Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Bajo barítono y actor

El rey Gaspar navarro de la Cabalgata de Madrid: “No me interesa la fama, para mí ya es un triunfo seguir trabajando de lo mío”

El pasado 5 de enero se metió en la piel del rey Gaspar y desató pasiones en las redes sociales. Este ‘bombazo’ le ha llegado en un momento en que cumple 25 años de carrera como cantante lírico y de teatro musical

Ampliar Beltrán Iraburu, el rey Gaspar navarro que revolucionó la Cabalgata de Madrid
Beltrán Iraburu, el rey Gaspar navarro que revolucionó la Cabalgata de MadridGeraldine Leloutre
Publicado el 15/01/2022 a las 06:00
La pasada noche de Reyes, el cantante y actor navarro Beltrán Iraburu cumplió un sueño: interpretar a su rey mago favorito, Gaspar, en la Cabalgata de Madrid. Fue una de las experiencias más emocionantes de su vida. Al tiempo que saludaba desde su carroza, estaba revolucionando las redes sociales: no sólo desató la ilusión de los más pequeños, sino que también cautivó a miles de espectadores adultos con su “gran hechizante atractivo”, según definió uno de sus admiradores. Después de unos días “muy locos”, el artista pamplonés, de 46 años, sigue centrado en su gran pasión, la música, que sus padres le inculcaron desde niño. Estos días ensaya la ópera El ocaso de los dioses dentro del Coro del Teatro Real y sigue presentándose a castings. Cuenta que en los últimos días ha recibido propuestas por parte de cadenas de televisión, pero las ha rechazado. Esta es una de las escasas entrevistas que Iraburu ha concedido tras el revuelo causado por su aparición como Gaspar.
¿Cómo se sintió en la piel del rey Gaspar, en una noche tan mágica como la del 5 del enero?
Me encanta que me lo preguntes porque para mí lo más fuerte que me ha pasado últimamente no ha sido el revuelo posterior, sino la noche de la Cabalgata en sí. No lo voy a olvidar en mi vida. Esa sensación de ver cómo los niños gritan, sonríen y se les salen los ojos de las órbitas... Todos los días me acuerdo de ello y se me sigue poniendo la piel de gallina. Ha sido una de las experiencias más bonitas que he vivido en un escenario. Siempre sientes la reacción del público, pero nunca había tenido una respuesta tan bestia. Me sentí un rey mago de verdad.
¿Gaspar era su rey favorito?
Casualmente sí. Desde niño y desde no tan niño. A mí me contactó el director de la Cabalgata de Madrid, Paco Azorín, que es uno de los directores de ópera y escenógrafos más conocidos de España. Yo había hecho con él un curso de interpretación de Verdi, y cuando me lo propuso, le dije: “¡Por supuesto que sí, me encantaría!”. La experiencia ha sido tan maravillosa que haría una Cabalgata una vez a la semana. Además, siempre me ha gustado ir con mis sobrinos a ver la Cabalgata. ¡Nos dejamos la garganta gritando! Para mí es un momento genial del año.
Su perfil de Instagram está que arde. ¿Sobrepasado por la avalancha de mensajes?
Tengo miles de mensajes... De vez en cuando lo abro y lo miro, pero solo habré leído el 10% de todos los comentarios. He recibido mensajes muy bonitos y muchos gestos de cariño. Ha habido gente que me ha escrito agradeciéndome la magia y la ilusión que había creado interpretando a Gaspar.
A muchos les sorprendería saber que acaba de coprotagonizar la ópera folk María Soliña, donde ha interpretado a un inquisidor.
Hemos hecho una gira por Galicia y esperemos que el espectáculo siga rodando porque este año se celebra el Xacobeo. Es una historia genial, que habla del acoso a las mujeres brujas. Una vez más, he interpretado el papel del villano. Tengo una escena con la protagonista, María Soliña, que es un interrogatorio que acaba en tortura. Generalmente, a los que tenemos la voz grave nos toca interpretar al malo de la historia. De los bajos se suele decir que son dioses, reyes o villanos. Con Gaspar me ha tocado un rey bueno, pero generalmente me han caído papeles de villanos: Scar (El rey León), Gastón (La bella y la bestia), el inquisidor...
Ha hecho musicales, ópera, conciertos de música antigua... Usted mismo se definió como un ‘ninja’ de la voz.
Siempre me ha gustado jugar con la voz y cantar desde gregoriano hasta pop. Me pasa lo mismo con el tema de la interpretación. A mí me gusta hacer detodo: teatro, musical y audiovisual. De hecho, en estos tres últimos años me he centrado en mis estudios de interpretación ante la cámara en la Central de Cine de Madrid. También me gustaría ser un ‘ninja’ de la interpretación.
En esta última semana, ¿le ha llegado alguna oferta especialmente tentadora?
Me han ofrecido bastantes propuestas para trabajar en varios programas de televisión, incluyendo algún reality, pero no quiero ponerme en un lugar que no me interesa. En el mundo de la televisión, tengo claro que quiero hacer algún proyecto de ficción, no un reality. He estado 25 años formándome y trabajando sin parar. Sinceramente, lo que me interesa es el trabajo, no la fama. En mi caso, me considero una persona exitosa porque en estos 25 años he conseguido estar siempre trabajando de lo mío, en palos diferentes. Para mí eso es un triunfo enorme.
Su última actuación en Pamplona fue con la Coral de Cámara de Navarra. ¿Habrá ocasión de escucharle próximamente en algún escenario navarro?
Llevo 25 años cantando con David Guindano (director de la Coral) y creo que este año también habrá ocasión. Por mi parte, espero poder seguir cantando con él. A mí me apasiona la música antigua. Cuando empecé en este mundo, me solía comprar los discos de un grupo llamado Capella de Ministrers, y ahora acabo de cantar con ellos. Hay sueños que se hacen realidad. A lo mejor no se vuelven virales, pero para mí son súper importantes.
Hablando de sueños... ¿Qué le gustaría hacer en el mundo de la música?
Quiero seguir cantando ópera y haciendo teatro musical. Soy muy inquieto y además me encanta mi trabajo. Si hablamos de papeles concretos, me encantaría interpretar al personaje del barbero diabólico en Sweeney Todd. Es un papel fetiche que tengo en mi cabeza. También me gustaría interpretar a Javert en Los miserables. ¡Otro villano, una vez más!
¿Le gustaría actuar en algún musical en el extranjero: Londres, Broadway?
Viví cuatro en Milán y otros cuatro en París, pero como en España, en ningún sitio. De momento, me gustaría seguir viviendo aquí, en mi casita de Malasaña.
“La gente me habla de este ‘boom’, pero yo lo veo con lejanía y calma”
“La gente me habla de este ‘boom’, pero yo lo veo con lejanía y calma”Geraldine Leloutre

“La gente me habla de este ‘boom’ , pero yo lo veo con lejanía y calma”

¿Cómo nació su pasión por la música?
Fue gracias a mis padres. Mi madre escuchaba música clásica en casa y mi padre también es un gran aficionado, sobre todo a la música sinfónica. Él me solía poner música clásica, y yo estaba muy atento. Me acuerdo de la primera aria que me puso, que era el Piangerò la sorte mia de Julio César de Händel. Me quedé impresionado. Ahí fue cuando me enganché. Con 12 años me compré mi primer disco de La Traviata. Ahí empecé a ser el friki que soy.
¿Por qué se considera un friki?
Porque escucho muchísima música, y soy muy friki de la ópera. En casa tendré treinta y pico versiones de Aída. Colecciono un montón de versiones de cada ópera.
En el mundo de la ópera, ¿tiene algún personaje fetiche?
¡Tantos! Pero también tendría que alcanzar la calidad vocal para poder abordarlos, porque son papeles muy difíciles. Me encantaría hacer Felipe II de Don Carlo y también el papel protagonista de Mefistófeles, que es el diablo. Si te gusta interpretar a malos, es un sueño poder interpretar al diablo. ¿Quién hay más villano que el diablo? A nivel vocal, creo que mi mejor momento va a ser dentro de unos cinco años, porque las voces bajas evolucionamos más tarde.
¿Lo importante es hacer una buena carrera de fondo?
Sí. Después de tantos años en la profesión, como actor y como cantante, la gente me habla de este ‘boom’ que he tenido y yo lo veo con un poco de lejanía y de calma. Tengo súper claro que lo importante es tener trabajo continuo. Si este ‘boom’ me ayuda a tener más trabajo, bienvenido sea, aunque me parece que el revuelo no es para tanto. Son cosas que pasan, pero tampoco me está afectando demasiado. Sigo yendo a trabajar y sigo haciendo mis castings.
¿Esa es la parte más dura de la profesión, ir de casting en casting?
Hay una parte muy difícil, que es conseguir los contactos para que te conozcan. Y también es duro estar siempre a prueba. Los actores somos especialmente juzgados y siempre vivimos en la cuerda floja. Es muy difícil conseguir una estabilidad. En España sería más fácil trabajar como artistas y como técnicos de espectáculos si tuviésemos un régimen de trabajo como el francés. Yo llegué a Francia sin saber el idioma y sin conocer prácticamente a nadie, pero a los tres meses ya estaba trabajando. Francia nos da mil vueltas en cómo gestiona la cultura. En el caso de quienes trabajamos de manera intermitente, en un país como Francia, el Estado te ayuda a tener una estabilidad. En España, para un artista es muy difícil meterte en un proyecto a largo plazo, como tener hijos o una hipoteca. Te la juegas, porque la precariedad es la espada de Damocles de las artes escénicas. Lo malo es cuando te salen tres trabajos a la vez...
¿Sigue trabajando como ‘coach’ vocal?
Sí. Mantengo a los cuatro o cinco alumnos que tengo desde hace varios años. Siempre me ha gustado mucho la docencia.
¿Le veremos próximamente en cine o televisión?
Es probable. Me encantaría participar en cualquier proyecto audiovisual que sea de calidad, pero lo quiero seguir compaginando con la música. Todavía no puedo decir nada, pero ya llevo tiempo hablando para actuar en dos títulos de teatro musical.

DNI

​Personal. Nació en Pamplona el 8 de abril de 1975. Es el menor de siete hermanos. Vive en Madrid desde hace 19 años.

Formación. Comenzó sus estudios de canto y piano en el Conservatorio Pablo Sarasate a la edad de 11 años. Diplomado en Geografía e Historia por la Universidad de Navarra, es licenciado en Musicología por la Universidad de Valladolid.

En Milán y París. En 1998 se trasladó a Milán para estudiar canto y repertorio lírico, así como interpretación. Debutó como cantante de ópera en Italia. Cantó junto a Montserrat Caballé en el concierto del jubileo del Duomo de Milán. En 2009 se marchó a París para centrarse en la lírica y la música antigua. Entró a formar parte del grupo Texto Ensemble, con quien grabó el disco Músicas judías barrocas, y del Bach Collegium París.

De la compañía lírica Pópera a El rey león. Fue integrante de la Compañía Lírica Pópera, con quienes obtuvo un disco de platino. Desde 2007 a 2009 participó en el musical La bella y la bestia en Madrid y Barcelonacomo ‘cover’ (alternante) del personaje de Gastón. Trabajó como ‘cover’ de los personajes Scar y Pumba durante las primeras seis temporadas de El rey león, interpretando la función más de 3.000 veces. En 2018 coprotagonizó el musical El médico en el papel de Qandrasseh, el Gran Visir. Habla inglés, francés e italiano.

volver arriba

Activar Notificaciones