Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

LIBROS PARA EL VERANO

'La señora Caliban', mucho más que un monstruo en el cuarto de invitados

La norteamericana Rachel Ingalls vuelve a las librerías españolas gracias a la editorial minúscula, que reedita una de las mejores novelas de la segunda mitad del siglo XX, según los críticos

'La señora Caliban', mucho más que un monstruo en el cuarto de invitados
'La señora Caliban', mucho más que un monstruo en el cuarto de invitados
Actualizado el 24/07/2019 a las 06:00
Antes de ‘La forma del agua’, estuvo Rachel Ingalls (Boston, 1940 – Londres, 2019). La editorial minúscula rescató a finales del año pasado una de las novelas cortas más originales de la temporada, ‘La señora Caliban’. Ingalls llegó antes que Guillermo del Toro del mismo modo que Shirley Jackson se adelantó a las películas de ‘La purga’ en 1948 con ‘La lotería’.
Publicada originalmente en 1982, trata sobre Dorothy Caliban, una mujer casada que un día, mientras se ocupa de las labores domésticas a la espera de su marido, oye en la radio que un monstruo acaba de huir del Instituto de Investigación Oceanográfica. Tras dejar un reguero de sangre propio de cualquier película de serie B, su destino y el de Dorothy se cruzan y acaban viviendo una aventura.
La historia es ágil, de una prosa cuidada y concisa. Se lee como un cuento y tiene la única pega de terminar demasiado pronto. Al margen de la trama en su sentido más literal (recuerda a ‘La Bella y la Bestia’, ‘King Kong’ y tiene un aire de surrealismo al más puro estilo David Lynch), el relato de Ingalls actúa como una metáfora perfecta del día a día de una típica ama de casa en la pasada década de los ochenta, metáfora que resulta igualmente válida hoy en día y sitúa delante del lector el espejo de la realidad: a través de sus diálogos y su humor ácido, la vida de Dorothy Caliban nos dice, a fin de cuentas, que quizá este mundo no ha progresado tanto como muchos quieren hacernos creer.
volver arriba

Activar Notificaciones