La Hemeroteca
Hoy puedes ver DN+ sin publicidad, como si tuvieras una suscripción... Suscríbete y será así todos los días.
Suscríbete a DN+
diario 2

Arteta, último refugio de la vida tradicional

Creado por el artista José Ulibarrena con miles de piezas que ha ido recopilando desde los años 60, el Museo Etnográfico de Arteta reivindica a aquellos artesanos que contribuyeron a facilitar la vida cotidiana cuando no existían las máquinas. Hoy, este espacio conmemora su 30 aniversario

Arteta, último refugio de la vida tradicional

30 aniversario del Museo Etnográfico de Arteta

15/10/2016 a las 06:00
Etiquetas
Un caserío del siglo XVII, enmarcado en el bucólico entorno del Valle de Ollo, atesora siglos de historia anónima. Sus protagonistas, artesanos que fabricaron ingeniosos utensilios, facilitando enormemente la vida cotidiana en las épocas anteriores a la aparición de las máquinas. La acumulación de piezas es abrumadora: cualquier mínimo resquicio ha sido aprovechado al máximo, incluyendo las paredes y el techo. Solo en la planta baja se exhiben casi 3.000 objetos, entre ellos aperos de labranza, utensilios de pesca, kutxas, yunques, estelas funerarias e incluso un carro del siglo XVIII.

Recorrer las tres plantas del Museo Etnográfico de Arteta es adentrarse en el universo del escultor José Ulibarrena, quien desde los años sesenta ha ido adquiriendo las 8.000 piezas que hoy se exhiben en Casa Fantikorena. Hasta hace seis años, este museo era al mismo tiempo el hogar y el taller de Ulibarrena. Un lugar que él se resistía a abandonar y al que se empeñaba en volver, pese a los riesgos que conllevaba para un octogenario.

El artista peraltés, que ya ha cumplido 92 años, regresará hoy a Casa Fantikorena para asistir a la celebración del 30 aniversario del Museo. El programa de actos incluye una comida popular que reunirá a 300 personas y actuaciones de música, baile y deporte rural.

INGENIO Y ESTÉTICA

Hoy, quien se encarga de atender a los visitantes del Museo Etnográfico es Elur Ulibarrena, hija del escultor. En la planta baja muestra una de las piezas más antiguas y singulares del museo, un guerrén o asador del siglo XII que procede de Roncal. Todas las piezas tienen algo en común: son objetos útiles y a la vez bellos, provistos de detalles que hablan de la sensibilidad del artesano que les dio forma. “Mi padre siempre se ha fijado en el aspecto estético”, apunta Elur. El guerrén está colocado sobre una mesa de nogal de 400 años de antigüedad, realizada en una sola pieza. “El artesano sabía cuándo y cómo cortar la madera para que no se alabease”.

Incluso los yunques se decoraban. “Cada artesano le puso a su trabajo su impronta, para demostrar que sabía hacer algo bonito y también para dar prestigio al cliente, que buscaba un toque de distinción”, explica. A continuación, invita a reparar en la variedad de formas que se pueden apreciar en unas simples parrillas para hacer talos. “Fijaos en la cantidad de variantes que hay dentro de la misma herramienta: formas curvas, cuadradas, redondas e incluso con forma de estrella”, enumera. Elur Ulibarrena destaca el “ingenio” demostrado por los artesanos a la hora de resolver problemas cotidianos. Como ejemplo, muestra un arado de madera y hierro que fue fabricado con tan sólo tres tuercas. “Se tenían que apañar con lo que tenían en el caserío. Eso hace que se desarrolle la inventiva. En su día, todas estas innovaciones facilitaron la vida a mucha gente”, reivindica.

También repara en un utensilio que permitía acotar el fuego que se encendía en casa, evitando que los troncos se movieran. “Así, los habitantes de la casa podían dedicarse a otras tareas mientras el fuego quedaba controlado”, cuenta.

El Museo Etnográfico de Arteta contiene piezas que se remontan a los albores de la Edad Media, como el arca de Egiarreta, datada en torno al siglo XI. En otros casos, se desconoce su grado de antigüedad. “Es muy difícil datar las piezas etnográficas, puesto que desde la Edad Media hasta finales del siglo XIX, la manera de trabajar era prácticamente la misma. El modo de vida apenas cambió en cuatro siglos”, apunta Elur Ulibarrena.

DONACIONES

“Prefiero comprar una pieza etnográfica que un abrigo o pasar unas vacaciones”. Así lo manifestó José Ulibarrena, hace tres décadas, en una entrevista con Diario de Navarra. Todo lo ha invertido en adquirir sus tesoros etnográficos. Siempre con la ayuda de su familia, especialmente de su mujer, Rosa Herce, que se centró en la indumentaria. “Era un aspecto que a mi padre le interesaba menos”, apunta Elur.

Además de recorrer el territorio del antiguo Reino de Pamplona, -que abarcaba zonas de las actuales Aragón y La Rioja-, Ulibarrena adquiría piezas a través de anticuarios o por otros medios, como la venta ambulante.

Además, el museo cuenta con algunas donaciones. Una de las más espectaculares es un carro del siglo XVIII pintado con pequeños recuadros que encierran escenas bucólicas. En uno de ellos figura el nombre del carretero que lo fabricó: Félix Hernández, de Aldeanueva de Figuero. Se trata de una donación que realizó un vecino de Alfaro. “Un día vino aquí, vio el museo y nos contó que tenía este carro. Ya no sabía qué hacer con él y nos lo regaló”, recuerda Elur. Otra donación es una prensa para hacer sidra que perteneció a la Caja de Ahorros Municipal y que estuvo colocada en la Ciudadela, frente al Pabellón de Mixtos. “Tiene la peculiaridad de que está firmada y fechada: Andreu Cubau, 1875”, apunta Elur. “Sabemos que Cubau vino a Navarra a hacer prensas, pero se conservan muy pocas”.

Una vez donada al Museo Etnográfico, la prensa estuvo expuesta durante al menos 15 años en el exterior, pero la amenaza de deterioro obligó a albergarla en la planta baja. “Como no podíamos meter un tractor, hubo que desmontarla entera y después reconstruirla con la ayuda de un andamio”, recuerda Elur. Entonces aprovecharon para hacerle una limpieza básica -“quitarle el polvo y el musgo”-, añadiendo un tratamiento anticarcoma y un consolidante para la madera. “Fue una restauración de mínimos, como solemos hacer siempre. Mi padre es partidario de que las cosas se vean como son, de la forma más original posible”, recalca.

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra