Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Historia

Hedy Herrero pone nombre a los presos del Fuerte de San Cristóbal

La investigadora publica ‘Entre rejas’, donde aporta la identidad de 5.917 presos, mil más de los que se conocían

Hedy Herrero con un ejemplar de su libro ayer, en la librería Katakrak de Pamplona.
Hedy Herrero con un ejemplar de su libro ayer, en la librería Katakrak de Pamplona.
Actualizada 30/12/2020 a las 09:03

Le ha llevado doce años de trabajo, pero finalmente Hedy Herrero Hernán ha conseguido multiplicar a su abuelo por casi seis mil como él. Teodoro Hernán Aguado fue único, el preso 760 en el Fuerte de San Cristóbal de Pamplona, sin embargo su nieta empezó a tirar del hilo para conocer cómo fueron aquellos años y se encontró con que había muchos más que pasaron por aquel calvario. Con todos ellos ha escrito 'Entre rejas' (editorial Pamiela), un diccionario biográfico sobre los presos que tuvieron la desgracia de habitar el Fuerte de San Cristóbal entre 1934 y 1945.


Apenas coincidieron unos meses juntos abuelo y nieta. Hedy Herrero nació en Bonn, Alemania, en 1959, y llegó a España en junio del 66. Su abuelo murió en diciembre de ese mismo año. Sí conoció más a su abuela, Vicenta López Castillar, quien se trasladó a Pamplona con sus dos hijos mayores y subía al Fuerte los fines de semana para llevar comida a su marido. “En una de estas subidas le pilló una nevada y se quedó perdida en el monte Ezkaba, tuvo que esperar al amanecer para saber dónde estaba”, relata su nieta.


Hacía el año 2008 ó 2009, Herrero se puso sin ningún propósito concreto a mirar quién estuvo con su abuelo en aquél “infierno de piedra”, como cantaba Barricada en La tierra está sorda. “Quiero saber quiénes son sus compañeros, empiezo a buscar y me voy dando cuenta que hay muchos huecos, muchos vacíos en la lista”, señala. Se refiere a la lista de Félix Sierra e Iñaki Alforja en 'La gran fuga de las cárceles franquistas', que era la referencia sobre el tema y detallaba casi cinco mil nombres de presos. Después de trabajar como una detective, Hedy Herrero aporta ahora 1.017 nombres más, y a todos, a los 5.917 que se ha podido identificar hasta el momento, les pone nombre. “Quería humanizar a los presos, no sólo eran un nombre y un número, sino que quería saber quiénes eran”, explica.


UNO POR UNO

El trabajo empezó por aprender cómo se hacía. “Aprendo el sistema de búsqueda, a filtrar información y a buscar”, explica. La mayor aportación de nombres ocurrió hacia 2013-14, cuando el BOE publicó 397 nombres que no constaban en el listado. Herrero los apuntó y buscó sus datos, uno por uno. También ha aprendido a leer expedientes penitenciarios, aunque lo fundamental han sido las aportaciones familiares, gente cuyos familiares no constaban en el listado y le aseguraban: “Oye, ¡yo sé que mi abuelo estuvo allí!”. Ella tenía que cotejarlo, porque en Pamplona había tres centros de reclusión: el Fuerte, la Merced y la cárcel provincial. “Si me decían ‘mi abuela subía al monte’ estaba claro que era el Fuerte de San Cristóbal, pero si no sabían en qué parte de Pamplona era, yo tenía que cotejar ese dato yéndome al archivo de Alcalá de Henares que es donde constan todas las fichas penitenciarias de España”, señala.


Otra fuente eran los libros que escribían los presos, en los que se citaban unos a otros; la web de la Fundación Pablo Iglesias; cientos de libros, y diversos archivos como el de la Memoria Histórica de Salamanca. Uno a uno, fue siguiendo el rastro de cada nombre. Ha recopilado más de cinco mil documentos en el camino.


Así dio con biografías como la de Andrés Bálmez Pérez, fotógrafo y amigo personal del poeta Miguel Hernández, o Ventura Nieto Villán, que salió en libertad de la prisión central de Burgos en febrero y decide volver caminando a su pueblo, Dueñas, en Palencia; pertrechado únicamente con unas alpargatas y un abrigo. “Cuando llega tiene un aspecto tan famélico que su propia esposa no le conoce y sus hijos preguntan quién es ese señor, murió dos días después”, relata Herrero. El libro recoge a los que participaron en la Fuga de 1938 y los que no, o a los 436 presos gubernativos -los que entraban en prisión sin ser juzgados-, entre los que se encontraban tres familiares del actor Pepe Viyuela.


La búsqueda sigue. Herrero cree que el número total de presos no llegaría a los siete mil. El último ingresado del que tiene constancia, con el número 6.043, es de marzo del 44. “Llegarían a los 6.500- 6.800”, calcula.


Para ella, que de pequeña aprendió el himno del Fuerte de boca de su tía, este trabajo ha supuesto una gran satisfacción personal. “Me ha acercado mucho a mi familia, he estado en la casa donde trabajaba mi abuela en la calle Paulino Caballero y en su habitación”, explica Herrero, pero también ha sido satisfactorio fuera. “Con que una sola mujer te diga que gracias por devolver a su padre al lugar que le corresponde, que es la biblioteca de su casa, como me dijo una mujer, merece la pena el trabajo”, añade Herrero, quien lamenta que el único problema en la investigación lo tuviera con la cárcel de Pamplona que, según señala, no le dejó consultar documentación. Herrero ha puesto a disposición de la UPNA y del Gobierno de Navarra la documentación que ha recabado. “Yo solo soy un eslabón más en esta cadena de memoria”, asegura.



+ Entre rejas. Hedy Herrero Hernán. Editorial Pamiela. 512 páginas. 27 euros.


 

EXTRACTOS DE ALGUNOS DE LOS PROTAGONISTAS

Cipriano de Rivas Cherif.
Madrid, 1891. Casado, 3 hijos, abogado, periodista, dramaturgo, director de escena. Durante la guerra ocupa el cargo de cónsul en Ginebra. Un consejo de Guerra le condena en 1940 a 30 años de reclusión perpetua. Procedente del Penal del Puerto de Santa María, ingresa en el Fuerte el 16 de junio de 1942 hasta el 23 de septiembre de ese año que le trasladan a Santoña. Sale en libertad en 1946 y se exilia en México en 1947. Amigo personal de Margarita Xirgu y Federico García Lorca. Cuñado del presidente Manuel Azaña.

Fernando Zuloaga Arrate.
Preso nº 2709. Pachuca de Soto (México), 1898. Vecino de Eibar. Casado, 1 hijo, médico y director del Hospital de Eibar. Condenado en 1938 por un Consejo de Guerra a 12 años de reclusión menor por auxilio a la rebelión. Ingresa en el Fuerte en 1938. El Tribunal Regional de Responsabilidades Políticas le juzgó en Pamplona en 1941 y le condena a pagar mil pesetas al estado en concepto de indemnización de perjuicios. Sobrino del pintor Ignacio Zuloaga.

Baltasar Rabanillo Rodríguez. Preso nº 1012. Valladolid, 1913. Soltero, panadero, miembro de UGT y militante socialista. Centrocampista del
Real Valladolid, estuvo seleccionado para la Olimpiada Popular de Barcelona. Condenado en Consejo de Guerra de 1936 a 30 años de reclusión mayor por rebelión militar. Ingresa en el Fuerte en 1937. Participó en la fuga masiva de 1938. Reingresa y es condenado a pena de muerte acusado de ser uno de los organizadores de la fuga. Fusilado el 8 de agosto de 1938 en la Vuelta del Castillo de Pamplona.

José Antonio Serrallach i Juliá. Preso nº 2716. Barcelona, 1902. Casado, 1 hijo, físico-químico industrial. Miembro de FE de las JONS. Condenado a 15 años de reclusión menor por auxilio a la rebelión. Ingresa en el Fuerte de San Cristóbal en 1938. En 1934 fundó junto con su esposa el laboratorio LAINCO. Tras salir libre registró en España un medicamento laxante llamado Emuliquen y la Mercromina.

Enrique Sáez Paul. Preso nº 1070. Utebo, Zaragoza, vecino de Madrid. Soltero. Violinista de Orquesta Sinfónica. Le detienen al pasar la frontera tras tocar un concierto en Lisboa. Allí, obligan a todos los componentes de la orquesta a tocar la Marcha Real y al llegar su turno Sáez dijo que no la sabía. Condenado en Consejo de Guerra en 1936 a 20 años de por rebelión militar. Ingresa en el Fuerte en 1937 hasta 1939, que salió en libertad.

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE