Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Presupuestos

Sánchez se allana el camino para aguantar en Moncloa hasta diciembre de 2023

El presidente proclama el triunfo de la "política útil" tras amarrar sus último Prespuesto con ERC, Bildu y una mayoría más amplia que la de su investidura

Ampliar El Congreso aprueba los Presupuestos por una amplia mayoría de 187 votos
El Congreso aprueba los Presupuestos por una amplia mayoría de 187 votosefe
Actualizado el 24/11/2022 a las 22:04
Venía de una semana difícil con la crisis generada por la entrada en vigor de la ley del 'solo el sí es sí'; la lupa de la Fiscalía, el Defensor del Pueblo y buena parte de la Cámara baja sobre el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, por la tragedia de la valla de Melilla en la que, el pasado junio, murieron al menos 24 inmigrantes ,y los resquemores suscitados en sus propias filas no ya por la supresión del delito de sedición sino por una posible rebaja de la malversación. Pero Pedro Sánchez logró este jueves que todos esos asuntos pasaran a un segundo plano gracias al incendio provocado por Vox con sus ataques machistas a la ministra de Igualdad, Irene Montero, y a la aprobación con una holgadísima mayoría en el Congreso, de sus terceros y, probablemente ya últimos.
PRESUPUESTOS 
A las Cuentas para 2023, que según el Gobierno destinará seis de cada diez euros a "medidas sociales", aún les queda el trámite en el Senado. Si allí son enmendadas, siquiera mínimamente, tendrán que regresar a la Cámara baja para su aprobación definitiva a final de año. Pero los números que este jueves se repitieron en la larga votación por secciones -entre 186 y 188 'síes' de fuerzas como el PSOE, UP, ERC, Bildu, el PNV, el PDeCAT, Más País, Compromís, CC o PRC frente a entre 156 y 159 'noes'- permiten dar ya por hecho que su camino está expedito y que, salvo sorpresa mayúscula, nada podrá ya impedir que Sánchez cumpla su propósito de agotar la legislatura y celebrar las elecciones generales en diciembre de 2023. En un tono mucho más institucional del que llevaba empleando desde que, tras el batacazo electoral en Andalucía, decidió imprimir a la acción de Gobierno un giro a la izquierda, Sánchez se sacudió los ataques de la oposición -PP, Vox, Cs- por sus acuerdos con ERC y EH-Bildu, consolidados como socios preferentes, y entonó un canto a la "política útil" y la "estabilidad". "Esta es la victoria del entendimiento entre dispares y distantes, pero no frente a nadie -arguyó- es la victoria de una mayoría amplia de ciudadanos que hoy tienen más herramientas para responder a los desafíos del momento".
A primera hora de la mañana, en las redes sociales, Sánchez lo había planteado en otros términos, como el éxito de una mayoría que busca "proteger a la mayoría social con nuevos impuestos a quien más tiene" y "reivindica la convivencia como factor fundamental para el desarrollo de la democracia frente al griterío de los que no ofrecen nada más salvo insulta". Porque, además de los Presupuestos, PSOE y Unidas Podemos habían organizado la agenda política de la semana de manera que este jueves se votaran también los impuestos extraordinarios a la banca y las energéticas, a los que se ha añadido el nuevo impuesto a las grandes fortunas, y la toma en consideración de la polémica reforma de la sedición. 
NEGOCIACIONES PARALELAS
No fue una coincidencia casual. Tanto las cuestiones fiscales como la reforma del Código Penal eran exigencias de sus aliados parlamentarios supuestamente desligados de la negociación presupuestaria pero gestionados, en la práctica, claramente en paralelo a ella. En la tribuna, sin embargo, tanto ERC como Bildu evitaron mencionarlas y, en una línea muy similar a la del presidente del Gobierno, reivindicaron su contribución a una política que sirve a la gente. 
Hace tiempo que, sin desviarse un milímetro del objetivo de la independencia, ambos partidos intentan desempeñar en el Congreso un papel similar al que durante años ejercieron CiU desde Cataluña y el PNV, aún hoy, desde el País Vasco: el de garantes de la gobernabilidad y, al mismo tiempo, 'conseguidores' de ventajas para los ciudadanos de sus territorios. Aunque restregara a la derecha el acuerdo para traspasar a Navarra las competencias de tráfico, Mertxe Aizpurua puso sobre todo en valor sus gestiones para prorrogar el límite a la subida de los alquileres o la mejora de las pensiones más bajas. Y el republicano Gabriel Rufián el traspaso de 900 millones de euros a la Generalitat por infraestructuras pendientes o un compromiso para garantizar a la Generailtat la financiación del plan bucodental del sistema de salud
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Gracias por elegir Diario de Navarra

Parece que en el navegador.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, para poder seguir disfrutando del mejor contenido y asegurar que la página funciona correctamente.

Si quieres ver reducido el impacto de la publicidad puedes suscribirte a la edición digital con acceso a todas las ventajas exclusivas de los suscriptores.

Suscríbete ahora