Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Arte

Ramón Andrés: "La sociedad actual ve el arte como un escollo falto de utilidad"

Ramón Andrés ha hecho esta reflexión en una ponencia telemática enmarcada en el programa #CIVICANencasa de la Fundación Caja Navarra

Foto de Ramón Andrés, este lunes, en el exterior de la Biblioteca de Navarra donde impartió su conferencia.
Ramón Andrés, en el exterior de la Biblioteca de Navarra.
  • Efe. Pamplona
Actualizada 18/05/2020 a las 12:05

Para el poeta y filósofo premio Príncipe de Viana de la Cultura 2015, Ramón Andrés, la sociedad actual y la economía consideran al arte, la creación, el estudio y el pensamiento como un “escollo” falto de utilidad y productividad porque “lo que se necesita, ante todo, son militantes del consumo y la obediencia”.

Ramón Andrés ha hecho esta reflexión en una ponencia telemática enmarcada en el programa #CIVICANencasa de la Fundación Caja Navarra donde ha analizado la deriva de Occidente y la conversión de los ciudadanos en clientes sumisos, resignados y sin capacidad crítica.

A su juicio, Occidente encarna una “difícil deriva”, la de una civilización que “asiste al desguace no solo de un modo de vivir, que sería razonable y hasta deseable, sino de un concepto llamado ética”, una situación consecuencia de “la depredación” de un neoliberalismo “narcisista e impúdico que tiene el desesperado afán de superarse a sí mismo día a día y a costa de lo que sea”.

“El haber transformado la cultura en ocio, en un divertimento, solo puede hacerlo un sistema que no quiere ni sabe distinguir cómo son las cosas en el campo del pensamiento y el sentir de las personas, un sistema de talla única que sirve de cortapisas al ánimo, a la voluntad e inteligencia de muchas personas”, ha reflexionado.

Esto, ha explicado, “han hecho que una sonata de Bach, un libro de poemas de Rilke o un cuadro de Velázquez sean vistos como artículos de lujo y que ya no interesan a casi nadie”.

Esta realidad, ha señalado, se basa en hacer dinero y “fabricar rezagados”, en “crear gente que desista y deje llevarse por esa deriva” porque el sistema, ha considerado, “sabe que somos de fácil soborno y unos buenos y sumisos clientes", quedando atrás la condición de ciudadanos.

No es algo reciente esta situación, pero sí ha mostrado su rostro más siniestro en las tres últimas décadas, en las que el mundo ha sido sometido a “un injustificable expolio de sus recursos y un trato de menosprecio a la población”, ha apuntado.

El filósofo ha marcado el final de la II Guerra Mundial como una época clave, con el impulso del llamado tipo de vida americano y 1945 como “pistoletazo de salida hacia una ideología cuyo cometido ha sido y es fomentar un individualismo sin fisuras” y la creencia de que cada uno es superior al resto.

En torno a esto, ha explicado, existe una gran “industria del ego” que ha hecho que el prójimo “haya pasado a ser una cosa menor y una entidad difusa por mucho que hoy se hable de solidaridad, haya ayudas y más comedores sociales que nunca”.

Las democracias, tal y como fueron reinstauradas en el siglo XX, ha apuntado, “son el reflejo de un equilibrio muy frágil de individualismos”, de una realidad que “solo puede financiarse con la obediencia ciudadana y con un inevitable nihilismo” que consiste en crear la aspiración de ser superior al semejante a través de tener la última tecnología o “fotografiar la comida y dejar muchas sobras en el plato”.

Este nihilismo, ha reflexionado, está también en la ideología de la seguridad, en la optimización basada en la “minimización del esfuerzo” y de “llenar el vacío a base de productos seguramente innecesarios y de numerosas actividades banales y viajes vacacionales de los que se vuelve exhausto”.

En este panorama, ha indicado, nos encontramos con una clase política “en su mayor parte falta de un sentido común” que ha causado un fuerte rechazo hacia la política, pero “al prescindir de ella nos quedamos sin la posibilidad de una actuación que seguimos delegando en quienes no deberían ejercer la política”, ha considerado.

Esta acción política, ha asegurado, “no ha tenido la voluntad de respetar los fundamentos de lo que debe ser la cultura, la escritura de la historia, el pensamiento y la educación entendida como primera valedora porque se ha intervenido en ella del peor de los modos al pretender ideologizarla”.

El filósofo ha reconocido que esta estrategia “ha obtenido una efectividad inegable”, ya que “ha conseguido confinar a la población a una infantilización e inmadurez endémicas” de las que han surgido “masas errantes y autocomplacientes cuyo objetivo es vencer el aburrimiento y rendirse a un ocio que poco a poco se ha transformado en una gran industria”.

Esta situación, ha indicado, ha derivado en una falta de moral patente estos días en los que “este darwiniano coronavirus elimina a nuestros mayores y a los débiles, a todo el material sobrante, en unos hospitales desasistidos y faltos de material cuya eficacia está en manos del tesón, la buena voluntad y el sobresfuerzo” de médicos y enfermeras.

Hay pensadores como Slavoj Zizek que consideran que, tras esta situación, surgirá un mundo más justo, solidario y respetuoso, pero a juicio de Andrés es posible que esto, como mucho, dure dos o tres años.

“Si no se es capaz de imponerse a esta pasarela de apariencias, si no se deja más espacio al espíritu, si no se ataja la deshumanización, si no tomamos partido a la hora de combatir la catástrofe ecológica, si no nos oponemos a una educación que persigue la erradicación del conocimiento enciclopédico habremos fracasado una vez más como civilización”, ha alertado”.
 

Te puede interesar


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE