Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Música

La bolsita de té de la Chica Sobresalto

Crítica de Santi Echeverría de la actuación de Maialen Gurbindo en la sala Zentral de Pamplona

Maialen Gurbindo, durante su actuación en Zentral
Maialen Gurbindo, durante su actuación en ZentralSanti Echeverría
Publicado el 25/11/2021 a las 08:35
Viajaba Maialen Gurbindo de Madrid a Pamplona en el tren, con un trancazo de libro y afonía, haciendo un esfuerzo mental importante para pensar que no iba a suspender el concierto en la sala Zentral, que en estos tiempos de pandemia poder bailar en directo con “su gente”, por primera vez desde hace tanto tiempo, era algo impensable para renunciar. Para calentarse fue a tomar un té a la cafetería del tren. Cuando iba a pagar le solicitaron abonar en metálico. Apenas llevaba y le faltaban 10 céntimos. Les comentó que les iba pagar de otra manera. Pero no le dejaron y le retiraron la bolsita de té. ¿Una anécdota poco trascendental que comentó en el concierto? Para el que escribe no es una tontería trivial. Dice mucho de lo que somos.
Más vale que ya por la tarde-noche Maialen salió a escena reconociendo que iba a hacer todo lo posible para que el concierto tuviera cierta dignidad vocal, aunque la afonía avanzaba conforme el evento se desarrollaba. Pero allí no estaba sola, había una banda, bien pertrechada y conjuntada, y un técnico que hizo filigranas pero empastar esa voz a toda la instrumentación, hizo lo que pudo… Aquel equipo para nada salió mal parado.
El halo de Maialen volvió a lucir, y su espontaneidad ayudó más que nunca. Luciendo primero en solitario a guitarra y voz y después con toda la banda, con su nuevo ángel de la guarda vocal que le sostiene en los coros y que esa noche estuvo en su guardia más que nunca. Se llama Olaia y ha sido la que ocupa el sitio que en el verano tuvo Leire Celestino, quien tuvo que dejar el proyecto por motivos personales.
Fue de nuevo la noche de Sinapsis y esas canciones existencialistas que transmiten estados de ánimo que a veces giran de forma tan abrupta. Las Somatropina, Adrenalina, Serotonina, Melatonina, Dopamina, Progesterona… Canciones que personalizan esas hormonas que condicionan impulsos emocionales, revueltos de pensamiento transmitidos con naturalidad arrebatadora y esa “sinceridad sin pelos en la lengua” de Chica Sobresalto, súper heroína de estos tiempos. A pesar del trancazo, el concierto de la Maialen comunicadora pecó de poco convencionalismo. A diferencia del de junio, la gente seguía sonriendo detrás de las mascarillas pero ya podía mover el esqueleto con ese pop eléctrico que en ocasiones roza hasta la aspereza de la distorsión y en otras se dulcifica, como en Navegantes o en Selección natural. El trabajo instrumental del equipo aportaba los matices, detalles y arreglos para que cada canción tuviera su ambiente apropiado, vestido sonoro para que el entretenido y constante fluctuar anímico y emocional en el que se van despachando los “sobresaltos” más intensos de este “multiverso” nos sorprendan o nos hagan reflexionar. Porque esta Chica Sobresalto también destila su propia narrativa del dolor, y la condición femenina con canciones que tratan temas como la endometriosis.
En Dopamina apabulló con su idea de la mujer eléctrica. Y después de Inconstantes vitales, Menosperdida y la erótica ¡Gózame ya!, compuesto para un documental sobre Susana Estrada, se cambió de look para rematar en una tercera parte vestida de la Chica heroína Sobresalto y entonces llegaron las vitaminizadas Oxitocina, Chico efervescente, Perdóname cuerpo. En los bises remató con Endorfina y la tremenda Fusión del núcleo. Y dejó a todo el mundo Bailando raro, el último tema que han compuesto en clave electrónica y que fue la buena banda sonora de la despedida.

Concierto celebrado el sábado 20 a las 21 h. en la sala Zentral de pamplona. Media entrada con el público con mascarillas y de pie . Cinco minutos de retraso. Una hora y cuarenta minutos de concierto con fuerte ovación final. Maialen y el resto de la banda bajaron del escenario para saludar y acercarse a la zona donde se vendía el merchandising.

Músicos Chica Sobresalto son Maialen Gurbindo en la voz y guitarra acústica, Olaia Inciarte a los teclados y coros, Ibai Sanz a la guitarra, sintetizadores y coros, Gorka Cía a la guitarra, Ander Arlegi al bajo y Aritz Legarrea a la batería

volver arriba

Activar Notificaciones