Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Museo de Navarra

Gentz del Valle reflexiona sobre la vida y la muerte a través del arte

La capilla del Museo de Navarra acoge una instalación de siete obras que la artista ha creado para ese espacio

La artista Gentz del Valle, en el centro de la instalación, junto a las obras Mona, suspendida en el aire,  y Manantial, en el suelo.
La artista Gentz del Valle, en el centro de la instalación, junto a las obras Mona, suspendida en el aire, y Manantial, en el suelo.
Actualizada 13/05/2021 a las 20:27

Siete obras creadas por Gentz del Valle (Barakaldo, 1957)  llenan de contenido visual y reflexivo la capilla del Museo de Navarra a través de 'Basati/Salvaje/Wild', una exposición cuyo tema central es el misterio de lo sagrado, de la vida y de la muerte. A través de dichas piezas, elaboradas con distintas  técnicas y materiales, la artista vizcaína realiza una intervención en lo que fue la capilla del antiguo hospital para establecer un diálogo entre el edificio, su carácter espiritual y el arte contemporáneo, con el que propone una mirada al pasado para reflexionar sobre el presente.  

Junto  a las piezas de Gentz del Valle, la instalación incorpora la obra 'Antígona', de Elena Asins, una videocreación de más de una hora de duración, en blanco y negro, con sonido estéreo, cedido por Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía. La historia también está presente, pues la muestra se completa con los restos óseos de una mujer en la que se supone la primera inhumación femenina de la prehistoria navarra. Los restos corresponden a una mujer del del Epiapelolitico (4.600 a. C) hallada en Aizpea (Aribe) y que pertenecen a la colección del Museo de Navarra.

UNA INMERSIÓN

Cuando el Museo de Navarra le propuso a Gentz del Valle la creación de una instalación para la capilla del museo, en el marco del programa 'Todo el arte es contemporáneo' en el que también han participado Dora Salazar, Carlos Irijalba y Celia Eslava, la artista se planteó un desafío. No fue otro que realizar una instalación, con un enfoque performativo, en el que el público que la visita tendrá que interactuar con las obras expuestas, además de realizar una inmersión en el espacio. “La exposición está entendida como una inclusión en el lugar. Se enmarca dentro de otra obra de arte, que es la antigua iglesia, y todo son imágenes simbólicas.Planteo una relación entre una obra de arte del siglo XXI, dentro de una obra de arte de siglos anteriores”, explica Gentz del Valle.

Adentrarse en 'Basati/Salvaje/Wild' supone acercarse a una exposición profunda en cuanto a los contenidos ya que plantea un mundo de reflexiones sobre la naturaleza, el arte, la vida, la muerte y la posición de la mujer. Una profundidad que contrasta con la delicadeza y sutileza de cada una de las obras, tanto por las formas, como por los materiales utilizados, así como por el de las diferentes imágenes simbólicas en las que el agua es el elemento conductor. “El agua es un elemento que simboliza la vida. Es sólido, voluble, muy cambiante, tiene mucha fuerza. Hay  que tener presente el comportamiento especial que tiene”.

ESTRUCTURA Y RECORRIDO

A partir de una superposición de imágenes simbólicas, Gentz del Valle plantea varios significados.  La primera referencia artística se encuentra en la entrada, con la obra Fluxus, que consta de cinco piezas realizadas en técnica mixta sobre poliéster, separa dos espacios y actúa como una membrana que el agua y el visitante atraviesan. “El agua, en la iglesia, aparece en la pila bautismal y nosotros nos reconocemos en esa herencia, la compartamos o no, pensemos lo que sea de ella. Busco proyectar las sombras de un pasado anterior a la época del cristianismo en el que el agua, no sólo tenía el significado de purificación, sino que es símbolo de vida, de la vida que fluye, que incluye también la muerte”, añade la artista. En esa zona previa se encuentra también 'Antígona', que recrea conceptualmente la tragedia griega, así como 'Perpetuum mobile (Physis)', un conjunto de 16 vídeos sin sonido que muestra el eterno movimiento del agua en cuatro pantallas verticales. 

Desde la pila bautismal, el agua vuelve a estar presente a través de 'Manantia'l, una pieza de cristal sobre papel instalada en el suelo y que marca el camino que hay que recorrer para llegar a la nave central donde sobrevuela 'Muda', obra  realizada con tela e hilo que evoca a una serpiente, que está colocada a una altura mayor que nuestras cabezas y de la que cuelgan unos hilos que también simulan el agua. “La serpiente es agua, cambia la piel, se renueva, es un símbolo de renovación de la vida, además de que está unida al principio de lo femenino”. A ambos lados de la nave central, se encuentran  'Tocado de chica', pieza de bronce, tela, hilo y plástico, y 'Los Jardines Celestes', que presentan la oscuridad y la noche como elementos generadores de vida.  “El público tendrá que interactuar, desplazarse a una velocidad determinada, moverse con cuidado, sin movimientos bruscos  y con especial atención al suelo. Es el juego que propongo”. 



volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE