Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Libros

Ray Loriga: "Poder morir en todo lo álgido es un sueño"

Ampliar El escritor Ray Loriga regresa a las librerías con 'Cualquier verano es un final', una novela sin traumas ni tristeza donde aborda la amistad y el amor
El escritor Ray Loriga regresa a las librerías con 'Cualquier verano es un final', una novela sin traumas ni tristeza donde aborda la amistad y el amorEFE
Publicado el 11/01/2023 a las 10:44
Ni una biografía ni un testimonio sobre su enfermedad, eso sí, Ray Loriga ha prestado a los personajes de su nueva novela, 'Cualquier verano es un final', algunos de sus "males" para construir un relato sobre la "amistad bien entendida", la que da libertad a un amigo para decidir cómo y cuándo morir porque "poder morir en todo lo álgido es un sueño".
Tras 30 años de carrera literaria, y tras superar hace más de dos años un tumor cerebral del tamaño de una "pelota de golf", Loriga (Madrid, 1967) regresa con esta novela (a la venta el 12 de enero) cuyo germen nació en la planta de neurología donde estuvo ingresado y donde llegó a la conclusión de que si "salía de esas" era el libro que le apetecía escribir, ha contado a EFE.
Y lo que le ha apetecido es desarrollar una historia en la que tres personajes -Yorick, Luiz y Alma- dan una lección de lo que para Loriga es la amistad "bien entendida": "es como unos lazos de seda muy suaves que acercan pero no atan. Me gustaría que eso se vea en el libro, la sensación de que el amor y la amistad conciben grandes márgenes de libertad".
Un concepto digno de los grandes románticos que en la literatura de Loriga se convierte en un testimonio regado de humor sobre las relaciones humanas, un estudio sociológico sobre la generosidad de la amistad ante una situación límite, la de ver cómo un amigo decide morir en un momento de su vida donde reina la felicidad.
Porque, ¿por qué no?, y así lo cuestiona el escritor a través de Luiz, esa suerte de semi Dios que decide morir en un centro de muerte asistida en Suiza y al que Yorick, una suerte de alter ego del autor, adora y venera.
"Eso es lo que les une a los dos, pensar que si se murieran ahora mismo la vida hubiera sido bien, morir antes de que te pase nada horroroso. Esto es un sueño, poder morir en todo lo álgido, en el momento feliz, que muchas veces no es un momento de triunfo, sino de paz, de estar a gusto", ha aseverado.
Y gracias al personaje de Yorick, Loriga también ha llegado a la conclusión, "con frialdad, tranquilidad y hasta un poco de buen humor", de que la muerte es "vulgar", porque es algo que le pasa a todo el mundo, pero "lo malo es el sufrimiento y la agonía" cuando le sucede a uno mismo, ya que para Loriga la muerte de los seres queridos es "un dolor tremendo".
"La muerte propia no duele tanto", ha matizado dejando ver en su cara una sonrisa irónica que evita dar juicios, como lo hace en su novela, sobre la muerte asistida y el derecho a morir.
La misma ironía mezclada con retranca con la que ha confirmado que por eso 'Cualquier verano es un final' (Alfaguara) no es "ni una autobiografía ni un testimonio de una enfermedad", sino un relato en el que ha "prestado" a Yorick algunos de sus males y a Luiz algunos de sus "sueños".
"A los personajes no los puedes dejar vacíos, porque los dejas huerfanitos", ha añadido el autor también de "Lo peor de todo" sobre estos dos amigos a punto de abandonar la juventud que sentencian con sus peripecias que en el amor anida la "idealización" y que elegir amigos es un hecho "caprichoso", "no pones anuncios en los periódicos buscando perfiles, te vas encontrando a gente y con alguno haces click".
A caballo entre Madrid, Lisboa (donde vive Luiz) y Suiza, el libro cuenta también con un tercer personaje para completar esta santísima trinidad, Alma, la ilustradora de la editorial que dirige Yorick, una mujer a la que también ama y que se convierte en la parte más lógica y racional de la obra.
Un personaje con el que Loriga teje una fina crítica y un merecido homenaje, ya que si bien usa estos perfiles profesionales para hacer un repaso a las bondades y maldades de los grandes grupos editoriales; con estos perfiles además homenajea al oficio de su padre, el ilustrador José Antonio Loriga.
A sus 56 años, Loriga se cansa más, no sólo por las secuelas que le ha dejado el tumor, sino porque "puede ser" que esté "más viejo", pero si tiene claro algo es que el humor es lo que más le ha ayudado en su vida.
"Siempre lo he considerado esencial, no solo para escribir, sino para vivir, tener humor es como la única manera de que por mucho que pesen las cosas tienes la voluntad de aligerar presiones", ha concluido.
ETIQUETAS
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Gracias por elegir Diario de Navarra

Parece que en el navegador.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, para poder seguir disfrutando del mejor contenido y asegurar que la página funciona correctamente.

Si quieres ver reducido el impacto de la publicidad puedes suscribirte a la edición digital con acceso a todas las ventajas exclusivas de los suscriptores.

Suscríbete ahora