Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Polideportivo

José Antonio Fernández: “El país tiene una deuda con sus deportistas”

Con motivo de los Juegos de Barcelona 92, España puso en marcha un plan para ayudar a sus deportistas, el plan ADO. Su responsable estuvo en Pamplona

José Antonio Fernández Herrero, máximo responsbale del ADO, en el exterior de la Casa del Deporte del Gobierno de Navarra
José Antonio Fernández Herrero, máximo responsbale del ADO, en el exterior de la Casa del Deporte del Gobierno de NavarraJ.P. URDIROZ
Actualizado el 26/11/2021 a las 09:15
Cuando España organizó los Juegos Olímpicos de Barcelona 92 puso en marcha un plan de ayuda a los deportistas. Entró en funcionamiento en diciembre de 1987, y en los Juegos de Tokio ha cumplido su octavo ciclo, con más de 300 deportistas becados. El murciano José Antonio Fernández Herrero ocupa desde hace algo más de un año su dirección general. Hace unos días estuvo en Pamplona, invitado por Miguel Pozueta y el IND, para hablar de deporte y ayudas.
Pasados unos meses de los Juegos de Tokio, ¿a qué saben las 17 medallas conseguidas?
Creo que esas 17 medallas hay que enmarcarlas en unos Juegos y en un ciclo olímpico que ha sido peculiares, para nosotros y para todos. Creo que hay que estar satisfechos por las medallas, por sí mismas, pero sobre todo teniendo en cuenta otras variables que nos invitan a ser optimistas para el futuro. El dato de los 328 deportistas que fueron invitan a ello, y que de ellos el 56% estén entre los ocho mejores del mundo. Hemos mejorado en diplomas, muchos cuartos podrían haber sido medalla. Y hay que tener en cuenta que perdimos opciones muy claras de medalla por lesión, como Nadal, Jon Rham o Carolina Marín. Con ellos podríamos haber tenido el mayor éxito de la historia en unos Juegos. Hay que analizar todo bajo el prisma de los datos, si el 56% de nuestros deportistas están entre los ocho mejores hay una perspectiva optimista para París o Los Ángeles.
¿Qué nos falta para dar ese salto? ¿más medios, más dinero?
Lo de los medios es una cantinela recurrente. Si miramos la aportación del plan ADO en Barcelona 92 o en Pekin o Londres no estamos en esos umbrales, tenían una financiación mayor. Pero la situación del deporte no es la misma.
¿En qué sentido?
Las infraestructuras deportivas no son las mismas, hay más cantidad. O las ayudas que son capaces de generar las propias federaciones no tienen nada que ver con las que había, o las ayudas a los deportistas tampoco tienen mucho que ver. Hay programas de ayudas autonómicas y municipales. El apoyo que se da el deporte no es el satisfactorio, se puede dar más, pero es diferente. No es una cuestión de recursos, es tener una idea clara de lo que queremos ser en el deporte y en el ámbito olímpico.
¿Y qué queremos ser?
Esa es la pregunta que se tiene que hacer el deporte español. ¿Queremos ser una gran potencia en Juegos Olímpicos o una gran potencia en deporte base? Esa pregunta hay que hacérsela, y esas dos posibilidades son combinables. Tener referentes es importante para el deporte base, pero el deporte base necesita un apoyo importante.
¿De la cantidad sale la calidad?
En teoría sí. ¿Nos interesa obtener medallas u obtener más participantes? Alejandro Blanco dice que si medimos el ratio inversión/resultados, España está entre las tres potencias mundiales del deporte. Con poco sacamos mucho. Lo que nos falta aquí es tener una cultura deportiva más global, el deporte no solo es ocio, no valoramos que el deporte es una profesión, que tiene impacto económico, social... hay que valorar lo que es. Y creo que es una palanca de la transformación económica del país. El Gobierno ha invertido más de 1.000 millones en deporte y con las ayudas europeas se va a incrementar un 25%. ¿Por qué no hay un Ministerio de Deporte?
¿El deporte es el segundo plato del Ministerio de Cultura?
Tampoco. Pero al deporte hay que darle la relevancia que tiene.
¿Sería planteable?
No está en mi mano, pero es algo sobre lo que reflexionaría.
¿Por qué le cuesta a las empresas invertir en deporte?
Yo creo que las empresas sí que ven invertir en el deporte, porque es un vehículo de transmisión de valores. Para mí el problema está en las estructuras deportivas, en saber captar y conseguir que las empresas materialicen esa inversión.
¿En qué sentido?
A las empresas no les vale con un retorno fiscal, que ya existe. Hay que buscar otros retornos, que son los que ellas demandan. Retorno en visibilidad, en impacto... las estructuras deportivas y las empresas tienen que hablar el mismo idioma en comunicación, marketing... falta profesionalización.
El deporte es un buen vehículo.
Sí, porque hay unos valores, una manera de hacer las cosas, una cultura de la salud que interesan a las empresas.
Cuando ve que un olímpico de 30 años sigue dependiendo de becas, que no son una millonada, ¿qué piensa? ¿la recompensa es poca?
De la beca ADO se entra y se sale por resultados deportivos. Es así de frío, y nos preocupa. Para París vamos a buscar que el plan tenga otras salidas para deportistas de alto rendimiento. Antes el pensamiento era el deportista o entrenaban o se preparaban para otras cosas. Ahora, no. Hay programas del CSD que apoya al deportista a su inserción al mundo laboral. El COE también tiene programas en este aspecto, pero es un ámbito que como país tenemos que trabajar desde la gratitud. Nuestros deportistas nos han representado delante de todo el mundo, y como sociedad tenemos una deuda con ellos. Es increíble que un medallista como Ray Zapata no haya conseguido aún tener un patrocinador personal. Creo que nos lo tenemos que mirar como sociedad.
¿Hacia dónde tiene que ir hacia el modelo ADO?
El modelo se creó para Barcelona 92 y transformó el deporte español, lo profesionalizó. El deportista solo tenía que pensar en entrenar porque una alianza público-privada se iba a encargar de cuidarle, esa fue la gran revolución. Hoy 33 años después del programa, ADO tiene que modernizarse, adaptarse a los tiempos. Las prioridades de los deportistas son otras, la sociedad demanda otras cosas y los patrocinadores, las empresas, necesitan otra cosa. Ya no es una cuestión patriótica, ni tan institucional. El modelo de Barcelona y de ADO se estudió y se exportó a otros países. Y hay otros modelos, como en Team GB o el Team USA o el holandés, un plan a medio largo plazo. ADO tiene que renovarse y el reto es París. ADO no puede ser un plan de patrocinio institucional, quien tiene que estar en el centro es el deportista y tiene que ser un patrocinio más adecuado a la realidad de las empresas. Hay que recuperar el sentido de pertenencia del deportista al programa.
Los plazos hasta París son pequeños.
Sí, pero las becas están aseguradas y la financiación está garantizado por el CSD. En el ciclo de Tokio, el estado ha tenido que poner dinero para cubrir las becas porque no había empresas. Los deportistas tienen que convertirse en iconos, tienen que interactuar con las marcas y generar una marca de país importante y que se represente en todo el país.
¿Qué pasos concretos de modernificación tiene?
Lo que hemos dicho y generar un programa de patrocinio que sea bueno para que las empresas inviertan en deporte. La herramienta fiscal no es lo más importante, sino asociarse a algo que tenga un valor.
En Navarra existe la Fundación Induráin, ¿qué concepto tiene de ella?
Todo lo que sea apoyo al deporte y al deportista es bueno. Le ha pasado lo mismo que el Plan ADO y hay que reformularlo, hay que ofrecer más sentido a su participación a los patrocinios, no es otra cuestión. El deporte tiene que reformular la fórmula de patrocinar a las empresas.
volver arriba

Activar Notificaciones