Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Teatro Gayarre

Canco Rodríguez: "La magia del teatro está en ver cómo una obra evoluciona"

El polifacético artista trae este domingo al Teatro Gayarre de Pamplona la obra ‘Conductas alteradas’

Canco Rodríguez:
Canco Rodríguez: "La magia del teatro está en ver cómo una obra evoluciona"
  • EFE. Pamplona
Publicado el 31/08/2019 a las 12:52
Canco Rodríguez, uno de los protagonistas de la obra ‘Conductas alteradas’, trae este domingo junto al resto del elenco al Teatro Gayarre de Pamplona esta “comedia con toques ácidos” que retrata “a la perfección” una situación familiar “muy reconocible hoy en día en cualquier hogar de nuestro país”.
En una entrevista, el polifacético artista malagueño, con trayectoria en cine, televisión e incluso en teatro musical, ve factible tratar a través del humor esta temática que tiene “un velo muy dramático” y espera que el público “pueda identificarse” con las peripecias del matrimonio ficticio que él y la actriz Ana Morgade conforman sobre las tablas en esta obra escrita y dirigida por Natalia Mateo.
Pregunta.- ¿Qué se va a encontrar el público del Gayarre este domingo con ‘Conductas alteradas’?
Respuesta.- Es una comedia, una historia que se trata desde el punto de vista del humor pese a su carga dramática, y que está creada para que el público no pare de reírse en toda la función. La comedia reside en la desgracia del matrimonio entre Candela y Sebastián, que viven una situación común en España. El padre está en paro, sus hijos muestran una rebeldía absoluta, la suegra siempre está por medio… todo el mundo va a reconocer la desesperación de estos padres a los que se les ocurre llamar a una Supernanny para solucionar sus problemas.
P.- La Supernanny es un personaje clave en la obra. Hoy en día también existen referentes televisivos del orden del hogar o del bienestar emocional. ¿Cree que se nos ha ido de las manos está recurrencia a los gurús mediáticos.
R.- La reflexión que plantea la obra es precisamente que un programa de televisión, en este caso el de la Supernanny, no va a terminar con tus problemas vitales. Es absurdo. Desde el punto de vista emocional, creo que España hemos dado un paso adelante, valorando realmente lo que significa la atención psicológica, la profesión de psicólogo, algo que antes te etiquetaba como a un loco si recurrías a ello. Es un gran avance. Pero el mundo ‘reality’ a veces distorsiona esa labor, porque parece que te va a salvar de todas las desgracias o, por ejemplo, en algunos programas, ya sean de cantantes o de cocineros, se ahonda mucho en esa parcela. Y creo que eso lo distorsiona.
P.- Dice que el público va a reconocer como cercanas las situaciones de la trama.
R.- Creo que sí, porque al final se cuentan las cargas que tienen la familia, las dificultades para llegar a fin de mes… cosas con las que convivimos día a día y de las que no te va a salvar un programa de televisión. Ahí está la clave de la obra y pienso que puede servir para que la gente se identifique, vea que no están solos y que hacemos esta obra de una manera cómica porque es algo que podemos encontrar en cualquier hogar español.
P.- Ha hecho televisión, cine y teatro. ¿Qué tiene el teatro que a todos los intérpretes les provoca una fascinación particular cuando hablan de él?
R.- El teatro nos devuelve al origen, a nuestros inicios, cuando estudiábamos para desplegar técnicas interpretativas sobre las tablas. Cuando das el salto a la vida laboral ahí están el cine o la televisión, pero puede que lo que tenga el teatro, lo que hace que nos guste tanto, es que en cierto modo nos mueve algo muy adentro. Además, el teatro te da una capacidad de profundizar y de investigar. Su magia reside en ver cómo la obra evoluciona con el paso del tiempo y en que la comunicación con el público hace que transformes cosas.
P.- Su trayectoria es camaleónica. ¿Dónde se siente más cómodo?
R.- Me siento cómodo en todo, y siempre digo que estoy a gusto donde haya un equipo de trabajo que me haga sentir cómodo. Eso es lo más importante. Por otro lado, soy de los que echa de menos justo lo que no hace. Cuando hago mucho teatro, quiero tele. Cuando estoy con cosas de la tele, quiero teatro (ríe). Lo bueno es que voy generando trabajos en diferentes medios y no paro, algo muy difícil, porque es complicado trabajar con continuidad en este gremio, aunque se piense lo contrario.
P.- ¿Sigue dedicando horas al guion y a la escritura, que son otras de sus facetas?
R.- Me ha gustado siempre. A nivel profesional trabajé en el guion de la serie ‘Aladina’ y en mi propio espectáculo ‘Yo no soy gracioso’, con el que giré durante dos años. Ahora lo tengo más como una especie de capricho personal, pero con la idea de poder sacar adelante textos teatrales propios con poso y entidad en un futuro.
P.- Con respecto a recientes cancelaciones y vetos a artistas en algunas ciudades españolas, más concretamente en el plano musical, ¿cree que se nos está poniendo la piel muy fina?
R.- Pienso que sí, aunque no soy quién para juzgar la sensibilidad de la gente, a quién le hiere algo y a quién no. De todas maneras, está demostrado que la prohibición no soluciona el problema. Se soluciona con el diálogo, con la puesta en común de los diferentes planteamientos. No soy partidario de la prohibición porque al final genera odios, por un lado, y aplausos, por otro, y sigue el conflicto. Habrá cosas que me gusten más o menos pero no animaré nunca a otros a que no vayan a ver algo que a mí no me guste. ¿Quién soy yo para boicotear una obra de teatro o una película? Ir o no ir, pagar o no una entrada, es algo que corresponde a cada uno, es una decisión individual.
volver arriba

Activar Notificaciones