Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Galardón

La Biblioteca de Espinal, premiada con el María Moliner

Han sido distinguidas también las de Ablitas, Artajona, Cascante, Marcilla, Noáin, Puente la Reina y Viana

Mari Mar Agós Díaz, junto a la furgoneta con la que reparte libros.
Mari Mar Agós Díaz, junto a la furgoneta con la que reparte libros.
Archivo
Actualizada 18/11/2020 a las 08:20

El proyecto de la Biblioteca Pública de Espinal Biblioteca territorio seguro: El Pirineo te cuida #CulturaSegura ha sido uno de los diez galardonados por el Ministerio de Cultura con el premio María Moliner de animación a la lectura, dotado con 10.000 euros. Además, han sido distinguidos, a modo de accésit y con 2.000 euros, los trabajos de las bibliotecas públicas de Ablitas, Artajona, Cascante, Marcilla, Noáin-Valle de Elorz, Puente la Reina y Viana.

Al frente de la biblioteca de Espinal se encuentra Mari Mar Agós Díaz, de 45 años, que en sus siete años como bibliotecaria ahí ya ha vivido cómo en 2016 la biblioteca recibió otro gran premio María Moliner como en esta ocasión ahora y que al año siguiente fue galardonada por la Asociación de Profesionales de Bibliotecas Móviles, por el servicio que presta en furgoneta realizando cuatro rutas, una por valle y por semana. Espinal ha recibido otros María Moliner, pero como accésit, como ahora las otras siete bibliotecas navarras.

El proyecto premiado “no ha sido fácil de realizar este año”, reconocía la bibliotecaria sin necesidad de nombrar las dificultades: covid, confinamiento, biblioteca cerrada, actividades con aforos máximos de cinco personas... “Esta es una biblioteca muy pequeñita y con todas las medidas de seguridad hubo muchas actividades que debieron suspenderse y reinventarse”.

A Agós le gusta dar un hilo de continuidad a los proyectos, y en esta ocasión se presentó “como una especie de juego del virus”, cuyo hilo conductor era la biblioteca, como centro sanitario; los virus, las amenazas con las que la población nos hemos ido encontrando este año, y las medicinas, las actividades que podían hacerse. El Día del Libro, por ejemplo, los usuarios enviaron una foto con el libro que estaban leyendo, con las que se confeccionó después un vídeo que se publicó online. “El proyecto pone en relieve el papel de las bibliotecas como lugares de información segura, contrastada... al que la gente ha acudido mucho para tener información veraz”, expone Agós, refiriéndose a actividades que se organizaron “para descubrir las fuentes fiables, los lugares donde encontrar datos... Alfabetizar a los usuarios y las usuarias contra la infodemia ha sido una parte fundamental del proyecto”.

Pero no la única, porque también destacó la idea de que la cultura es segura y cómo la biblioteca ha difundido entre sus usuarios recursos culturales cuando no podía entregarles libros por estar cerrada, centrándose en dar contraseñas para poder acceder mediante plataformas digitales a libros, películas, revistas..., ofrecer sitios web de, por ejemplo, los 50 museos más famosos que publicaban su colección en Internet.

La tercera parte del proyecto, El Pirineo te cuida, se debe a que la biblioteca estuvo en contacto con el centro de salud y con la red solidaria vecinal que se creó para atender a las personas que no podían cuidarse solas. Y si bien la furgoneta (biblioneta) no pudo llevar libros -“fue lo primero que se paró, ya que, al ir yo casa por casa, de haber tenido la covid, habría sido un foco de contagio y hubiera extendido el virus por todo el Pirineo, pues los repartos de libros suelen ser a personas vulnerables (personas mayores, con patologías, niños...)”-, sí pudo repartir mascarillas, geles... “Ha sido una manera de hacer comunidad y de tener otra relación con la gente , una relación de amistad”, afirmaba.

Porque Agós no pudo primero hacer sus rutas y cuando sí, no pudo entrar en las casas, ni puede ahora: atiende desde la calle, y hay personas a las que no ha visto desde marzo. Por eso en el confinamiento llamó a usuarios para saber de ellos y, para entretenerles, empleó el programa de radio en el que participa para contar cuentos, hablar de libros, recibir sus llamadas... “Pero no puedo olvidar que también he perdido usuarios de los que no he podido ni despedirme. Han sido momentos muy duros porque eran personas que me recibían en sus casas como si yo fuera de la familia”.

No obstante, la del martes fue una jornada feliz, por el premio y por las felicitaciones de los usuarios. “Me han saturado el teléfono a mensajes y llamadas”, reía.

Etiquetas

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE