Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Arquitecturas  singulares

Lehnos, la discoteca que salía del monte en Irurtzun

El arquitecto e investigador Israel Nagore Setién comienza este sábado una serie dedicada a edificios de Navarra de especial interés

Ampliar La sala de fiestas Lehnos, después Sonhar, en las faldas del monte Allegain
La sala de fiestas Lehnos, después Sonhar, en las faldas del monte Allegainarchivo
  • Israel Nagore
Actualizado el 22/01/2022 a las 07:26
Desde finales de los 60, coincidiendo con la aparición del fenómeno de la música pop-rock y como ocurría en la mayoría de las ciudades europeas, comienzan a proliferar en Navarra las discotecas y salas de fiestas, edificios dedicados al ocio nocturno. En una época en la que en el entorno aún no existían los controles de alcoholemia, estas salas ejercían un gran reclamo sobre todo entre la juventud, que se desplazaba a las diferentes localidades para asistir a conciertos, actuaciones y eventos de todo tipo.
Sonhar en Irurtzun; Malloak en Azpirotz; Bordatxo en Santesteban; y Garés en Puente la Reina, entre otras, fueron algunas de las más frecuentadas. La de Irurtzun (Sonhar), proyectada por el arquitecto navarro Patxi Biurrun, fue construida en 1974 y se llamó incialmente Lehnos, en referencia a sus propietarios (los hermanos Legarra) y en homenaje a John Lennon.
Se situaba al norte de Irurtzun, a las faldas del monte, en lo que hoy todavía son las afueras del pueblo; en la calle Trinidad, que conecta con el cementerio y el mirador de los buitres. El exterior del edificio se caracterizaba por un marcado escalonamiento de una a cuatro alturas, destacando su condición moderna en un entorno rural, como una sorpresa urbana, un zigurat de hormigón que asombraba en el camino.
Establecía un diálogo con el paisaje y el monte Allegain, entre lo metafórico y lo poético, lo inesperado y lo sublime, como si fuera una roca, con voluntad mimética, un tápiz de piedra que se extendía por la ladera. Y lo conseguía mediante una síntesis y economía máxima de medios y recursos; el edificio se generaba por la repetición de un módulo básico de estructura y bloques de hormigón, que se combinaba en altura, creando un sistema abierto que se adaptaba a la topografía. Como en otras obras del autor, la geometría minimalista era la ley generadora, continuando con la investigación sobre el CUBO, iniciada en la vivienda Mateo, en Esparza de Galar (1971)y la CAN, del barrio de San Jorge (1971). Debe entenderse el proyecto en sintonía con experimentos emblemáticos de la época, como el complejo de oficinas Centraal Beheer en Apeldoorn (1972) o las famosas casas Cubo en Rotterdam (1977). Estos proyectos fueron pioneros en crear estructuras urbanas a gran escala, capaces de adaptarse al cambio e interpretación mediante la combinación inteligente de elementos básicos.
El interior de la discoteca de Irurtzun
El interior de la discoteca de IrurtzunARCHIVO
El escalonamiento exterior se correspondía con las necesidades del programa y creaba en el interior un juego sorprendente de dobles, triples e incluso cuádruples alturas. La planta baja incluía el acceso a la sala principal y una entrada independiente a una sala más pequeña. El discjockey se situaba entre los dos espacios, y podía visualizar las dos pistas de baile y la bajada por una escalera de caracol desde los camerinos -en la última planta- al escenario.
El funcionamiento de Sonhar era muy singular: los sábados acudían principalmente los vecinos del pueblo y se utilizaba sólo la sala pequeña, pero los domingos eran el día grande y se abría en su totalidad, con numerosos visitantes de otras localidades cuyos coches ocupaban la mayor parte de Irurtzun. Las fotos del interior vacío muestran un espacio sobrecogedor y dramático, de carácter monumental, incluso eclesiástico. La geometría definía el interior, creando un espacio diáfano y multifuncional, que por momentos se hacía inabarcable. La primera visita debía ser una experiencia única; el espacio se escapaba, haciéndose infinito, sólo se podía descubrir poco a poco, en secuencia y a ritmo litúrgico, como cuando se recorre por primera vez una catedral.

CLAVES

Arquitecto: Francisco Javier Biurrun Salanueva (Pamplona,1946).

Educación: Colegio San Ignacio Jesuitas. Bachillerato.
Escuela de Arquitectura de la Universidad de Navarra. Primera promoción.
Universidad de Columbia. Nueva York.
Doctorado ETSAB. Escuela Arquitectura de Barcelona.

Obra y premios significativos:
Plaza Eroski. Chantrea.
Plaza Monumento al Agua. Estella
Galeria MPA. Pamplona. Premio FAD.
Cementerio Igúzquiza.
Centro de Salud de San Jorge.
Vivienda en Tajonar.
Beca Fullbright. Universidad de Columbia.
Exposición primera Bienal de Arquitectura de Venecia.
Exposición Denkmall oder Denkmodell. Berlín. 

volver arriba

Activar Notificaciones