todos los deportes, son unas reglas del juego que hay que aceptar, pero luego avanzó y la confianza fue mutua. Ahora no ha hecho falta una conversación, se dio de manera natural, todo era recíproco.
El final de la temporada fue bonito, a la par que amargo. ¿Cómo lo vivió?
Fue un éxito a todos los niveles. La manera en la que lo vivimos, el día a día con grupo de jugadores y los entrenadores, la preparación, el primer partido de la serie, ir avanzando rondas... Entrenamos bien, mejoramos y dimos un paso más mentalmente, el físico ya se empezaba a acabar. Lo malo fue la lesión de Pablo, un golpe duro, pero creo que los jugadores hicieron un esfuerzo extra por él, aunque lo que no nos dio tiempo a digerir fue la lesión de Adrián la última semana. Se notó en Ourense, con una rotación más igual hubiera sido diferente. 
¿Qué faltó para culminar el ascenso?
Tácticamente poco puedo echar en cara. Los 15 minutos de Adri en playoff creo que podrían haber sido muy importantes, sí que le echamos de menos. Faltó gasolina, ese jugador más, esa figura de Adri y, por su puesto, a Pablo. En general fue bien.
Sé que no se imaginaba llegar hasta el final. ¿Qué siente ahora cuando lo piensa?
Pienso que nuestra profesión tiene sentido porque crea un grupo humano y lo lleva a conseguir objetivos de juego, además de que implica tiempo físico y mental. El torneo les ha llevado a entender Pamplona, a la ciudad y sus valores, qué esperaba la gente de ellos, pero encima les ha hecho crear amistades. Si hemos llegado hasta aquí es porque ellos han pasado tiempo juntos, se querían, y eso ha sido un lujo para todos. Ha habido un proceso de maduración enorme, han ido de menos a más de una manera exagerada, ojalá hubiera entrado uno de los triples de Font o Ugochukwu en el último partido, estoy muy contento, es para seguir creyendo. 
Un momento de este año.
El partido de Zornotza en la vuelta, todo lo que ha supuso antes, durante y después, fue el cambio.
¿Y cómo espera el inicio de la temporada?
Ahora mismo estoy viviendo este momento de verano, de confeccionar el equipo, pero todavía no estoy mirando más allá.
¿Tiene ya una plantilla en mente?
Bueno, la idea que tengo es renovar jugadores. Algunos ya se han ido, como David Font al Bahía San Agustín o Iñigo De la Hera al Acunsa Gipuzkoa, ambos a LEB Oro, pero dentro del baloncesto que queremos hacer, como el de este año, estamos ya pensando. El dinero tiene que permitirlo y en función de lo que consigamos, veremos sí hay que darle algún matiz. Este momento es muy importante, yo me hubiera quedado con todos, creo que lo merecían, pero no puede ser. Basket Navarra tiene el presupuesto que tiene, sufrimos después de la pandemia, por eso miramos entonces a jugadores más jóvenes, sin embargo ahora también queremos eso. Creo que son los que mejores se adaptan al juego de la velocidad, no es solo el juego de Jordi Juste, pero ha funcionado. Además, el aficionado se ha enganchado con estos jugadores, les ha gustado esa filosofía, así que habrá que valorar, estamos abiertos. 
¿Volverá a contar con jugadores de la cantera?
Por supuesto. El primer año contamos con Vichi y Adrián, el primero jugó más porque andábamos cortos, después Sarobe y Pablo estuvieron entrenando con nosotros, Sarobe jugó contra el Zornotza, pero en general creo que son jugadores que están preparados. Seguiremos contando con ellos en el día a día e intentaremos que tengan más recorrido en competición.
Hace cuatro años aterrizaba en Noáin. ¿Cómo ha cambiado Jordi Juste desde entonces?
Recuerdo que llegué con muchas ganas y confianza, venía de una destitución y había estado parado tres meses, así que tenía ganas de poner en practica lo que había aprendido. También quería mejorar cosas que me parecía que no había hecho bien en Finlandia y ahora, después de tanto, creo que esa confianza en mi se ha transformado. Conozco al club, las circunstancias, los requerimientos, los esfuerzos que hacen y cómo se han adaptado, todo esto me ha enseñado a ser un entrenador que también se adapte. Lo he notado en las plantillas, por el tipo de jugadores que han llegado, y creo que el hecho de reforzarlo con los resultados me ha ayudado. Sé donde estoy a todos los niveles, entiendo a la directiva, a la gente, y creo que algo bueno estamos haciendo. Me siento con confianza y me considero un entrenador de club, a pesar de no ser de aquí, y considero que estoy creciendo con ellos en estos momentos de cambio. 
¿Y qué ha aprendido?
El carácter, la rasmia que me enseñaron desde el primer día, creo que incluso esa era la campaña del año que llegué. Me han enseñado a no rendirme en un mundo tan difícil, hay mucha gente y muchos intereses, pero me han enseñado a ir de frente. He aprendido a ser claro, a que lo sean conmigo, guste o no, pero esto hace que sepas con qué te vas a encontrar. También me hicieron conocer la categoría, no sabía nada, nunca había estado, y ellos me han ayudado a conocerla cada año un poco mejor. Esto a grandes rasgos, uno aprende cada día. 

He aprendido el caracter, la rasmia, a no rendirme, a ir de frente y también me han enseñado la categoría

¿De qué tiene más ganas?
Lo primero, de igualar la calidad humana del grupo de este año. Es algo difícil, uno no lo controla desde casa, llamando, pero me gustaría juntar un grupo de calidad. En lo deportivo es más complicado. El presupuesto es el mismo, llegar hasta el final no nos hace más ricos o más buenos, no sé si empezaremos de cero, lo dictaminará el número de jugadores que haya, pero pelearemos por lo que nos gusta. En definitiva, a Jordi le gustaría asegurar la permanencia cuanto antes y pelear por quedar arriba e incluso subir. Intentaremos mejorar con el método de trabajo que tenemos, hacer que la gente disfrute y se enganche.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE