Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Con vídeo

'Gerardo Lizarraga, artista en el exilio', en el Museo de Navarra

La exposición que cuenta la vida en el exilio y obra del artista pamplonés Gerardo Lizarraga estará disponible hasta el 23 de mayo y muestra dibujos, documentos y vestigios de su trayectoria

Vídeo de la exposición 'Gerardo Lizarraga, artista en el exilio'
Vídeo de la exposición 'Gerardo Lizarraga, artista en el exilio'
La exposición que cuenta la vida en el exilio y obra del artista pamplonés Gerardo Lizarraga estará disponible hasta el 23 de mayo y muestra dibujos, documentos y vestigios de su trayectoria
Cedido
Exposición 'Gerardo Lizarraga, artista en el exilio'.
Exposición 'Gerardo Lizarraga, artista en el exilio'.
Actualizada 27/01/2021 a las 13:52

Gerardo Lizarraga describió los dibujos que pintó durante su estancia en tres campos de concentración franceses tras la Guerra Civil como “la parte más importante” de su creación artística. Alrededor de 150 obras y documentos del artista pamplonés se exhiben por primera vez en el Museo de Navarra, con la colaboración del Instituto Navarro de la Memoria en la exposición 'Gerardo Lizarraga, artista en el exilio', que estará disponible hasta el 23 de mayo en horario  horario de martes a sábado de 9.30 a 14 horas y de 17 a 19 horas. Domingo de 11 a 14 horas y lunes cerrado.

Ignacio Apezteguía Morentin, director general de Cultura, describe esta exposición como “una retrospectiva sobre la vida y la obra de Gerardo Lizarraga”. Un artista transversal y polifacético que tocó varias disciplinas, desde los dibujos o bocetos, hasta caricaturas, paisajes al óleo, ilustraciones o el cine. 

Casi un tercio de la exposición, cuenta su comisaria Blanca Oria, pertenece únicamente a las obras que realizó durante su internamiento en los campos de concentración de Argelès-sur-Mer (1939), Agde (1940) y Clermont Ferrand (1941). La comisaria cuenta que se trata de unos dibujos que fueron realizados en unas condiciones muy duras de vida, pasando frío y hambre, pero que sirvieron de introspección para él. Son los trabajos más personales de Lizarraga y en los que se puede ver su mundo interior más surrealista. “Gerardo Lizarraga conservó muchos materiales como recuerdo de ese tiempo”, señala Blanca Oria. Uno de los dibujos hace referencia a lo que echó de menos durante ese tiempo recluido a su primera mujer, Remedios Varo. También hay unos escritos del pintor de finales de 1970 en los que detallaba cada obra que había realizado en aquellos años en los campos de concentración. 

Tras esos años de internamiento, en 1942, viaja a México para al exilio. Lo hace en un barco, el Nyassa, y la exposición recoge una fotografía en la que aparece él junto a 30 personas más. Eran dirigentes del Gobierno Vasco que también viajaban al exilio y juntos decidieron formar un coro, al que llamaron Nyassakoak (Los del Nyassa). Incluye el cartel que diseñó y pintó para la única función que ofrecieron en honor al capitán del barco. La exposición recupera también una faceta desconocida de Gerardo Lizarraga, que trabajó como director artístico, productor, director e incluso actor. Una sección de la exposición tiene un póster de grandes dimensiones de un fragmento de la película Don Do-re-mi-fa-sol-la-si-do que se rodó en Barcelona en 1938. Lizarraga participó en ella como escenógrafo, codirector y actor, interpretando a un jinete que cabalgaba en un caballo de cartón. Actualmente la película ha desaparecido y solo quedan de ella las reseñas e imágenes publicadas en revistas de la época y los recuerdos plasmados en la autobiografía de Miguel Lluch, cineasta y amigo de Lizarraga. 

En ella, Lluch relata que fue un rodaje catastrófico porque hubo un intento de bombardeos con aviones, señala Blanca Oria. Otro de los proyectos en los que estuvo implicado Gerardo Lizarraga fue en un intento de rodar una versión de La torre de los siete jorobados. Desde su encierro en los campos franceses durante 1940 y 1941 estuvo trabajando en un proyecto de llevar al cine esta obra de Emilio Carrete y diseñó personajes y decorados mientras intentaba conseguir su libertad. 

Hizo una aparición en la película de The sun also rises (1957), dirigida por Henry King y ambientada en Pamplona y en París. La película está basada en la novela Fiesta de Hemingway que, según Blanca Oria, “puso en el mapa internacional a los Sanfermines”. Por una serie de circunstancias, se acaba rodando en México y contratan a Gerardo Lizarraga, que reside allí, para que se encarge de realizar los decorados. 

Él pinta todos los cuadros taurinos que aparecen en la película. Entre el material de atrezo que se llevó hasta México para rodarla, casualmente, apareció un cartel de San Fermín de 1930, Lizarraga lo vio y dijo: “Pero si este cartel lo he pintado yo”, cuenta Blanca Oria. Ese cartel fue además ganador de aquel año en el concurso de carteles y el original, que se conserva en el Archivo Municipal de Pamplona, ha sido cedido para la ocasión al Museo de Navarra. 

Con esta exposición, apunta la consejera de relaciones ciudadanas Ana Ollo Hualde, pretenden cubrir esta necesidad de “volver a visibilizar una figura tan importante y traer esa riqueza y ese conocimiento que nunca pudimos recuperar por la gran tragedia del exilio”.  La obra y la trayectoria vital de Gerardo Lizarraga recupera esa parte de la memoria que durante décadas ha estado oculta y da a conocer la figura del pintor pamplonés “tan desconocido en su tierra y reconocido en lugares como México”, apunta Blanca Oria.
 



volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE