Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Festival

El jazz, una música "muy viva", entre "el purismo y la fusión"

El estellés Íñigo Galdeano ofrece este sábado una conferencia en el festival riojano Munijazz

Ampliar El grupo estadounidense Snarky Puppy durante su actuación hoy jueves en el pabellón de Mendizorroza, en la segunda jornada del Festival de Jazz de Vitoria
El grupo estadounidense Snarky Puppy, en el Festival de Jazz de Vitoriaefe
Publicado el 13/08/2022 a las 12:36
El jazz se mantiene como un estilo musical "muy vivo" gracias, por un lado, al "purismo" en Estados Unidos, donde sigue ligado a sus raíces y a la "fusión" con otras músicas, que le han permitido llegar más al público europeo y a los jóvenes en general.
Así lo ha explicado Íñigo Galdeano (Estella, 1980), uno de los grandes expertos españoles en jazz, que vive en Estados Unidos, donde compagina sus actuaciones con el trabajo para una de las principales discográficas de jazz, y que este sábado ofrece una conferencia en el marco del festival riojano Munijazz.
Galdeano, navarro de nacimiento, emigró a Estados Unidos tras sus primeros estudios musicales en su tierra; allí se formó en jazz en Berkeley e Indiana y se quedó a vivir en Nueva York, donde pasea su saxofón por los más prestigiosos clubes y trabaja como "consultor" para ESP-Disk, uno de los sellos especializados en este estilo con más trayectoria, seis décadas.
Aunque desde que vive en Nueva York ha logrado mantenerse en activo como músico de jazz, reconoce que desde que empezó a estudiar le gustaba conocer "lo que hay detrás de la cortina" y por eso decidió estudiar sobre las "peculiaridades" que tiene esta música y se ha dedicado profesionalmente a aplicarlas a la industria discográfica.
El jazz, asociado desde el siglo XIX a la población negra del sur de Estados Unidos "fue ya la música popular que acompañó a los soldados norteamericanos que regresaban a casa de la Segunda Guerra Mundial" con lo que "ya entonces se puede decir que era música popular, era el pop de entonces".
Pero décadas después, detalla, el pop "logró ser un estilo de 360 grados, porque acompaña a los artistas en todo momento, en la promoción, en grandes giras...." mientras que "el jazz es otra cosa", reconoce.
Sin embargo él mismo es el ejemplo de que "hay gente que quiere conocer el jazz, estudiarlo, profundizar" y eso hace que se mantenga como una música viva en su "cuna", donde hay estudios universitarios solo de jazz.
Además "ahora mismo, las fronteras entre estilos musicales están muy difusas" algo que beneficia al jazz porque "la improvisación, que es su gran característica, se usa como aderezo a otras músicas" con lo que "aunque sea como una influencia en otros estilos, hace que los jóvenes se acerquen a él, lo mantiene vivo", asegura Galdeano.
No obstante, esa situación "aviva" el debate entre "los puristas y los que son partidarios de la fusión" que "ha existido desde siempre" casi "desde el mismo momento en el que se publicó el primer disco de jazz, en 1917" ya que lo hicieron músicos blancos "porque entonces para los negros era muy difícil grabar, a pesar de que se consideraba una música con un elemento racial claro" y "se habló de apropiación cultural".
Otro de los contrastes del jazz es que "comenzó como una música del pueblo, de las clases más bajas, que se tocaba en locales y barrios de mala reputación" y "sin embargo, luego pasó a ser una música de élites" y "en cierto modo, fuera de Estados Unidos, se ve así".
"El jazz es una música del momento, para disfrutar desde el corazón y de forma visceral", afirma e músico navarro, aunque ese disfrute que provoca la improvisación "que es la característica esencial del jazz", afirma, conlleva "horas y horas de trabajo y estudio por los músicos".
Porque el jazz "es toda una carrera profesional, habrá pocos músicos que estudien tanto como los que tocan en este estilo", asegura y recalca que "hay mucho trabajo detrás de buscar el ritmo y la armonía que luego se improvisa en el escenario".
Esa necesidad de estudiar y practicar "rompe" con el estereotipo del músico bohemio que solo vive de noche y en los clubes. "Alguno quedará", asume el músico navarro, pero "todos mis compañeros en conciertos y yo mismo, llevamos una vida muy normal, después de cada actuación hay que ir a casa para pensar en el trabajo del día siguiente, de promoción o de otras cosas".
Trabajos como el suyo, que actúa de "consultor" para discográficas, en especial para ESP-Disk, con el objetivo de "aportar una opinión que les ayude en sus proyectos y a aportar mi conocimiento y mi experiencia en sus inversiones", concluye el músico navarro.
ETIQUETAS
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE