x
Activar Notificaciones

Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
EL FOROFILLO

Sin lluvia... de goles

Mal encuentro del que sólo sacamos bueno el punto

El Forofillo resume a su manera el partido Osasuna-Real Sociedad.

El Forofillo resume a su manera el partido Osasuna-Valladolid.

Actualizada 19/01/2020 a las 18:07
A+ A-
Los únicos que salieron contentos de El Sadar tras el cerocerismo entre Valladolid y Osasuna fueron los agricultores, por la lluvia de agua, chaparrón de H2O que dirían los químicos y tras un encuentro que a priori puede dejar buen sabor de boca pero que al menda lerenda le parece que no se jugó como deberían haberlo jugado. Al Valladolid, desde el respeto y el cariño al amigo Tuca, le tienes que ganar en casa sí o sí, pero...

 
Mal partido. Sin ambages. Incluso ellos pudieron llevarse los tres puntos, pero gracias a la inspiración de Sergio Herrera unas veces y al larguero en otra, los pucelanos no rascaron gol y terminaron encerrados en su área, achicando balones como si del Titanic en el Atlántico se tratara en la fatídica noche del naufragio. Pero está visto que a este Osasuna se le va escapando el gas, como a La Pitusa.

 
Un primer tiempo en el que apenas hubo ocasiones, lejos de las que se guisa y casi se come el propio Chimy Ávila, jugador al que le tiras un melón y te lo devuelve en bandejas, sin pepitas y aromatizado. Todo lo que no sea obra y acción del argentino, poca chicha. Ni Roberto Torres, ni Rubén García, ni Villar o Rober Ibáñez cuando saltaron dieron muestras de peligro a un Masip que respondía a las paradas de Herrera haciendo lo propio. Si acaso Adrián, entonado y más conforme pasan las jornadas, se sumaba al ataque en ocasiones.

 
No entiendo algunas cosas del equipo. Esa labor oscura de Brasanac, sin premio mediático pero que considero vital, es clave, pero ha dejado fuera a un Fran Mérida que se antojaba clave en la medular en el regreso a la máxima categoría. Tampoco entiendo las lesiones, esa planificación que hace que en casos como el reciente se caiga Oier, o que Lato se rompa y no llegue a tapar la ausencia de Estupiñán, o la falta de explosividad en jugadores que antes eran dinamita y ahora no llegan a petardeo de fiestas de pueblo...

 
Un primer tiempo, repito, en el que Masip sacó un mano a mano a Adrián, el Chimy lo intentó desde lejos en un par de ocasiones y David García cabeceó en el área pequeña un envío lateral que terminó actuando en el Navarra Arena, igual haciendo los bises a la banda o cantante de turno. Y mucha agua, mucha lluvia, mucha tromba que gustamos decir por estos lares, para agrado de la UAGN y sectores agrícolas que piden a la virgen de la cueva que siga haciendo lo propio

 
Tras el paso por vestuarios parecía que la tensión se la habían dejado en el tendido eléctrico los de Arrasate, a la altura desde la que el de Berriatua veía cómo los de las cuatro rayas se subían a las melenas de un Aridane y un David García que hacían horas extras para frenar sus acometidas. Hasta el minuto 60 no despertaron los nuestros, y gracias a que lo hicieron ya que los pucelanos pudieron haberse ido por delante para esas alturas de choque.

 
Torres se marchaba para dejar a Rober su sitio, buscando la verticalidad que asegura peligro. Pero a esas alturas del cuento, con tres centrales en el bando de azul y morado, poco peligro se podía crear. Los centros morían una y otra vez en la cabeza de los defensas, sobre todo en la machacada de Kiko Olivas que varió de jugador del Waterpolo Larraina a Momia egipcia en cuestión de dos tiempos.

 
El Chimy, siempre Ávila, tuvo una volea de esas que se convierten en el gol de la jornada, pero un defensivo Ünal evitó el 1-0. El argentino incluso hacía de asistente, pero los Villar e Ibáñez de turno no acompañaban. Hace falta un acompañante que garantice peligro, no del Chimy vive solo el hombre. Ellos, por ejemplo, tenían a Guardiola y Ünal, y a Sandro esperando en el banco. El gol se paga, pero hay que buscar efectivos de garantías.

 
Mal partido. Buen tiempo. Para el campo, que no el césped. El cereal agarrará mejor con agua, eso está claro. El verde lo agradece, el rojillo no tanto. Vale, se suma, pero no me vale. Insisto, estos encuentros contra los rivales directos hay que jugarlos como una final, hay que ganarlos, máxime teniendo un 1-1 en la ida. Los choques directos empiezan a contar como la segunda vuelta recién empezada. Y sobre todo cuando tenemos dos choques ligueros seguidos en casa...

 
A trabajar. A preparar el asalto al Nuevo Colombino, copero contra el Decano Recreativo de Huelva, y a recuperar a los titulares para la visita del Levante la próxima jornada. Con 25 puntos se ven las cosas bien, aunque es cierto que con 27 se verían mejor. Queda mucho recorrido hasta la meta de la salvación, objetivo que no hay que dejar de buscar. Y una vez logrado, hablaremos, soñaremos y lo celebraremos. Con buenas verduras, que el campo navarro está contento con el agua caída...

 
¡Hasta la muerte, Forofillo hasta la muerte!
Selección DN+

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra