Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Historia

Las momias también van al radiólogo

La exposición del CaixaForum Madrid en colaboración con el Museo Británico muestra seis cuerpos del antiguo Egipto y sus sarcófagos

Ampliar Momia de Nesperennub, sacerdote de Tebas, que forman parte de la exposición
Momia de Nesperennub, sacerdote de Tebas, que forman parte de la exposición "Momias de Egipto. Redescubriendo seis vidas" que CaixaForum MadridEFE
Publicado el 15/07/2022 a las 06:00
Seis personas que vivieron en el antiguo Egipto a lo largo del Río Nilo han vuelto a la vida en la nueva exposición del CaixaForum de Madrid, que estará disponible hasta el 26 de octubre. Un funcionario, dos sacerdotes, una mujer, un niño y un joven momificados hace miles de años se descubren por debajo de sus vendas sin necesidad de desenvolverse. Con ayuda de tomografías e impresión tridimensional se han reconstruido los cuerpos y los elementos que se conservan debajo de las decenas de capas de textil. La colección de momias forma parte del inventario del Museo Británico. Se han elegido a seis de los 120 tesoros arqueológicos por considerarse más interesantes y diversos. Esta experiencia científica se une con la cultura para ser una aproximación a la vida de los ciudadanos de la antigua civilización. El propósito es recuperar la idea "romántica", alejarse del terror que suele ser la perspectiva común para conocer sus relatos cotidianos. Los cadáveres envueltos han sido colocados junto a sus sarcófagos. Además, en las salas se pueden apreciar más de 200 elementos encontrados dentro de los ataúdes. En los féretros del niño y la mujer se han ilustrado sus retratos. En el del menor se tiene una imagen más realista, casi una fotografía de su rostro. Mientras que en el de Takhenemet (la "señora de casa") se observa una figura que sostiene un instrumento musical conocido como sistro. Los comisarios Marie Vandenbeusch y Daniel Antoine explican que es la forma en la que ella deseaba ser recordada en vida y presentada ante los dioses durante su muerte.
En su esfuerzo por mantener intacto el cadáver usaban muchos metros de venda. Pero la ciencia ha revelado a través de representaciones digitales que los frágiles restos no han perdurado como se deseaba. Con vídeos y animaciones, el escáner de cada uno deja ver el estado de los huesos, la posición del cuerpo y cómo preservaron los órganos.
En el antiguo Egipto se creía que era necesaria la conservación para que la persona siguiera viviendo en el más allá. Por ello, el embalaje era un proceso al que solo la población de la élite tenía acceso. El objetivo final era seguir el camino de Osiris, dios de la otra vida y el primero en ser momificado. Recorrido La exposición, que llega por primera vez a España, inicia con Ameniryirt (600 a. C.), un funcionario público de alto cargo de Tebas. El hombre tenía alrededor de 40 años cuando murió y padecía cáncer de los tejidos blandos. Este es uno de los ejemplos de la existencia de enfermedades desde hace muchos años. Justo con él empieza uno de los apartados de la exhibición que aborda las patologías humanas: dolencias dentales, arteriosclerosis y tumores. Con el sacerdote Nesperennub (800 a. C.) se conocen los amuletos con los que se enterraban a los difuntos. La tomografía muestra los objetos "mágicos" que protegían a su dueño. Las figuras de dioses, normalmente representados con formas de animales, se han reconstruido con impresión 3D. La única mujer de esta exposición es Takhenemet, (700 a. C.). Fue enterrada como una matrioshka: en tres sarcófagos, uno dentro del otro. El elemento curioso es el cabello. El cadáver, que es de una señora casada según las inscripciones en su tumba, conserva su peinado con un moño. De todos, el más interesante es el pequeño sarcófago que contiene el cuerpo de un niño de no más de cuatro años (40-55 d.C.). Fue enterrado junto a otros dos menores y dos mujeres, pero se ha descartado la opción de que sean una familia. Destaca el caballo de madera con el que fue enviado al más allá. "Esto nos recuerda la humanidad que hay detrás de las momias", reflexiona el comisario. El cierre está a cargo de un joven grecorromano con 17 o 18 años al morir. Está cubierto con una máscara de color dorado para impresionar a los dioses, que se consideraba tenían la piel de oro. El misterioso adolescente fue víctima de una posible usurpación. Las imágenes digitales revelan que hay un gran desorden en el contenido de su cavidad pectoral y abdominal. Tal vez alguien accedió después de ser momificado para robar los amuletos de gran valor. Las momias viajarán al CaixaForum en Barcelona, Sevilla, Valencia y Zaragoza para seguir redescubriendo sus vidas después de la muerte.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE