Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Feria del Libro

Violeta Serrano reclama a los ‘millennial’ crear un nuevo mundo

La escritora leonesa presenta en la Feria del Libro de Navarra su ensayo ‘Flores en la basura’, un relato personal de la generación perdida

Ampliar Violeta Serrano, ayer, en la Feria del Libro de Navarra que tiene lugar en la Plaza del Castillo.
Violeta Serrano, en la Feria del Libro de Navarra que tiene lugar en la Plaza del Castillo.JOSÉ ANTONIO GOÑI
Publicado el 28/05/2022 a las 20:00
Hay un mundo viejo que está muriendo y otro nuevo que nace, y ahí en medio sitúa Violeta Serrano a su generación, los millennial, a la que ella atribuye un papel de bisagra con mucho que aportar. La escritora presentó este sábado 'Flores en la basura' (Ariel) en la Feria del Libro. Le dicen que se ha abierto en canal en este ensayo y ella no dice que no, pero puntualiza que lo ha hecho con un objetivo que trasciende de ella misma.
Serrano nació en León en 1988 y creció en un lugar con huerta, donde sus padres -ambos profesores de Secundaria- le enseñaban de dónde venían las cosas que comía. Pudo estudiar lo que quiso en la Universidad Autónoma de Barcelona, de hecho cursó tres carreras, Filología Hispánica, Filología Francesa y Teoría de la Literatura y Literatura comparada. Por aquel entonces había jóvenes que se decantaron por otro camino. “Muchos con 16, 17 años decidieron meterse en la construcción y ganar mucho dinero, pero de repente todo eso explotó”, recuerda. Ella considera que ni unos ni otros vencieron. “Nosotros teníamos demasiados títulos y no había tejido laboral que pudiera absorber eso”, reflexiona. De modo que decidió marcharse a Argentina, una migración extraña, admite, cuando muchos optaron por Europa. Ella, por su formación, necesitaba desarrollarse en un país donde la cultura fuera muy importante.
Unos años después, en 2017, volvió a Madrid y vio el país con otros ojos. “Vi que en España habían pasado muchas cosas y se estaban resquebrajando otras que creíamos que eran para siempre”, explica. Como la democracia, el estado del bienestar o el colchón europeo. Por eso escribe 'Flores en la basura', que no quiere quedarse en la queja, sino que quiere ser útil, escrito desde su generación para alcanzar alianzas con otras generaciones.
Violeta Serrano entiende la creación como un lugar de refugio en un momento sobrecargado de información. “En este mundo polarizado en el que nadie se escucha debemos parar la pelota y reflexionar”, propone. Cree que hay que pensar cosas impensadas. La gente de su edad, por ejemplo, muchas veces piensa que ha fallado por algo personal, que no ha hecho lo suficiente, cuando ella ve el problema en una esfera social. “La solución es dejar de quejarnos, protestar sí, pero resistir y crear nuevos mundos posibles”, añadió Serrano en un acto donde diálogo con Eduardo Irujo.
“En mi generación tiene que haber un hacerse cargo, dejar de delegar”, plantea. Se refiere por ejemplo al voto, algo que en su quinta registra una alta abstención. “La Democracia no es algo que vaya a estar aquí siempre porque sí”, advierte, y propone cambios concretos como no definirnos por el poder adquisitivo, sino por lo que somos, lo que valemos y los conocimientos que tenemos. La dignidad, en su opinión, no es estar en la rueda de un hamster yendo cada vez más rápido no sé sabe muy bien a dónde. “Teníamos la idea de que el éxito estaba en las grandes capitales, había que ir a Madrid o a Barcelona para tenerlo, y el éxito no tiene por qué estar ahí, la gran mayoría hoy en Madrid y Barcelona vive muy mal y solo quiere irse”, apunta. Serrano propone que se valore la periferia, hacer un recorrido inverso de nuestros antepasados para volver a sitios que hoy ya no están aislados. “Trump ganó por las zonas olvidadas de los Estados Unidos, en Francia esas zonas apoyan en gran parte a la extrema derecha, y en Castilla y León tenemos ya un vicepresidente de extrema derecha porque ellos estuvieron allí”, explicó. La frustración está ahí, vino a decir, y siempre hay alguien que se hace cargo de ella. “Podíamos hacernos cargo nosotros”, propone.
volver arriba

Activar Notificaciones