Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Cine

Ricardo Darín: "España enjuiciará su pasado en algún momento"

Encarna en 'Argentina, 1985' al fiscal Strassera, que sentó en el banquillo a los jefes de la dictadura miitar

Ampliar El actor argentino Ricardo Darín, posa a su llegada a la capital donostiarra durante la celebración del Festival Internacional de Cine de San Sebastián
El actor argentino Ricardo Darín, posa a su llegada a la capital donostiarra durante la celebración del Festival Internacional de Cine de San SebastiánEFE
Actualizado el 20/09/2022 a las 08:09
La prensa americana califica a Ricardo Darín como "uno de los mejores actores del mundo" tras el estreno en el reciente festival de Venecia de 'Argentina, 1985'. Vaya sorpresa. El peliculón de Santiago Mitre, presentado en la sección Perlas del Zinemaldia, convierte al protagonista de 'El secreto de sus ojos' en el fiscal Julio César Strassera, que en 1985 sentó en el banquillo a los jefes de la sangrienta dictadura militar argentina. Darín se sale en un emocionante filme histórico de juicios que llegará a los cines españoles el 30 de septiembre.
-El estreno de esta película la próxima semana va a poner Argentina patas arriba.
-La historia trabaja una cuerda emocional reflexiva y humana de la que es difícil escapar. Es probable que haya controversia, resulta esperable. Estamos acostumbrados a trazar paralelismos con la actualidad. Y ahí es donde las cosas se empiezan a confundir y solemos caer en exageraciones. Todo esto me tiene bastante sin cuidado, mis expectativas están puestas en cómo va a llegar esta historia desconocida para los menores de 30 años.
-¿Los jóvenes argentinos no conocen la dictadura? 
-No creas que para mí resulta una gran decepción, las cosas se desarrollaron como las tenía previstas a pesar de mis deseos. No soy optimista, no sufro grandes decepciones. Sí tristezas, porque todo sigue igual. No reclamo a los chicos que no vivieron aquello que lo tengan entre sus cinco primeros temas vitales; la vida va a una velocidad que no te permite mirar hacia atrás. Me dan esperanza los que están interesados en lo que pasó para no repetir los mismos errores. 'Argentina, 1985' cuenta un hecho histórico que puede atravesar nuestro presente, mira hacia el futuro.
-En España no tuvimos esos juicios contra los responsables de la dictadura.
-Quiero ser muy respetuoso en este apartado. Son historias que tienen mucho dolor detrás, muchas vidas perdidas. Pero hay una cuestión cuantitativa que hace que los dos países no estén muy próximos en ese sentido. El yugo en España llevó décadas y un enfrentamiento entre hermanos que arrojó una cifra increíble de pérdidas humanas. Por eso soy muy respetuoso con el proceso de maduración reflexiva que cada país necesariamente tiene que tener al abordar estos temas. No quiero inflamar sentimientos incendiarios. España lo hará en algún momento, queda por averiguar cuánto tiempo necesita para abordar ese proceso en términos modernos. La historia que contamos nosotros no tiene 40 años, y hemos necesitado ese tiempo para rodar una película. No hay que empujar, porque nos puede salir el tiro por la cultura con estos temas ásperos.
-Strassera tuvo en sus manos el futuro de un país.
-En la película se concentra todo en la figura de Strassera, pero en realidad se apoyó en un joven equipo de fiscalía, fue un trabajo de equipo. Es la historia de un hombre común en un contexto muy extraordinario. Muchos no se subieron, estos lo hicieron por una cuestión de coraje y valentía.
Un camino de abrazos 
-'Argentina, 1985' resulta muy oportuna en estos tiempos de auge de populalismos de ultraderecha.
-Era necesario hablar de este tema, no se trata de oportunidad. Esta fue la primera película que se rodó en la pandemia, todos los días nos hacíamos pruebas antes de entrar en el set. Uno nunca sabe cuándo se va a estrenar una película y si va a coincidir con lo que sucede en el mundo. Por supuesto que hay gente que todavía sigue añorando a los militares, gente que es amiga de la mano dura y pide pena de muerte. Hablas con ellos cara a cara y encuentras seres razonables, pero forman parte de un grupo intolerante y falto de sensibilidad. Yo sé que esta película va a generar controversia en esos sectores con actitudes intransigentes. En la gente mas sensible, proclive a emocionarse y reflexionar, encontrará un camino de abrazos.
-¿Esta será una de las películas por las que le gustará ser recordado? 
-Creo que sí por lo que estamos empezando a recibir. Se va a colocar en un lugar recordable. Y creo que es una de esas películas que va a envejecer bien. En la medida en que uno toma distancia de la virulencia del momento la puede apreciar. Yo sigo descubriendo cosas nuevas en ella. Rodamos en lugares históricos, me impresionó entrar en la sala de audiencias del Palacio de Tribunales de Buenos Aires, donde se celebró el juicio original. Cuando la vi llena de figurantes me olvidé de que era una película, viajé al pasado. Este 18 de septiembre se han cumplido 37 años del alegato de Strassera del 'nunca más'.
-¿Ha sentido más emoción haciendo la película o ahora que se empieza a ver con público?
-Las vidas perdidas son irrecuperables, el dolor de la Dictadura no se va a transformar en otra cosa. Esta celebración puede aportar una especie de bálsamo. La aparición de la verdad y la justicia imagino que hará sentirse más acompañados a los que han sufrido, no avasallados, como se sintieron. Es una reparación mínima porque, insisto, las vidas perdidas no se recuperan.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE