Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

El Forofillo

De brotes y rebrotes

Cuando Osasuna baja la guardia, se relaja, no pone tensión ni concentración pasan cosas como la del Villamarín

Fran Pérez Beroiz, El Forofillo.
Fran Pérez Beroiz, El Forofillo.
Actualizada 08/07/2020 a las 22:56

Dicen en este mundo de la pelota que todo bote tiene su rebote, a saber, que hasta que la bola no golpea dos veces seguidas en el suelo, da en la chapa (o debajo) o se sale de la cancha antes de botar no se cuenta el tanto. Y en la vida, como en el deporte, estos dichos tienen su cabida. Toda acción lleva aparejada una consecuencia, no al estilo de las mariposas y los tsunamis, pero con la misma dinámica. Y ahora, más que nunca, es cuando más tenemos que prestar atención a los rebrotes...

No tenemos conciencia ni memoria. Me encabrita, por decirlo suave, contemplar la pasividad de la gente y ese "resbalismo" ante la situación que atravesamos. No nos acordamos de que hace poco más de un mes estábamos saliendo poco a poco a la calle tras dos meses largos de encierro en nuestras casas, muy de guays con los aplausos a las 20.00, con las músicas vecinales, con el apoyo a sanitarios, cuerpos policiales, empleados esenciales que se jugaban la vida ante un bicho desconocido que nos ponía en jaque. Pasando de brotes a confinamientos, a pelea y a frenado de un mal que sigue vivo. Y sin embargo...

Los rebrotes aparecen, trayendo lo peor de días pasados. Vuelta a confinamientos, a esa edad medio oscura en la que la casa es el mundo y sólo lo abandonamos por causa de fuerza mayor. Y eso que en Pamplona se ha dado un ejemplo de civismo, lamentando los no Sanfermines y portándonos como seres civilizados y con dos dedos de frente, evitando aglomeraciones, almuerzos, chupinazos y reuniones que sólo podrían significar focos de contagio donde la pestilente Covid-19 encuentra el caldo de cultivo para desplegar nuevamente sus mortales alas.

Y a Osasuna le ha pasado. Ha vuelto a un fútbol que nos habían hecho olvidar este año, a una falta de tensión, de competición, de defensa, de solidez y de juego que hace mucho tiempo que no veíamos. Es lo que pasa cuando nos relajamos, es lo que ocurre cuando vas a Sevilla sin jugarte nada, sin delanteros, sin tensión, con una confianza excesiva a la que hacía alusión el sabio Pedro Mari Zabalza. Ocurre que el brote de mal fútbol se torna en rebrote, en viejos fantasmas que creíamos olvidados tras el gran año que nos han brindado.

De largo el peor partido de la temporada. Menos mal que teníamos todo hecho, pero la imagen de Sevilla debe ser enmendada. Un partido horroroso del que solo se salva Sergio Herrera, que gracias a sus intervenciones no nos subimos a Pamplona con media docena de chicharros. Bien merecidos, porque este Betis de tanto millón y que sólo con lo que pagaron por Fekir tenemos a la plantilla comiendo todo un año, y a parte de la del Promesas, nos dio un baño justo y nos goleó con merecimiento, para alegría de la simpar Clarita.

El Betis fue el Eurobetis de antaño contra un Osasuna sin alma. Y no es por falta de planteamiento, ya que Jagoba, sin delanteros, propuso una alternativa nueva con defensa de cuatro, rombo en el centro y Darko y Arnaiz arriba. Apuesta que le salió mal por la endeblez de los de atrás, que no quiere decir que la culpa sea de la defensa. El delantero es el primer defensor, y si da facilidades, la cadena se convierte en un pasacalles como el que encontró Pedraza para irse hasta la línea de gol y marcar.

Pero antes anotó Guido en un córner que demuestra que la estrategia es la asignatura pendiente para la temporada del Centenario. Tanto en ataque como en defensa. Un saque de esquina, una segunda jugada y cuatro para rematar, tres de ellos habilitados. Así marco hasta yo gol, a un metro y con un caramelo de centro. No me extrañaría ver a Sergio Herrera al finalizar el partido (o en el descanso, tampoco hay que irse tan lejos) más cabreado que la afición bética con la temporada que estaban haciendo.

Luego vino lo de Pedraza, entrar hasta la cocina y, de rebote, que no de rebrote, marcar un gol al que le echó ganas. No muchas, porque las facilidades de la defensa tampoco exigían demasiado sacrificio o esfuerzo. Ale, 2-0, el Betis revivido y nosotros rememorando unas épocas en las que no sabíamos dar ni tres pases. Ellos nos bailaban con paredes a las que se llegaba siempre tarde y sólo el meta rojillo evitó la sangría.

Hubo cambio de imagen en la segunda parte, pero poco. Porque sin referencias arriba no se puede jugar. De hecho, el primer disparo peligroso llegó pasado el minuto 80, zurdazo de un Roncaglia a la aventura que evitó el meta local con una buena mano. Pudieron marcar Nacho Vidal, enredado en una chilena, y Tello en propia meta en el segundo paradón del portero bético. Pero lo que llegó en el descuento fue el tercero, retratando nuevamente a la zaga rojilla que, con dos rivales y cinco defensas, dejaron que se la liaran. Y es que Aleñá le tiene cogido el tranquillo a Osasuna.

Nada de Osasuna en todo el choque. Ni Mérida, ni Aridane, ni Arnaiz, ni Lato, ni Vidal, ni... Da igual quién jugara. Jagoba avisaba de que si no se dejan las criadillas no hay nada que hacer. Y efectivamente. Osasuna fue un equipo burlón, endeble, facilón, conejo, un muñeco de trapo contra un Betis que parecía estar pugnando por el título. Demasiada diferencia, demasiada motivación. Es lo que ocurre cuando se baja la guardia, que el peligro vuelve a acechar. En este caso Osasuna está vacunado contra el descenso, pero ojito a los rebrotes y vamos a actuar con responsabilidad. De lo contrario, me veo la temporada próxima sin público y, lo que es peor, aguantando los comentarios de Santiago Segurola sin ambiente del público. ¡Nooooooo...!

¡Hasta la muerte, Forofillo hasta la muerte!


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE