Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Festivales

Cantamañanas celebra sus 18 años sin música

El festival sacrifica por la covid su parte musical pero prepara 8 nuevos murales que se pintarán en Huarte desde mañana

Un artista en pleno trab ajo en el festival Cantamañanas de un año anterior, en Huarte
Un artista en pleno trab ajo en el festival Cantamañanas de un año anterior, en HuarteJESUS CASO
Publicado el 01/09/2021 a las 06:00
El Festival internacional de arte urbano Cantamañanas de Huarte llega este año a su mayoría de edad, pero tendrá que celebrar la fiesta de sus 18 años sin música. “Estamos en modo supervivencia”, se sincera Jabi Landa, su director. El festival, que celebra su XVIII edición desde mañana hasta el domingo, renuncia por tanto a una de sus patas. Desde el principio el certamen se basaba por un lado en los grandes murales que los que los artistas invitados hacían a lo largo de un fin de semana en las calles de Huarte y, por otro, desde el principio se organizaron conciertos de música y sesiones de DJ que los primeros años tenían lugar en la plaza de San Juan y que en los últimos años tomaron como sede el parque de San Esteban, donde se situó el llamado Music Corner, con zona de chill out y bar. El festival ha sabido adecuarse a las circunstancias de cada momento y el año pasado, por ejemplo, sorteó la pandemia con DJ Reimy, que pinchaba sobre un triciclo en marcha para evitar aglomeraciones. “En la reunión preparatoria de este año no sabíamos qué se podría hacer y qué no, el año pasado se probó una cosa con música itinerante y este año nos daba más respeto todavía, teníamos miedo por lo que pudiera pasar, por lo que por primera vez hemos quitado la música por completo”, explica Jabi Landa.
Quedan los murales, que se han ido quedando en las paredes de la localidad a lo largo de estos casi veinte años. Este año se pintarán ocho nuevos, y a diferencia del año pasado, que se limitó a artistas locales y nacionales, vendrán dos artistas extranjeros, Malakkai, de Dinamarca, y Hoker, de Alemania, que dejarán su legado en la pared de la calle Pérez Goyena, 67. Jon Zabalegui, de Villava, y Mikel Calvo, de Pamplona, pintarán por su parte un mural en el parking subterráneo del Centro Huarte. Arye y Shock, ambos de Huarte, se harán cargo de un mural en la calle Miravalles 4, y también son de Huarte el trío formado por Zete, Lur y Sguz, que se encargarán del mural en la confluencia de las calles Pérez Goyena y la avenida Ugarrandia.
Xelon, de Valencia, utilizará como lienzo la pared roja del Eroski de la calle Pérez Goyena. Y otro artista valenciano, Deith, pintará en el patio Plazalde.
NUEVA ZONA
Jedis (Pamplona), Cut (Pamplona) y Sega (Barcelona), trabajarán en la calle Zarraondoa, mientras que el propio Jabi Landa, conocido como Corte, de Huarte, y Peio Iglesias, de Pamplona, también trabajarán en la calle Pérez Goyena 67.
El festival Cantamañanas, de hecho, entra por primera vez en esta zona de Huarte, después de haber trabajado ya en el centro, en el polideportivo o en el polígono industrial. “Toda la vida ha sido una zona de chatarra pero lleva ya como diez años siendo una zona de urbanización, en una zona natural junto al río, la urbanización Zokoa, es una zona muy bonita al lado del río en la que vamos a pintar por primera vez en la historia del festival”, añade Landa. Los murales de esta zona van a tener la temática de naturaleza y animales, entre los que no faltará un castor, que se está convirtiendo en cierta manera en símbolodel pueblo últimamente.
El resto de murales son de temática libre. “Son gente profesional la mayoría que viene de manera gratuita, de modo que no les damos temáticas sino libertad total”, apunta Jabi Landa, satisfecho de no faltar a la cita del festival un año más: “Es intentar salir al paso, no perder nuestra seña de identidad, que es que sea anual, somos el único festival que no falla, y por eso estamos muy contentos, aunque sea en estas circunstancias”, apunta.
El presupuesto se mantiene en torno a los 7.000 euros que aporta el Ayuntamiento de Huarte y se cuenta también con la ayuda de los patrocinadores. Este año se ha invertido en tres grúas, en lonas, página web, hoteles y dietas para los participantes. “El año que viene el 40% en murales y el 60% en música y fiesta”, aventura Jabi Landa.
volver arriba

Activar Notificaciones