Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

PARALIMPIADAS LONDRES 2012

El guía del atleta ciego: el reflejo oculto del triunfo

  •  Las Paralimpiadas de Londres han sido las primeras en las que los guías de atletas ciegos también han recibido medallas
  • El exguía navarro de atletas ciegos Carlos Chavarren analiza este avance y hace una retrospectiva a su experiencia

Enrique Sánchez-Guijo y Carlos Chavarren durante los 200 metros en un Campeonato Mundial de Berlín.
Enrique Sánchez-Guijo y Carlos Chavarren durante los 200 metros en un Campeonato Mundial de Berlín.
CEDIDAS
Una carrera de oro 5 Fotos
Una carrera de oro
El triatleta navarro Carlos Chavaren ha dedicado 11 años de su vida a ser guía de atletas ciegos en eventos de velocidad. Acompañando a corredores de la talla de Enrique Sánchez-Guijo, Luis Bullido y Purificación Ortiz Ortiz, delegada territorial de la ONCE en Navarra, participó en las Paralimpiadas de Barcelona '92, Atlanta '96 y Sídney 2000.
CEDIDAS
  • RAMARIS ALBERT. PAMPLONA
Actualizada 25/08/2020 a las 09:58

Dos atletas, una sola competición. La misma zancada, braceada y ritmo. Mientras las piernas del corredor alcanzan su máxima velocidad, los ojos y la voz del guía dirigen su camino. Las Paralimpiadas de Londres 2012 -en las que España obtuvo 42 medallas, de las que cinco fueron en atletismo- han sido las primeras en las que los guías de los ciegos en pista han recibido un metal, en reconocimiento al esfuerzo alcanzado junto al corredor.

El triatleta pamplonés Carlos Chavarren fue durante 11 años uno de esos guías que sirvió de ojos a grandes velocistas como Enrique Sánchez-Guijo y Luis Bullido. Con sólo 18 años, partió a Madrid a estudiar y, entre 1990 y 2001, acudió a las Paralimpiadas de Barcelona '92, Atlanta '96 y Sídney 2000. En un encuentro con Diariodenavarra.es rememora esa época y describe el trabajo altruista de una figura que se mantiene en un segundo plano, luchando por el triunfo de su atleta.

"Son grandes atletas éstos. Un ciego que vaya a una paralimpiada se lo ha currado. Ha metido sus horas y ha entrenado al mismo nivel que un atleta vidente", afirma. Y es que el entrenamiento es la base de una ejecución impecable, a lo que aspira un dúo que busca correr como si le acompañara el reflejo de su propio espejo.

En busca de la sincronía

Chavarren entrenaba tres horas diarias seis días a la semana. Eran largas jornadas en las que se buscaba que el atleta alcanzara su máxima velocidad en armonía con su guía, que se acopla totalmente a las aptitudes, las dificultades del corredor y al tipo de competición en pista. En su caso, su fuerte eran las carreras de 400 y 800 metros. Sin embargo, su trayectoria fue acercándose más a eventos cortos y explosivos- como los 100 y los 200 metros- ya que eran las competiciones de los ciegos con los que entrenaba.

"A nivel técnico, un momento muy difícil es el disparo de salida, porque se tienen que poner en movimiento los dos atletas a la misma vez sin molestarse el uno al otro. Si el atleta ciego pone el pie derecho al frente en los tacos, el guía tiene que poner el contrario. A veces, el atleta guía está acostumbrado a salir de una forma, pero como su atleta invidente salga de otra forma, él tiene que cambiar su patrón de salida para adaptarse", explica.

La labor del guía se torna más importante durante la competición, sobre todo, si el atleta se encuentra en un entorno desconocido. Es en esos momentos en que el lado más humano aflora y el guía, con palabras tranquilizadoras, sirve de "ojos" del competidor.

"La mayoría de los atletas pide información. Ellos van a tope, y durante la carrera no hablan, pero reclaman información: 150 metros, entrada a recta, 100 metros, y luego 40, 30, 20 metros. También hay que decirles en qué posición van: 'en recta y primero', por ejemplo. O 'lo tienes a medio metro' o 'lo tienes a cuatro metros', para saber si podemos ir a por él o no", indica.

El atleta siente su compañía, y sabe que, aunque no hay contacto físico, correrán juntos y serán uno solo. En ese momento, surge la magia.

"Es una sensación placentera porque piensas: '¡Qué bien va esto!'. Si no notas ninguna tensión en la cuerda, quiere decir que esto va de maravilla. Luego alguna vez te veías en imágenes en la televisión de la carrera y la cámara estaba y sólo se veía una persona porque el otro estaba haciendo perfectamente los mismos movimientos, la misma longitud de zancada, la misma braceada y no se apreciaba que había dos personas. Eso era lo ideal. A base de entrenar se conseguía", recuerda.

Tiempos de "añoranza"

Chavarren está retirado de la pista desde 2001, cuando regresó a Navarra para ampliar su familia. Hoy, tras la modificación del reglamento Paralímpico Internacional de atletismo que otorga medallas y diplomas a los llamados "guías de esfuerzo" -aquéllos que realizan la misma labor que el atleta invidente en pista- asegura que la satisfacción que produce el triunfo del deportista al que se guía no mermaba por la ausencia de reconocimiento oficial.

"En el caso del atletismo, me parece muy bien que se reconozca, pero no creo que eso haga que el guía vaya más contento. Esa labor se hace porque te gusta, porque ves que haces un buen trabajo", asegura.

Al recordar los años en que pisó los estadios de diversas partes del mundo, acompañando a la delegación española de atletas ciegos, sus recuerdos se agolpan en unos ojos que brillan de emoción.

"Siento añoranza porque fueron tiempos muy bonitos. Lo primero, hacías lo que te gustaba; segundo, viajabas. A veces eran viajes en que ibas a una ciudad, ibas tres días y cogías el avión de vuelta. Había otros en los que ibas el día antes, que tampoco es que fuera gran ventaja porque no podías ir mucho a pasear porque cansa. Los viajes buenos eran cuando volvíamos un día más tarde", apunta mientras sonríe.



Más información
  • Galería de imágenes:
volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE