Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Cine

Julia Juaniz, recompensada en Málaga por 30 años de trabajo

En más de 60 películas, Juaniz ha trabajado con directores como Carlos Saura, Víctor Erice o Basilio Martín Patino

La montadora navarra Julia Juaniz en una imagen reciente.
La montadora navarra Julia Juaniz en una imagen reciente.
    Publicado el 08/06/2021 a las 06:00
    Ricardo Franco murió muy joven, con 48 años, justo después de dirigir la aclamada La buena estrella (1997) y sin haber podido completar Lágimas negras. Julia Juaniz no llegó a trabajar con él, pero sí le conoció . En la primera película en la que la montadora navarra trabajó de auxiliar, Franco solía ir muchas tardes para ayudar al director. “Le tengo muchísimo cariño porque era una persona muy luchadora y muy agradable”, recuerda Juaniz. Por eso le hace todavía más ilusión recibir hoy el premio Ricardo Franco que le otorgan el Festival de Málaga y la Academia de Cine, y que en ediciones previas han recibido gente profesionales como Rafael Azcona o Javier Aguirresarobe.

    En realidad es difícil que Juaniz no conozca a alguien dentro del cine español; personalmente admite que igual no, pero de nombre se atreve a decir que prácticamente conoce a todos. Julia Juaniz Martínez nació en Arellano en 1956, con un padre campesino y una madre ama de casa, y desde joven se sintió atraída por el cine, la fotografía, la lectura, las matemáticas, la pintura, la música y el atletismo, en ese orden. Cada domingo iba al cine del pueblo. Después llegó a Pamplona, con sus hermanos, y vio mucho cine en los Jesuitas y en los cines Olite, cerca de casa.

    Empezó a estudiar Medicina en la Universidad de Zaragoza y a mitades de los 80 se marchó a Londres donde descubrió otro mundo, punks, galerías de arte, otra música, diferentes culturas, razas, comidas.... El cambio le fascinó y abrió puertas mentales.

    Poco a poco consiguió meterse en el mundillo del montaje hasta formar una filmografía de más de sesenta películas con directores como Carlos Saura, a quien le une una gran amistad. “Pase lo que pase, yo le querré toda mi vida”, apunta. “Saura es una persona mayor pero con espíritu joven y muy atrevido”, apunta. Pero también con Víctor Erice -“Antes vivía cerca de mi casa y ahora nos vemos menos, pero la relación siempre es cordial”, señala, o Basilio Martín Patino, de quien recuerda Madrid.
    “Salían imágenes de la Guerra Civil y había que ver muchísimas películas antiguas de esa época, Basilio sabía de cine muchísimo y todo lo que hablaba era muy interesante”, explica.
    En el cine no sólo ha trabajado como montadora, también ha dirigido cortometrajes como Traintime (1991); El vuelo de Dora Salazar, sobre la artista de Alsasua (2011),o El lenguaje de los objetos, sobre la artista Marijose Recalde (2013), entre otros.

    A pesar de su experiencia, Juaniz no ha pensado en escribir sus memorias. “Creo que hay cosas que no se deben contar, está bien así, para mí seguir trabajando y haciendo cine o videoarte, o documentales, es más importante que escribir”, asegura. Y no es porque haya discutido o haya tenido enfrentamientos con los directores. “Soy muy tranquila trabajando, intento llevarme bien, las cosas se hablan y te entiendes. aparte que los dos queremos lo mejor para la película”, asegura.La fotografía y las artes plásticas ocupan su otra faceta artística, como sus célebres obras en las que pinta negativos de películas. “Siempre hago cosas, siempre estoy ahí y es algo que me gusta mucho, me cambia la cabeza y es importante”, aclara.

    Juaniz ya está en Málaga, donde hoy pronunciará un discurso de aceptación del premio sencillo. “Está siendo todo muy bonito, hace muy buen tiempo, todo el mundo es muy amable, ha sido como volver a encontrarte con gente, está Málaga para quedarte a vivir, la verdad”, señalaba ayer. Llega el premio además en un momento en el que se intenta dejar atrás la pandemia, que ella pasó trabajando desde casa. “Se pararon los rodajes pero creo que ahora va a volver a resurgir”, confía.

    La montadora se muestra muy agradecida con el premio. “Es un reconocimiento a años de trabajo que está muy bien, y luego al ser un trabajo que tiene menos visibilidad, para gente que no sabe bien qué haces es importante porque se entera de otro tipo de trabajos del cine y cómo se hace, por eso es muy importante”, apunta. De hecho por la tarde mantendrá una charla en la que hablará sobre el montaje, un oficio que le parece “muy bonito y muy creativo”. “Imagínate que te dan brutos de una secuencia y tienes que hacerlo, tú eres la que puedes pensar ‘aquí un plano medio’, ‘pongo ahora un plano general’... en colaboración con el director y eso es una suerte que no todos los trabajos tienen, es muy emocionante”, asegura.

    Nominada dos veces al Goya (por Iberia y Goya en Burdeos, ambas de Saura), Juaniz es miembro de la Academia del cine española, de la europea y de la Hollywood, está casada con el productor José María -Txepe- Lara y tienen un hijo, Jon.
    volver arriba

    Activar Notificaciones