x
Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
EL FOROFILLO

Copa diésel o copa Súper

El Haro Deportivo estuvo a punto de hacer que Osasuna fuera el Alavés de la segunda ronda copera. Si no es por el de siempre...

El Forofillo resume a su manera el partido Osasuna-Real Sociedad.

Fran Pérez, El Forofillo

DN
Actualizada 11/01/2020 a las 16:53
A+ A-

Anda el tema de los carburantes, hidrocarburos o barriles de Brent de turno que nos trae locos a los pobres mediosueldistas, juntaletras que apuradamente llegamos a final de mes y eso que en el caso del que suscribe no tiene que soportar carga de hijos, aunque sí de gatos, con lo que alivia a la economía doméstica. El caso es que echar gasolina se está convirtiendo en un lujazo que pocos pueden permitírselo sin el consabido cargo a una tarjeta de crédito a la que le quedan sólo tres dígitos de los 16 que lleva a estas alturas del mes, que incluso hay parejas que se comprometen regalándole él a ella (o él a él o ella a ella o viceversa, no se me atoren) un frasquito de gasolina en vez de un anillo de compromiso. De ahí que la diferencia entre diésel y gasolina sea importante a estas alturas.

Supercopa o Diesel Copa. La primera se disputa en la tierra de los árabes, los del barril, los que visten túnica blanca y son amigos de realezas, desplazándose a por el pan en un Lamborghini y siendo magnánimos a la hora de dejar entrar a las mujeres a los estadios de fútbol. Eso sí, tapaditas, que no es cuestión de que se convierta la cosa en la fiesta de tócame Roque. La otra es la de aquí, la del país en el que el recién nombrado Gobierno progresista con más vicepresidencias que cambios se pueden hacer en un partido todavía no sabe hacia dónde tirar ni cómo aplicar las políticas que nos lleven a no depender de los ataques de tito Trump a los países exportadores de petróleo para saber si esta semana nos movemos con el auto o con el coche de San Fernando...

Y mientras otros equipos como el Barça deshojan la margarita, Xavi sí, Valverde no, esta me gusta me la como yo, o los madrileños se van a jugar el título este que se juega en tierras arenosas por aquí, los diésel, tenemos que disputar Copa del Rey con una segunda ronda que llevaba a los nuestros a Haro, tierra de buen vino y mejores gentes donde un club a la postre modesto quería dar la campanada y dejar a los rojllos sin ronda siguiente, con beneficio para sus arcas. Todo en un coqueto estadio, El Mazo que diría Camilo Sexto que mola un rato largo y con hasta nueve cambios en el once inicial respecto al encuentro copero.

El Haro Deportivo jugó a lo que tenía que jugar. Sobre el verde artificial, regalar el cuero y con la táctica de la perrica, agazapada y esperando su ocasión, para que sean los mayores, los de LaLiga Santander, quienes arriesgaran. Para algo son favoritos y de mayor enjundia. De modo que Unai García y Facundo Roncaglia se encargaban de empezar a construir la ofensiva rojilla con intentonas de salida del esférico que se morían, como muy cerca, al borde del área de Fermín, no el del banderín, sino el meta del conjunto riojano.

Un gol anulado a Juan Villar, un lanzamiento venenoso de Fran Mérida y poca chicha más en el haber rojillo en un primer tiempo en el que los locales taparon al 8 de rojo, impidiendo una creación más clara, y donde se vieron pocas cosas rescatables. Si acaso el regreso de un Nacho Vidal al que le falta todavía chispa y la ocasión desperdiciada de gente como Villar o Cardona para reivindicarse ante los ojos de Jagoba Arrasate. Un partido a ritmo de diésel, para que nos entendamos, en el que ni una falta en la frontal lanzada por Íñigo Pérez permitía inaugurar le marcador.

En la reanudación la tónica fue la misma. Ni las faltas al borde del área nos permitían abrir la lata, ya que unas veces el larguero u otras un mal control que se va largo impedían que llegara le gol. Y en estas lides, cuando la tensión no se mantiene, llega el susto y la rasgadura de unas vestimentas que te ponían en el disparadero de la eliminación. Como ocurrió en el minuto 72. Cuestión de tensiones.

Un balón largo lo sacaba Pervis Estupiñán de aquella manera, laxo, sin tensión, diésel, sin chispa para el incendio y permitía que un rival se lo levantara. Ante el estupor y la sorpresa del ecuatoriano, desesperado pidiendo una falta que el trencilla de turno no señalaba, un envío al palo más alejado o cabeceaba otro atacante para permitir al delantero, Mikel Bueno, que remachara el 1-0 e hiciera saltar las alarmas. Cuando unos van a diésel y otros con súper, en la línea de meta se ve la diferencia.

El que no se relajó fue Jagoba. El de Berriatua alertaba durante al semana que no querían ser el Alavés de la segunda ronda, el equipo que cayera eliminado a manos de un Segunda B, como ocurriera a los babazorros a las primeras de cambio en el torneo del KO. Adentro Adrián y el Chimy, al banco Villar y Cardona. Y siete minutos después, vete a saber si por el empuje, por el apoyo de los mil aficionados navarros en las gradas o por intercesión de San Francisco Javier, Nacho Vidal ponía el empate al cazar un despeje corto del portero desde la frontal. 1-1 y diez minutos para el final.

La cosa olía a empate, a prórroga sabatina de estas que te cortan el rollo, la digestión y te mantienen pegado al ordenador hasta el último minuto. Jagoba sacaba a Torres por el vaya usted a ver los penaltis, y el de Arre lanzaba un melonazo desde el centro del campo rumbo al cielo riojano y con dirección al área rival. ¿Os acordáis del segundo gol del Comandante a la Real, pelotazo que se ganó el argentino y, tras dos toques, marcó? Pues la situación fue similar, pero sin cabeceo.

El Chimy Ávila no va precisamente a ritmo diésel, carbura a súper de 98 octanos, mezcla con queroseno de aviación. Porque el pase largo de Torres lo ganó, encaró al meta y ahí no perdona ni hace rehenes. Lanzó con la diestra e incendió la mecha, haciendo explotar en mil añicos, el sueño de un Haro que plantó cara hasta el final. Puso cordura y lógica, y dio a Osasuna el pase a la siguiente ronda. Otra vez el Comandante, como para no renegociar su sueldo, su cláusula y hasta su nacionalidad...

Osasuna sigue en esta Copa diésel que nada tiene que ver con la Supercopa. Ahora, a esperar rival en una competición que en los dos primeros meses va a quedar casi lista para sentencia. Y con la satisfacción del deber cumplido, con la pena de no haber aprovechado los minutos los menos habituales y con Brandon y Perea rumbo a Girona y Alcorcón, respectivamente, Osasuna empieza ya a preparar el inicio de la segunda vuelta. Viene el Valladolid. Regresa LaLiga Santander. En tierras españolas, porque no es una competición súper, pero sí una supercompetición...

¡Hasta la muerte, Forofillo hasta la muerte!

Selección DN+

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra