x
Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
tribunales

Visto para sentencia el juicio a Igor 'El Ruso' por el tiroteo de Teruel en 2017

El acusado reconoce los hechos y su abogado se adhiere a las calificaciones de las acusaciones

Igor, 'El Ruso', reconoce que hirió a dos personas sin que éstas le atacaran: "Si me hubieran tocado no estaban aquí"
Igor, 'El Ruso', reconoce que hirió a dos personas sin que éstas le atacaran: "Si me hubieran tocado no estaban aquí"

El acusado se enfrenta a 22 años de cárcel por la doble tentativa de homicidio

alt

Igor, 'El Ruso', reconoce que hirió a dos personas sin que éstas le atacaran: "Si me hubieran tocado no estaban aquí"

Actualizada 28/01/2020 a las 15:39
Etiquetas
  • Europa Press. Teruel
A+ A-

El primer juicio al que se ha sometido Norbert Feher, conocido como 'Igor El Ruso', por dos homicidios en grado de tentativa y tenencia ilícita de armas, ha quedado visto para sentencia este martes en la Audiencia Provincial de Teruel, tras reconocer el acusado los hechos. Su defensa, Manuel Zapater, se ha sumado a las calificaciones de las acusaciones, aunque solicitando menos años de cárcel.

Feher ha reconocido ante la Sala Única de la Audiencia Provincial de Teruel, que disparó varias veces a Manuel Andreu y Manuel Marcuello en un masico de Albalate del Arzobispo (Teruel), resultando estos heridos, el 5 de diciembre de 2017. También ha admitido que introdujo un arma de forma ilegal en España.

"A la vista del reconocimiento de los hechos" por parte de su patrocinado, Manuel Zapater se ha adherido a la calificación de los hechos y ha pedido que le impongan una pena de seis años, tres meses y un día de prisión por cada homicidio en grado de tentativa y otros dos años por la tenencia ilícita de armas, manifestando su conformidad con las indemnizaciones solicitadas al basarse en informes de los médicos forenses.

Zapater ha dejado claro que "la única discrepancia es la relativa a la pena" y, de hecho, por parte de la defensa "se reconocen los argumentos que las acusaciones expresaban", también las agravantes de abuso de superioridad y uso del espacio y el tiempo. En descargo de su representado, el letrado ha dicho que Feher ha reconocido estos hechos en su primera declaración, en el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 2 de Alcañiz y, también esta mañana en Teruel.

"No vamos a relativizar ni debilitar de soslayo la gravedad de los hechos, pero sí reiterar que entre el máximo de la pena y el mínimo hay una horquilla amplia de varios años como para que se valore si se debe hacer caso a las acusaciones o no", ha agregado.

También ha dicho Zapater que el hecho de haber oscuridad en el momento de los hechos, desconocer el país y llevar poco tiempo en España pudo hacer sentir a Feher "miedo a lo que pudiera pasar".

Después, en declaraciones a los medios de comunicación, Zapater ha expresado que "el miedo es una cuestión a valorar por el tribunal", si bien "no existía una necesidad racional de -utilizar-- los medios empleados para que pueda apreciarse legítima defensa", recordando que solo Feher iba armado.

Ha comentado que, durante la vista oral, el acusado ha permanecido "tranquilo, sereno, en ningún momento nervioso" y ha recalcado que "él es consciente de lo que ocurrió y las consecuencias". Feher ha sido "respetuoso" al hablar con él.

FORCEJEO

En esta única sesión del juicio han declarado, también, las dos víctimas, así como varios agentes de la Guardia Civil, del puesto de Alcañiz y de la Dirección General, y dos médicos forenses.

Las víctimas han relatado lo que vivieron, indicando Manuel Marcuello que el 5 de diciembre de 2017 se dirigió en coche con Manuel Andreu al masico por su oficio de cerrajero, ya que debía reparar la cerradura de una puerta.

Salió del vehículo se aproximó a la puerta de la casa con una linterna y escuchó ruidos "de hierros", preguntando "quién había ahí", momento en que Feher "salió con la pistola en la mano y apuntando" a una distancia de entre medio metro y un metro.

"Me quedé quieto, pensaba que era una broma, y le ví vestido de militar y me dijo 'ñe, ñe, ñe", ha continuado Marcuello. Este hombre ha discrepado en este punto respecto de la declaración del acusado al afirmar que se abalanzó sobre el agresor, cayendo los dos al suelo, tras lo que estuvieron "forcejeando" y le intentó quitar la pistola: "Cuando no pude más me eché a un lado y me pegó un tiro".

No ha dudado en identificar a Feher cuando le enseñaron una batería de fotografías y hoy ha vuelto a hacerlo. Aunque, inicialmente, Marcuello ha declarado sin poder ver a Feher, oculto en la cabina acristalada tras unas cortinas --a petición de esta víctima--, ha podido reconocerle al ordenar el presidente del tribunal que las abrieran: "Es el falso -cobarde-- del chaval", ha zanjado.

El propietario del masico, Manuel Andreu ha declarado por video-conferencia, señalando que al llegar dejó las luces del vehículo enfocadas hacia la puerta y el cerrajero salió deprisa para ir a ver la cerradura. "Cuál fue mi sorpresa: antes de bajar me sorprendió ver que se movían las tiras de la cortina de la puerta y sentí varios tiros y no ví nada".

Cuando recibió el disparo, Andreu sintió como si fuera "un hierro candente" en un instante y vio que le salía sangre. "Me temía lo peor y ya no vi nada más", ha añadido, tras lo que ha manifestado que el autor de los disparos se marchó a través de una finca contigua llena de maleza.

"Me dio de lleno en el hígado, me atravesó y el tiro salió al lado del corazón", ha continuado Marcuello, quien cogió el coche "por instinto" y llegó al puesto de la Guardia Civil de Albalate, donde le asistieron.

ANIMUS NECANDI

La fiscal, María del Carmen Mondrego, ha presentado, al finalizar, su relato de los hechos, resaltando que la Guardia Civil le intervino este arma cuando le detuvo, el 16 de diciembre, aseverando que la autoría "ha quedado acreditada".

A su parecer, "el 'animus necandi', el ánimo de matar, ha quedado acreditado", remitiéndose a las circunstancias objetivas, poniendo de relieve que Feher llevaba la Beretta 98FS "en perfecto estado y cargada", así como que disparó a Andreu en el abdomen, es decir, "alcanzó una zona vital".

La fiscal ha pedido al tribunal que acepte la existencia de las agravantes de abuso de superioridad y de aprovechamiento del lugar y el tiempo, subrayando que solo el autor de los hechos iba armado y había un "desequilibrio de fuerzas", como expresa el Tribunal Supremo en su jurisprudencia. El espacio y el tiempo fueron utilizados por Feher para "facilitar su impunidad más que para debilitar la defensa" de los tiroteados.

El abogado Agustín Comín, en representación de Marcuello ha alegado que Feher ha reconocido los hechos ya en dos ocasiones y ha hecho notar que la Guardia Civil le intervino el arma utilizada para tirotear a las víctimas.

Las acusaciones piden para Norbert Feher sendas penas de nueve años y 11 meses de prisión por cada tentativa de homicidio, tres años de cárcel por tenencia ilícita de armas y que indemnice a Marcuello con 82.618,76 euros, añadiendo la fiscal una solicitud de indemnización para Andreu de 26.605,99 euros.

PERITOS

Los agentes y peritos de la Benemérita se han ratificado en sus informes y actuaciones, explicando que Marcuello reconoció "sin dudas" a Feher en una foto, que le intervinieron el arma utilizada en estos hechos.

También, que encontraron un casquillo de este arma en una maceta y otro junto a la puerta de la vivienda; que no hallaron huellas dactilares del autor en el interior; que en el coche había sangre e impactos de bala, una de las cuales rompió los cables de la batería. Asimismo, que las balas dejaron restos de antinomio y no de plomo, aludiendo así a la procedencia extranjera del arma.

FORENSES

Durante la vista han comparecido dos médicos forenses, que también se han ratificado en sus informes iniciales, señalando que Marcuello presentaba una herida de arma de fuego en la cara lateral externa del codo izquierdo, con fractura en el húmero. Ha sido intervenido quirúrgicamente en tres ocasiones.

En el caso de Andreu, tenía un orificio costo-lateral derecho entre la novena y décima costilla con salida por la parte izquierda del pecho, de manera que entró por el hígado, perforándole transversalmente los dos lóbulos, y salió por el pulmón izquierdo, apuntando los forenses que el hígado es un "órgano principal", vital, y que este herido perdió más de dos litros de sangre.

Etiquetas
Selección DN+

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra