Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Agenda

Diana Iniesta se suma a la Ruta del Arte de Baztan con una exposición en Erratzu

La artista suma catorce veranos consecutivos mostrando el trabajo pictórico realizado en un año. La muestra ‘A tu lado/Zure Ondoan’, compuesta por cuarenta obras, hace un recorrido por el paisaje, las flores, el retrato y la figura humana

Ampliar El color se impone en este cuadro perteneciente a la serie Flores, una temática recurrente en la obra de Diana Iniesta que siempre pinta las flores del natural
El color se impone en este cuadro perteneciente a la serie "Flores", una temática recurrente en la obra de Diana Iniesta que siempre pinta las flores del naturalcedida
Publicado el 13/08/2022 a las 06:00
Pintar es algo más que crear una composición a partir del color, la luz o la pincelada. Es afrontar distintas etapas vitales y plasmar en el lienzo esos momentos de alegría y sueño, pero también de tristeza, nostalgia o recuerdos. Así lo entiende Diana Iniesta, quien deja constancia de sus emociones en "A tu lado/Zure Ondoan", la exposición que año tras año programa en su estudio taller de Erratzu y que se convierte en un viaje por sus inquietudes, búsquedas, reflexiones y emociones.
Fiel a su cita con el arte y el valle de Baztan, la artista catalana afincada en Erratzu presenta una muestra formada por cuarenta obras, la mayor parte de ellas de reciente creación, centradas en distintas temáticas, como el paisaje, las flores y la figura humana a través de los retratos. Son catorce veranos los que suma Diana Iniesta con sus exposiciones, si bien este año parte de su obra tiene una faceta más emotiva. La artista ha querido rendir homenaje a seres queridos que han fallecido en los últimos meses. “Me han acompañado, han formado parte de mi historia, he compartido algo con ellos y darte cuenta de la pérdida, duele”, indica la artista que recuerda a un ex-alumno guipuzcoano de su taller-escuela, a una alumna fallecida en un accidente de tráfico.
LECCIÓN DE VIDA
La selección de buena parte de las obras está relacionada también con el recuerdo al actor y músico americano que hizo de modelo para uno de sus retratos, así como a uno de sus profesores de The Art Students League de Nueva York, donde acude regularmente para ampliar su formación pictórica. Este recuerdo u homenaje pictórico se completa con "Rosas en Xubiet", una obra que la artista pintó en recuerdo a José  María Apezetxea, el decano de los pintores de Baztan, a partir de unas rosas del jardín de la casa familiar.
La artista Diana Iniesta, en su taller-escuela de pintura
La artista Diana Iniesta, en su taller-escuela de pintura en Erratzutoni sasal
Junto a la pérdida, la exposición también tiene que ver con el reencuentro con el paisaje, la naturaleza, la vida cotidiana, sin olvidar a sus amigos y alumnos de sus clases de pintura. “Es recuperar la vida normal. Y si he sufrido con las pérdidas de seres queridos, también quiero celebrar la normalidad, volver a dar clases, el contacto con la gente. Todo lo que me ha ocurrido es como una lección de vida”.
APRENDER CON FLORES
Cuando Diana Iniesta explica las inquietudes que le han acompañado este último año en su faceta pictórica, reconoce que sus pinceladas y temáticas van en consonancia con su mirada al pasado, el presente y el futuro. El pasado está en algunos paisajes y recuerdos de sus estancias neoyorkinas, mientras que el presente se centra en la figura humana a partir de modelo al natural, además de las flores, una temática con la que alcanza su máxima expresividad en cuanto a pinceladas y color. “Las flores me definen, pero no por pintar flores haces siempre lo mismo. Las flores son una excusa para estudiar, para pintarlas al natural, utilizando una lámpara de luz de día, para acercarse a su piel. La piel de las flores es traslúcida como la piel del ser humano. Por eso necesito tanto las flores. La anatomía y la piel son la gramática, mientras que la pincelada y el movimiento son el vocabulario. Es lo que te da el color, el ritmo, la composición”.
Si sus estancias en Nueva York le acercaban al retrato y a la figura humana, la artista piensa en regresar a Erratzu para recibir los ramos de flores que amigos y alumnos le regalan y con los que se adentra en una investigación artística. “Intento huir de mecanismos y eso me lleva a moverme por otros caminos. Uno de ellos es poder pasar de la anatomía y la cualidad de la piel humana a seguir estudiando esa cualidad traslúcida con las flores”.
EVOLUCIÓN
Siempre pintadas del natural, Diana Iniesta hace fotografías de cada uno de las composiciones florales que luego plasma con sus pinceladas. “Me encanta pintar con un modelo y a todas las flores les hago fotografías, pues quiero que se vea que pinto al natural. Vivo un proceso y quiero que se vea, quiero compartirlo con los demás”.
Si las composiciones florales, los retratos y la figura humana centran el presente de la pintora, el paisaje simboliza el futuro más inmediato. Son paisajes pintados al aire libre, abocetados y expresivos, en los que puede aparecer alguna referencia humana y que no se centran únicamente en los árboles y la vegetación. “He integrado el retrato en el paisaje, personas de mi entorno que son importantes las he pintado en un contexto inmediato”, indica la autora que hace referencia a "Eider con Alai", una de sus últimas obras que puede verse en la exposición.
Afincada desde hace dieciocho años en Erratzu, la artista recuerda cuando llegó al valle de Baztan, salió al campo y se puso a pintar árboles. En la actualidad, los árboles no son los elementos más recurrentes de su pintura, no porque no simbolicen el valle en el que vive, sino porque su pintura ha evolucionado al igual que su mirada. “Me he hecho un lugar, se me ve como una pintora. Pinto lo que veo alrededor y en Baztan me siento bien”.
"Erratzu", una de las obras de la exposición A tu lado/ure Ondoan.cedida
Con la luz como hilo conductor, considera que para que una pintura irradie luminosidad no basta con los recursos artísticos, sino que es preciso que el artista entre en diálogo con su interior, lo que supone una pintura intimista. “La verdad es belleza y la belleza es verdad. Si miras alrededor, la riqueza es inagotable. Cuando llegue al valle pintaba, sobre todo, árboles. Me sentía tan desnuda que me dediqué a ello en cuerpo y alma. Pero llegó un momento que no sabía que pintar. Luego te das cuenta que si miras alrededor y te miras a ti misma, la riqueza es inagotable”.
+ "A tu lado/Zure Ondoan". Diana Iniesta. Taller-escuela de Erratzu. Hasta el 30 de agosto. Horario: 12.30 a 13.30 y 18.30 a 20.30 h. (consultar días en www.dianainiestabenedicto.es).
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE