Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Pintura

La acuarela que se hace vida

La Galería Michel Menéndez expone ‘Acuarelas’, de Miguel Oliver Ferrer. Veintiséis obras pintadas con acuarelas que representan paisajes y zonas urbanas. Estará disponible hasta el 3 de marzo

La Galería Michel Menéndez expone 'Acuarelas', de Miguel Oliver Ferrer
La Galería Michel Menéndez expone 'Acuarelas', de Miguel Oliver Ferrer
Veintiséis obras pintadas con acuarelas que representan paisajes y zonas urbanas.
Alba Cidoncha
Miguel Oliver Ferrer junto a una de sus obras de la exposición Acuarelas. Se trata de un paisaje abierto realizado con pincel y trazos gordos.
Miguel Oliver Ferrer junto a una de sus obras de la exposición Acuarelas. Se trata de un paisaje abierto realizado con pincel y trazos gordos.
Actualizada 08/02/2021 a las 15:51

Pintar es una pasión, para mí coger un pincel grande, lleno de agua, y meterte en un papel grande me desahoga muchísimo”, dice Miguel Oliver Ferrer. Nacido en Palma en 1952 casi cuarenta años viviendo en Pamplona, donde se tuvo que trasladar por su trabajo. Es arquitecto, pero su mayor afición es la pintura. Su técnica favorita son las acuarelas, y así lo expone en la Galería Michel Menéndez de Pamplona en la muestra Acuarelas.

Se trata de 26 obras de diferentes tamaños pero todos con la misma técnica, las acuarelas. “Es muy específica, hay que tener en cuenta la soltura y no es tanto dibujo exquisito”, describe el artista. Lo que más le gusta pintar es la naturaleza porque desde que era niño recuerda ir en numerosas ocasiones al campo. En concreto, el paisaje abierto es lo que más le llama la atención. Por su profesión de arquitecto y su formación gráfica como tal tiene tendencia a “constuir los temas y dibujarlos demasiado”, cuenta, pero también añade: “La acuarela la disfruto tanto porque, precisamente, es hacer lo contrario”.

Cuando se dispone a pintar con esta técnica disfruta representando la soltura del agua, los charcos, las montañas o la profundidad de los paisajes, característica en la que pone un mayor empeño. “Pinto temas que de suyo quizá no tienen gran importancia, pero ese es el reto. De un tema poco importante conseguir transmitir el espacio, los reflejos...”, señala Oliver. “Procuro descubrir qué es lo sugerente que hay en ese paisaje y sacarle partido, no calcar lo que veo”, apunta. Prefiere coger un caballete, un lienzo y pintar con sus pinceles en el propio lugar. Destaca que, haciéndolo así, la realidad -los tonos o los relieves-se aprecian mucho mejor. Cuando no puede hacer esto, y tiene que trabajar desde su estudio, procura tomar notas y sacar fotos para poder acordarse después de lo que ha visto.

 

EL DIBUJO LIBRE

Para Miguel Oliver Ferrer pintar con acuarelas supone relajar la mente y alejarse, de manera mental, de su trabajo como arquitecto. Con ellas, no maneja el dibujo como una herramienta de trabajo profesional, sino como una diversión. Desde que entró en la Escuela de Arquitectos en Barcelona le enseñaron cuestiones relacionadas con el dibujo, pero realmente para él supone “disfrutar y dejar a un lado ese lado del dibujo más profesional”. Esta no es la primera exposición que realiza en Pamplona con las acuarelas como técnica. En total han sido cuatro, y la última fue hace ya bastantes años porque el trabajo ocupaba mucho tiempo de su vida y podía dedicárselo a la pintura. “Ahora estoy en un proceso de menos trabajo profesional y con más tiempo, con la cabeza más libre y con más ganas de dedicarme a divertirme con las acuarelas”, comenta el artista.

“Hay imágenes que siempre están en mi mente. Las aguas, los paisajes lejanos... A veces ves algo que te cautiva y dices: esta es la imagen, voy a tratar de expresar lo que me dice”, reflexiona Oliver. Aunque la mayoría de las 26 obras que expone en la galería de Michel Menéndez son paisajes, también hay algun tema urbano.

Entre los cuadros podemos encontrar el pueblo de Ujué desde lejos y nevado, algunas calles de Pamplona o un edificio de Palma. También está pintada la villa de San Adrián, a modo de paisaje abierto. En este cuadro quería que la vista de quien lo mirase fuera directamente al centro del cuadro, a la iglesia. Por ello, las casas no están dibujadas, para que no puedan distraer. Los paisajes que más le gustan son aquellos en los que ha tenido que utilizar un pincel gordo para crear los trazos. Utiliza varios tamaños, pero nunca pequeños porque eso le “obligaría al detallismo” y le gusta describir las formas por su esencia y no por su detalle, “lo que se observa muy bien en el cuadro de San Adrián”, incide Oliver.

+ Galería Michel Menéndez Del 5 de febrero al 3 de marzo en horario de martes a sábado de 11.30 a 14 horas y de 19 a 21 horas. Domingos y festivos de 12 a 14 horas. Lunes cerra


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE