Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Europeo sub-23

Colofón navarro en el Europeo sub-23 de Tallin

Iker Alfonso en el 4x400 y Estanis Ruiz en la final de 3.000 obstáculos cerraron el campeonato

François Beoringyan, Estanis Ruiz, Laila Lacuey, Maite González, Iker Alfonso y Asier Martínez.
François Beoringyan, Estanis Ruiz, Laila Lacuey, Maite González, Iker Alfonso y Asier Martínez.CEDIDA
Actualizado el 11/07/2021 a las 21:16
El Europeo sub-23 de Tallin dio este domingo carpetazo con una actuación estelar de la selección española, que cierra con 15 medallas su mejor desempeño de la historia de este campeonato. Un combinado nacional en el que han participado cinco atletas navarros entre los que ha emergido la figura de un inmenso Asier Martínez, un joven vallista que ya está en boca de cualquier persona aficionada a este deporte, e incluso de quienes no se habían enganchado hasta ahora. En la última jornada, dos navarros fueron protagonistas: Estanis Ruiz, que corrió la final de 3.000 obstáculos, concluyendo en la 13ª plaza, e Iker Alfonso, que tras ser semifinalista en 400 vallas participó ayer en el relevo 4x400.
ESTANIS RUIZ E IKER ALFONSO
Estanis, que se estrenaba en alta competición, realizó un tiempo de 8:58.11. Más que notable para el joven discípulo de Ignacio Santamaría, que debuta siendo finalista de un Europeo.
Iker, por su parte, ya había cumplido alcanzando las semis de 400 vallas. Ayer le tocó competir en los relevos, junto a sus compañeros Jesús Delgado, Javier Sánchez y Bernat Erta, que lograron ser terceros con 3:09.14. Se quedaron a segundo y 3 décimas de meterse en la final, y fueron décimos de todos los participantes.
Fueron precisamente los relevos, pero los de 4x100, los que completaron ayer una actuación histórica para España en Tallin, con sendas medallas de plata, con lo que la selección concluye con 15 metales y 29 puestos de finalista.
Entre estos logros, brilla con fuerza el oro de Asier Martínez, que le imprime una dimensión de atleta de nivel mundial aún mayor de la que ya traía antes de Tallin. Su enorme actuación en la capital estonia, con victorias en rondas, semifinales y final, siempre progresando, le convierten en una gran figura del atletismo europeo en la antesala de Tokio. Pero no sólo está el deportista. Las imágenes de Asier alegrándose por el bronce de su amigo Quique Llopis más que de su propio oro, sus abrazos, sus saltos, sus gritos tras coger las chapas... Todo eso significa más que ser campeón. Porque Asier lo es dentro, pero fuera aún más.
Asier ha sido el líder de una selección en la que los navarros lo han dado todo. Porque Laila Lacuey rozó la final de longitud, arrebatada por un centímetro, tras una temporada magnífica, y Maite González fue tan grande que se repuso de una caída para llegar a meta con honor. Ellos y el entrenador François Beoringyan tienen motivos suficientes para estar orgullosos.
ETIQUETAS
volver arriba

Activar Notificaciones