Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Atletismo

La victoria de Allyson Félix contra la discriminación de las madres deportistas

La ganadora de seis oros olímpicos ha conseguido ganar la batalla a Nike para que respete los contratos de las atletas cuando sean madres

Allyson Félix durante los juegos olímpicos de Río.
Allyson Félix durante los juegos olímpicos de Río.
DN
  • Colpisa
Actualizada 20/08/2019 a las 06:00

Si hay una deportista femenina que ha destacado sobre las pistas de atletismo en las últimas dos décadas y que no está escrito su nombre de milagro en ellas, esa es Allyson Michelle Félix. La protagonista que acapara estas líneas nació el 18 de noviembre de 1985 en Los Angeles, California. La atleta empezó a destacar a los 16 años, cuando disputó el Campeonato del Mundo de Juveniles en Debrecen, Hungría y cerró la boca a los que de pequeña le llamaban "piernas de pollo" de modo despectivo. "No me gustaba nada. Cuando la gente se mete contigo, a veces te animan a conseguir cosas que ni tú misma pensabas que fueras capaz de hacer. A mi me llamaban 'piernas de pollo' y lo usé para motivarme".

En esta cita, consiguió proclamarse con el oro en la prueba de los 100 metros lisos. Simplemente, fue la primera piedra de una gran campeona que estaba por venir. Ya en 2003, con 17, empezó a descubrirse en su prueba favorita, los 200 metros, logrando su primer metal (bronce) en esta prueba en los Juegos Panamericanos de Santo Domingo. Asimismo, su gran participación en los Campeonatos de Estados Unidos, donde quedó tercera, le permitió disputar los mundiales celebrados en París, los primeros que disputaba, aunque no pudo sobresalirse en este certamen.

Un año después, llegó la consagración de la estadounidense. En los Juegos Olímpicos de Atenas, en la ciudad de los Dioses, empezó a escribir su nombre. No solo por conseguir la medalla de plata en los 200 metros tras la jamaicana Verónica Campbell, también por conseguir una marca de 22.18, una cifra que suponía batir el récord mundial junior, además de acabar segunda en el ranking mundial en 2004.

Sus resultados no fueron un espejismo. De 2005 a 2007, conquistó ocho metales, concretamente, seis oros, un bronce y una plata, siendo imparable en los 200 metros con cien por ciento de efectividad de victorias en los campeonatos del Mundo de Helsinki y Osaka y en las finales mundiales de Mónaco y Stturgart. Su progresión iba en modo ascendente y a pesar de que en los JJOO de Pekín iba a repetir el mismo resultado de cuatro años atrás, además de conseguir un oro en los relevos de 4 x 400 metros, su alcance a la cima olímpica se iba a producir en Londres 2012. En la capital londinense se convirtió en la nueva reina de los 200 m, además de destacar otra vez en los relevos de 4 x 100 y 4 x 200 m, batiendo su récord personal en ambas pruebas de equipo.

Madre coraje En Río de Janeiro 2016, no se clasificó para su prueba favorita y tuvo que aspirar a lograr la hazaña en los 400 pero se tuvo que conformar con la plata. Cuando todo parecía estar en orden, un tabú del deporte iba a hacer presencia en la vida de Allyson Félix, cuando decidió ser madre. Un embarazo que decidió llevarlo de forma oculta por miedo a sufrir presiones y que su carrera se truncase. Una decisión tomada después de una década compitiendo al más alto nivel.

Además, lo planificó de una manera responsable, justo para prepararse para los Juegos Olímpicos de 2020 que se avecinan el próximo año en Tokio.

En junio de 2018, compitió y sus malos resultados hicieron saltar las alarmas a su entorno personal y profesional por una posible lesión. En realidad, estaba de ocho semanas de embarazo y se vio obligada a comunicar a sus más allegados su estado. Eso sí, decidió seguir el camino de su compatriota Serena Williams, que ganó el Open de Australia en 2017 estando en el mismo estado.

¿La razón para no revelarlo? El miedo. Una situación que le afectó en su recta final de dicho proceso de la naturaleza, sufriendo un parto prematuro. Su hija Carmyn nació pesando un poco más de kilogramo y medio. Anteriormente al nacimiento, la niña tenía el corazón desacelerado y se tuvo que aplicar una cesárea de emergencia. "No me importó si volvería a correr, lo único por lo que rezaba es que ella estuviera bien", afirmó Félix a la BBC.

Pero la polémica hizo acto de presencia. En mayo de 2019, Felix se unió a las denuncias discriminatorias de más compañeras en un documento publicado en 'The New York Times', asegurando que Nike, su empresa patrocinadora, le había ofrecido un contrato a la baja tras ser madre en 2018. Esto indignó a la atleta y rompió su relación contractual con una de las marcas deportivas más prestigiosas. Ya compitiendo y con Athleta como patrocinio, recibió una carta de Nike. En el contenido, el vicepresidente de marketing, John Slusher, afirma que aplicarán una nueva política contractual no discriminatoria. "Nuestras voces son poderosas", así tituló Felix su post en Instagram, reflejando su alegría porque la marca estadounidense no discriminen a las atletas que quieran ser madres. La publicación fue aplaudida por otras deportistas como la futbolista Megan Rapinoe, la baloncestitsta Candace Parker o compañeras de profesión como la atleta británica Bianca Williams.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE