Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Grecia

Voluntarios de la ONG Zaporeak, agredidos en Lesbos

Grupos ultras atacan a ONG y periodistas en Grecia. Golpearon a miembros de Zaporeak, entre ellos al pamplonés Javi Ruiz, y destrozaron sus coches cuando volvían de repartir comida en el campo de Moria

Los atacantes destrozaron las lunas de los dos vehículos alquilados por Zaporeak.
Los atacantes destrozaron las lunas de los dos vehículos alquilados por Zaporeak.
CEDIDA
Actualizada 03/03/2020 a las 08:10

"Rabiosos, pero bien”, iniciaba un relato imposible de barnizar, crudo y cargado de impotencia, Javier Ruiz Redín, pamplonés coordinador de la ONG Zaporeak, este lunes por la mañana, apenas doce horas después del ataque que sufrieron por parte de “grupos xenófobos de ultraderecha”. Él y otros voluntarios fueron agredidos con palos, golpeados y zarandeados; los atacantes se ensañaron también con la furgoneta y el coche alquilados que conducían. El episodio del domingo por la tarde, refleja Javi, ha superado la peor de las fronteras, la de la escasa dignidad que quedaba ya en las islas griegas, sacudidas por la crisis de los refugiados.


Javier Ruiz Redín colabora con Zaporeak desde 2016. En los últimos meses va y viene del campo de Moria, donde cocinan y reparten 2.000 comidas diarias. “Cuando llegué pensé que las cosas no podían ir a peor, que esto era un infierno. Ahora es una olla a presión que estallará en cualquier momento, 20.000 refugiados hacinados en una isla de 50.000 habitantes”, subrayaba.


Recordaba que el domingo regresaban a casa en Mitilini, a unos 10 kilómetros del campo de Moria, cuando fueron abordados “por un grupo de unos 200 fascistas que bloqueaban los accesos al campo de refugiados”. “No dejaban entrar ni salir a nadie del campo, iban contra las ONG y los periodistas. En la furgoneta viajábamos tres, yo en el asiento del centro. Conducía Malen Garmendia. A toda costa querían sacar al voluntario que iba a mi lado, tiraban de él y yo trataba de impedirlo. Hablaban griego, nosotros respondíamos en inglés. Go home! Go home! gritaban que nos fuéramos a casa y nos pedían los móviles y la documentación”, describía la tensión del momento. “Rompieron las lunas de la furgoneta, arrojaron piedras, pincharon ruedas... Detrás, en un turismo, venían Peio y Zazpi García Amiano, Iñaki Alkiza, con Estrella Vallejo, periodista de El Diario Vasco, entre otros. A ellos los sacaron del coche, los tiraron al suelo, recibieron golpes y patadas. A Zazpi le quitaron el teléfono, a ella la cámara de fotos. Estaban totalmente fuera de control, en la masa de gente había alguno menos descerebrado y uno de ellos nos dijo que nos metiéramos en los coches y escapáramos. Como pudimos arrancamos y salimos de allí”, apuntaba Javi que, en estas condiciones, no pueden asumir el reparto de comida. “Cada día preparamos unos 2.000 menús para las personas enfermas y las más vulnerables, pero ahora mismo es imposible continuar. Trataremos de ayudar de otro modo. Esta mañana Acnur nos ha pedido comida para 500 personas que estaban en el puerto. No tenían nada para ellos”, explicaba que solo el domingo desembarcaron Lesbos más de 700 personas. “Para hoy se espera algo masivo, pero la situación es muy cambiante e incluso la guardia costera griega están actuando contra los migrantes. Es todo caótico, y más aún desde que Turquía suspendió el acuerdo de migración y miles de personas escapan de Siria tras los últimos bombardeos. Grecia está colapsada y los griegos hastiados. Ha habido en estos días tres huelgas generales en Lesbos a las que se han sumado todos, desde la extrema izquierda a la derecha. Protestaban contra la apertura de más campos. Fue un movimiento popular. Pero tras eso, la extrema derecha ha tomado el control, en algunos casos por encima de la policía”, constataba Javi, y trasladaba la peor de las noticias, la muerte de un niño refugiado en Lesbos al volcar por la mañana una patera con 48 personas a bordo: “No sé qué más tiene que pasar para que los países de la Unión Europea hagan algo”.


Este lunes noche quedaban nueve voluntarios de Zaporeak en Lesbos, con ellos varios refugiados que les ayudan en la cocina. “Estamos expectantes, no somos los únicos. Han atacado a muchas ONG, a una sanitaria le destrozaron cinco coches. Es dramático y la situación entre los refugiados también. Hay peleas, enfrentamientos, están desesperados. No tienen nada que perder. No aguantan más. Ayer tuvimos que parar el reparto tres veces para calmar la situación. La labor de las ONG está interrumpida hoy. No sé qué ocurrirá mañana”.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE